El clima, un imponderable que desafía a la temporada de verano

El escenario perfecto se rompió y las arcas de Maldonado y Rocha enfrentan una carga extra

Casi como nunca la próxima temporada de verano tiene el horizonte despejado. El comportamiento favorable de distintas variables económicas, tanto domésticas como regionales se alineó y las proyecciones apuntan a que será una de las mejores zafras de la historia para el turismo. Sin embargo, a último momento hay un imponderable que empezó a desentonar y no es nada menor: el clima.

En plena cuenta regresiva para la llegada de turistas, dos episodios de vientos y tormentas fuertes en menos de una semana golpearon la zona balnearia de Maldonado y Rocha. En esos lugares, hoy se trabaja con el tiempo contado para tratar de reparar los daños y tener la infraestructura en condiciones antes del 15 de diciembre.

Aunque la dimensión de las roturas está lejos de ser algo que pueda truncar la temporada, es un problema que nadie esperaba. La necesidad de encontrar soluciones rápidas obliga a las intendencias a agudizar el ingenio en un escenario marcado por restricciones financieras y arcas flacas.

Esperan por el gobierno

La Intendencia de Maldonado evaluó en US$ 2,5 millones el piso de los costos que deberá afrontar para reconstruir la costa del departamento, luego de la turbonada y de los temporales de las últimas semanas.

Solo la puesta a punto de la costa de Piriápolis demandará un desembolso de US$ 900 mil, según informó a El Observador el intendente de Maldonado, Enrique Antía. El resto se destinará a reparar otros puntos del departamento que también se vieron afectados. Los trabajos incluyen arreglos de escaleras, reconstrucción de muros, entradas en las playas, veredas y calles, entre otros.

En Maldonado están jugados a que la mayor parte de los recursos pueda llegar desde el gobierno central. El último presupuesto departamental contempló un fondo de emergencia con recursos propios por US$ 10 millones que se gastó en su totalidad en los temporales anteriores.

Antía mantuvo contactos esta semana con el prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo, y ahora espera la respuesta del Poder Ejecutivo. "Tenemos todo destruido y hay que hacer una fuerte inversión. No hay una acceso a la playa que esté sano", comentó Antía, a modo de ejemplo.

Para ganar tiempo, la intendencia resolvió contratar de forma directa a unas 10 empresas que tendrán a su cargo la reparación de pasarelas y accesos a las playas, entre otras tareas.

"Las transferencias de recursos (de OPP), que además son para obras puntuales, están todas gastadas". (...) Nos va a costar mucha plata, que hoy no la tenemos y que la tendremos que ir transfiriendo de otros rubros. Apostamos a que el gobierno nacional esté a la altura que merece Maldonado para el respaldo en esta instancia. No dudamos que va a ser de esa manera", afirmó Antía el viernes en conferencia de prensa.

Los números de la comuna fernandina no incluyen los daños que sufrió el trazado de la ruta 10, entre los kilómetros 177 y 180, próximo a José Ignacio, y que es jurisdicción del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP).

En ese sentido, se planteó al gobierno la creación de una comisión con participación de la intendencia y las carteras de Transporte y Vivienda para definir cómo recuperar la ruta. En algunos trayectos, el agua rompió la banquina y se llevó los médanos que la separaban del mar.

El ministro de Transporte, Víctor Rossi, admitió que los tiempos no alcanzan para un llamado a licitación y explicó que se analiza utilizar de forma "excepcional" algún otro instrumento para dar una respuesta rápida. "Ese es uno de los problemas que tenemos en el Estado y el Ministerio", afirmó.

Malabares para actuar rápido

En Rocha, las dificultades mayores se presentan en Aguas Dulces, donde el Océano Atlántico redujo a escombros algunas casas construidas de forma irregular sobre la playa. En el resto de los balnearios, también hubo destrozos importantes en las calles, al igual que en la caminería rural, cuyo mantenimiento ya viene retrasado por las condiciones climáticas adversas. Un ejemplo es el camino de ingreso a Barra de Valizas, que recién comenzará a asfaltarse la semana próxima.

