El Cono Sur apuesta por las rutas conjuntas

El objetivo es explotar las regiones donde se instalaron las misiones jesuíticas
Con rutas conjuntas y nuevas conexiones aéreas, Argentina, Chile, Brasil y Paraguay desembarcaron la semana pasada en la feria turística de FITUR, en Madrid, decididos a diversificar su oferta y atraer más visitantes.

Del miércoles 18 al domingo 22, estos países presentaron en la feria turística más importante del mercado latinoamericano sus principales apuestas, entre ellas la ruta jesuítica y un programa de colaboración chileno-argentino destinado a promover Tierra del Fuego.

Chile y Argentina quieren superar cada uno los 6 millones de turistas internacionales este año, y para lograrlo, han apostado por cooperar en el extremo sur del continente.

El objetivo es que "el turista recorra más la región, se quede más días y gaste más" que los actuales US$ 150 diarios, explicó Lorena Araya, directora del organismo público chileno Sernatur para la región de Magallanes y Antártica.

Araya lleva un año trabajando de cerca con las autoridades de Ushuaia, del lado argentino, y el primer resultado tangible será la "Travel Adventure Week", una semana de turismo de aventura en Tierra del Fuego, del 22 al 30 de mayo. Participarán unos 30 operadores turísticos internacionales, con el objetivo de lanzar una ruta binacional en esta zona famosa por sus glaciares.

US$ 100

millones estima el ministro de Turismo de Argentina que recibirán como financiamiento de parte del Banco Interamericano de Desarrollo para promover la ruta jesuítica en el Cono Sur

Un proyecto simbólico


Pero el proyecto estrella de la región, promocionado por primera vez en Europa con motivo de la feria, es la ruta de las misiones jesuíticas que recorre Argentina, Paraguay, Brasil, Bolivia y Uruguay.
Incluye 30 pueblos, que según las estimaciones atraen cada año a unos 250.000 turistas curiosos de ver las ruinas de las misiones católicas establecidas por la Compañía de Jesús en los siglos XVII y XVIII.

Uno de los objetivos de la ruta será el desarrollo rural, de forma que "el turismo no se centre sólo en las grandes capitales, sino que el efecto permee a esos más de 30 pueblos, tan distantes de las grandes capitales", explicó la ministra paraguaya Marcela Bacigalupo, incidiendo en el apoyo necesario a pequeños emprendedores, en particular mujeres y jóvenes.

El objetivo de Brasil no es menos ambicioso, ya que en su tramo de la ruta quiere pasar de los actuales 50.000 turistas anuales a 300.000 en un par de años, afirmó José Roberto de Oliveira, coordinador del lado brasileño.

Para ello hay un proyecto de construcción de un puente argentino-brasileño en un punto clave, entre San Javier (Misiones) y Porto Xavier (Rio Grande do Sul), se mejorará la señalización de las carreteras y se hará una promoción exterior común en tanto que único proyecto turístico integrado del Mercosur.
Igualmente se está tratando de armonizar la política de visados de Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil para facilitar la circulación de turistas de otras regiones.

El ministro brasileño de Turismo, Marx Beltrão, indicó que la idea es tener dicho acuerdo listo "en el primer semestre" del año, antes de que se ponga en marcha, a fines de setiembre, una ruta de 700 kilómetros que podrá recorrerse a pie o en bicicleta y concluirá en las cataratas del Iguazú.

La ruta jesuítica contará además con una financiación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que su homólogo argentino Gustavo Santos estima en unos US$ 100 millones.

Pero más allá de la financiación y la logística, y dado el componente religioso del proyecto, los países participantes esperan una ayuda muy simbólica: un gesto del papa Francisco, argentino y jesuita, que sirva de "bendición" a esta ruta.

La conectividad, clave

La conectividad, dentro de esta vastísima región, será uno de los esfuerzos fundamentales en este proyecto y en general, destacó Gustavo Santos.

Su país incorporará este año conexiones con Noruega (Norwegian) y África (Ethiopian Airlines), después de que en diciembre la española Air Europa inaugurara una conexión directa Madrid-Córdoba.

"Vamos a estar creciendo a un dígito en 2017, pero Argentina va a crecer a dos dígitos en 2018 y 2019, fundamentalmente por la nueva conectividad que estamos negociando", prometió el ministro Santos.
Su país fue el invitado estrella de esta edición de FITUR. a partir de la que espera una consiguiente promoción para lograr su objetivo de 9 millones de turistas internacionales en 2019, después de los 5,7 millones de 2015.

Según datos de la Organización Mundial del Turismo (OMT) publicados la semana pasada, en Sudamérica se aceleró el crecimiento del sector en 2016, con 32,7 millones de visitantes internacionales, un 6,3% más que en 2015, pero aún menos de la mitad de los visitantes a España por ejemplo. Ese año, el incremento interanual fue de 5,9%.