El cine argentino golpeado por la "grieta"

El titular del Incaa fue despedido porque el gobierno consideró que no cortó con la "corrupción kirchnerista"

El gobierno argentino de Mauricio Macri despidió al presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Visuales (Incaa), Alejandro Cacetta, por considerar que había permitido que algunas acciones y gastos que se hacían en ese organismo en la gestión anterior del kirchnerismo -y que catalogan como corrupción- continuaran en este período.

El terremoto, parte de la "grieta" en la política argentina entre el kirchnerismo y la coalición de centroderecha Cambiemos, hoy en el poder, se desató el miércoles pasado cuando el ministro de Cultura, Pablo Avelluto, le pidió la renuncia al titular del INCAA, un ente autárquico que se autofinancia, en medio de denuncias periodísticas de supuesta corrupción.

Avelluto acusó el lunes a Cacetta de "no haber sido eficiente" en la administración del ente y dijo que el exfuncionario "no quiso combatir la corrupción" en el Incaa, supuestamente por conservar parte del plantel heredado de la administración anterior.

El terremoto en la industria audiovisual argentina es uno de los coletazos de la "grieta" entre oficialismo y oposición en la política de ese país
El pleno de la comunidad artística reaccionó en defensa del funcionario renunciado, un reconocido productor de cine, designado en el Incaa durante el gobierno de Mauricio Macri con el consenso del sector.

"No hay una persona en la industria del cine, NI UNA, que tenga dudas de la honestidad de Alejandro Cacetta. Horrible y torpe opereta", tuiteó el cineasta Juan José Campanella, un oficialista confeso y director de El secreto de sus ojos, premiada con un Oscar.

Axel Kuschevatsky, productor de los mayores éxitos comerciales del cine argentino, también sumó su apoyo.

Financiamiento al séptimo arte

Realizadores de la talla de Luis Puenzo (La Historia Oficial, premiada con un Oscar en 1985) y Fernando 'Pino' Solanas, y actores como Cristina Banegas, Luisa Kuliok, la uruguaya Natalia Oreiro, Verónica Ginás, María Fiorentino, Juan Palomino, Leonardo Sbaraglia, Juan Minujín y el chileno Patricio Contreras se sumaron a una campaña por el cine argentino.

Quienes alzaron su voz temen que se desfinancie el cine argentino, que recibe importantes fondos provenientes del Incaa, cuyos ingresos provienen de toda la venta de entradas de cine en ese país y de impuestos pagado por las empresas de televisión por aire y para abonados.

"Por cada espectador que compra una entrada en cualquier lugar del país, el 10% va a un fondo de fomento cinematográfico, pero el mayor aporte viene del canon que las empresas de televisión abierta, cable y radiodifusión pagan por hacer uso de las señales en todo el país. Ese canon es mucho dinero, de ese canon se quieren liberar" (las empresas), explicaron actores en un video que se viralizó en la redes.

Embed

Estudiantes de cine, jóvenes realizadores junto a figuras consagradas se concentraron el lunes frente a la sede del Incaa, en el centro de Buenos Aires.

Ante la ola de críticas, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, respondió: "Es una gran mentira que querramos desfinanciar al cine, al teatro y a la música". "No hay ningún plan ni intención de eliminar ni modificar el Fondo del Cine, del Teatro o de la Música", escribió Peña en las redes.


Fuente: AFP

Populares de la sección