Hoy la intendencia hace malabares con la plata que tiene para "actuar rápido". En diálogo con El Observador, el director de Obras, Juan José Pertusso, explicó que se están redireccionando gastos y cambiando prioridades para poder hacerlo.

"Por ejemplo, si tenemos una cuadrilla en Rocha o la zona rural, se manda para los balnearios. Hay que actuar ya", afirmó. Todavía no se tiene una evaluación económica final de los daños. La urgencia pasa por la limpieza de la costa, que llevará varios días, y en una segunda etapa, se pasará de lleno a las calles, que en su mayoría son de balasto y erosionan con facilidad.

También deberán repararse 30 casetas de guardavidas que, en parte, se financiarán con recursos municipales y US$ 10 mil que se comprometió a aportar el Ministerio de Turismo.


"Tenemos un lío. Está todo destruido y no tenemos recursos. El gobierno central debería estar a la altura de lo que merece Maldonado", dijo el intendente de Maldonado, Enrique Antía

Inmobiliarios con las expectativas intactas


En Piriápolis, una de las zonas más golpeadas por el último temporal las expectativas de cara al verano se mantienen intactas. Pablo Gasalla, uno de los operadores inmobiliarios referentes del balneario dijo a El Observador que hasta el momento no hubo reservas de alquileres que se hayan suspendido o clientes que desistan de arrendar por las dificultades que enfrenta la zona.

Sí se atendieron consultas de propietarios que no residen en la zona y que, preocupados por las imágenes que se difundieron en los últimos días, se interesaron por el estado de sus viviendas. "Fue una semana lenta, pero se va a normalizar el ritmo de nuevo. Hay muy buen nivel de consultas y en gran cantidad de argentinos", dijo el empresario.

Por su parte, Sebastián Cola, de la inmobiliaria Gainford de Aguas Dulces dijo a El Observador que esta semana se notó una leve baja en el ritmo de las consultas por alquileres. El interés de los potenciales clientes se centró en conocer cuál era la situación de las playas y el estado de algunas casas sobre la costa. "Hoy hay que pensar en cómo reorganizar la playa y ni bien se pueda en dar el mensaje de que va a estar en las mejores condiciones", afirmó.

Evaluarán fondo de emergencia


El director de la OPP, Álvaro García, abrió la puerta esta semana a la posibilidad de considerar la conformación de un fondo de emergencia climática al que se pueda recurrir en este tipo de situaciones. El tema será propuesto próximamente al Congreso de Intendentes, según anunció. En declaraciones a canal 12, García explicó que la herramienta deberá tener un reglamento claro de funcionamiento que defina en qué circunstancias se debería utilizar. "Hay que tener una actitud proactiva para que esto no sea acordarse de Santa Bárbara cuando llueve", dijo García.


Aprendizajes para tener en cuenta


Para la geóloga Leda Sánchez, los daños que ocurrieron en Maldonado y Rocha dejan aprendizajes importantes que se deberían considerar en el futuro.

¿Qué lectura se puede hacer de lo sucedido?
Lo primero es que para hacer rutas no solo se necesitan ingenieros, también geólogos, gente que sepa del manejo costero. Le hemos comido a la naturaleza varios metros al hacer una ruta, una rambla. Cuando uno no hace una planificación de una ciudad más en armonía con la naturaleza, son las cosas que ocurren.

La ruta 10 llama la atención que esté tan cerca de la costa en algunos puntos.

Exacto. Lo mismo la rambla de Piriápolis. Se hizo comiéndole un pedazo a la costa. Cuando uno ve que el mar se comió el sustrato de la plataforma de la rambla, se da cuenta que no hubo una planificación. En el caso de ruta 10, previo a la reparación habría que hacer un trabajo en donde se junten varios actores como ingenieros, geólogos y gente que trabaje en la parte de morfología de costas, como para ver cuál es la solución, que quizás sea paliativa. Pero eso es fundamental para que estos eventos, si se repiten, no generen tanto daño y se minimicen los gastos, tanto para el gobierno departamental como nacional.

Populares de la sección

Acerca del autor