El cóctel de las 5 de la mañana

El consumo de pastillas en fiestas de electrónica ha llevado a sus organizadores a preparse para evitar tragedias
Luces, flashes, música y cientos saltando y agitando los brazos. "Conseguime una", le dice Diego a un conocido. No sabe bien qué es, pero la toma igual. En unas horas va a querer más. La fiesta recién empieza.

Hace siete años que Diego (nombre ficticio) probó las "pastis" por primera vez. No se acuerda exactamente cuándo, ni por qué, y se considera "un ignorante" de la droga, aunque la consume igual. "Cuando te la venden no te dicen qué tiene, vos comprás la pastilla. Si comprás una pastilla que nunca probaste lo que hacés es tomar media y si no pasó nada y pasó una hora y estás tranquilo, te comés la otra media", contó a El Observador.

Diego consume pastillas en fiestas de electrónica, generalmente de Uruguay. Solo una vez viajó al exterior y el país elegido fue Argentina. Allí, hace dos semanas, cinco jóvenes murieron luego de consumir el mismo tipo de pastillas que Diego toma desde hace tiempo. Entre los muertos había un uruguayo de 22 años.

El consumo de pastillas –como la popularmente conocida como "Superman"– puede llevar a insuficiencias en los riñones, hemorragias, temperaturas por encima de los 40ºC y, como consecuencia de todo esto, la muerte.

Para quienes trabajan en "la noche", especialmente en fiestas de electrónica, las pastillas no son algo nuevo. Marisa (nombre ficticio) tiene 30 años, trabaja en boliches desde los 16 y comenzó a ver circular "pastis" adentro de los locales donde trabajaba cuando tenía 18. "Estas drogas siempre fueron más VIP. Las curtía gente con más plata. El boom del éxtasis surgió hace unos 10 años", dijo a El Observador.
Noche tras noche, Marisa veía que el clímax de la fiesta llegaba sobre las 5 de la mañana, cuando el cóctel de pastillas –mezcladas en general con otras drogas– empezaba a hacer efecto. A las luces y la música se le sumaba el sudor y calor de personas cada vez más eufóricas. Según dijo, hay quienes han llegado a gastar $ 20 mil en pastillas.

Nicolás Chirico empezó trabajando como guardia de seguridad en boliches hace 20 años. Hoy es uno de los productores de La Terraza, una de las fiestas de electrónica a la que asisten más personas en Montevideo. Chirico ha visto circular por los boliches capitalinos drogas de todo tipo. Y las asocia al tipo de fiesta del que se trate: en las de electrónica, las drogas sintéticas nunca fallan.

Consciente de que esa situación existe, Chirico aseguró a El Observador que en eventos como La Terraza se toman "todas las previsiones" para evitar tragedias. "Tenemos un stand y una persona que reparte folletos sobre consumo responsable. Además, hay ambulancias y médicos contratados", dijo.
Las medidas adoptadas por Chirico son similares a las de la Junta Nacional de Drogas (JND).

"Nunca se ha tenido que parar una fiesta por incidentes con drogas. Hay casos puntuales que se atienden y la fiesta sigue" - Nicolás Chirico, productor de fiestas de electrónica

En cada evento que convoca a un gran número de personas, un equipo de prevención del organismo dialoga con los asistentes sobre los riesgos y cómo cuidarse, además de repartir agua –para evitar la deshidratación– y material con información.

También se colocan carpas conocidas como "de achique" para que, en caso de que una persona se sienta mal, pueda ser atendida e incluso trasladada a un centro de salud si no mejora.

Entre la euforia y el cuidado

En una noche Diego llegó a tomarse cinco pastillas, unos $ 2.500. La euforia era más fuerte que él y sentía que no podía parar. "El subidón", como le llaman a esa sensación, se le fue de las manos. "Estás como que no podés parar. Siempre está bueno que venga alguien y te de agua y te tranquilice", dice.
En estos "cócteles de pastillas" el agua es clave. En sus fiestas, Chirico calcula tres botellas de medio litro por persona. Diego toma cinco litros o más por noche.

Para evitar lo que sucedió en Argentina, donde se denunció que no había agua en las canillas de los baños y el precio de una botella era muy alto, la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) analiza a través de la Junta Departamental de Drogas, que el agua sea gratuita en eventos como fiestas de electrónica. La directora de Desarrollo Social de la comuna capitalina, Fabiana Goyeneche, dijo a El Observador días atrás que todavía no hay un proyecto elaborado, pero el tema se trabaja como "central".


Populares de la sección

Acerca del autor