El crudo relato de una guionista argentina sobre la violencia de género

Aguirre, autora de Guapas y Farsantes, contó con lujo de detalles cómo la golpeó su novio
El domingo, la guionista argentina de 38 años y autora de reconocidos programas como Farsantes y Guapas, Carolina Aguirre, publicó en la revista dominical del diario La Nación un relato en el que expone un duro episodio de violencia doméstica y de género con su expareja, el publicista Mariano Feuer.

En su columna, a la que llamó Colombia, Aguirre repasa con lujo de detalles cómo comenzó el violento proceso, desde los maltratos psicológicos hasta los abusos físicos perpetuados por Feuer.

La historia comienza con un viaje a Colombia que la pareja realiza por trabajo. Llevaban juntos cinco meses y ya habían "dejado" una decena de veces. Esta indecisión generó gran angustia en Aguirre quien comenzó a ir a terapia y a tomar medicación. Una noche, durante el viaje, la mujer se dio cuenta de que no quería seguir adelante con su noviazgo y decidió irse del hotel que compartían. Feuer le impidió irse a la fuerza.


"De repente, siento unas ganas de huir inexplicables. Lo quiero dejar ya mismo, no puedo esperar a volver a Buenos Aires, no sé por qué. En silencio agarro mi celular y busco un hotel cerca. Cuando lo encuentro, lo despierto y le digo que me quiero separar. Él me grita que es tarde y que me vaya a dormir. Yo me levanto de la cama y le digo que esta vez es en serio, que no puedo estar un minuto más al lado suyo. Él me arranca el celular de las manos y vuelve a gritarme que me vaya a la cama. Yo rompo en llanto y le digo que no soy feliz, que no lo amo más hace mucho tiempo, que quiero volver con mi exmarido", relata la columna.

Y agrega: "Cuando digo exmarido la cara se le deforma de odio. Me agarra del pelo y me grita que nunca nos vamos a separar, que antes de que lo deje y verme con otro me mata. Que en Colombia un sicario sale cincuenta mil pesos, que si quiere me hace matar ahora mismo. Yo me suelto y me río. ¿Un sicario? ¿Cincuenta mil pesos? ¿Por qué me habla como en un culebrón mal escrito? Mi risa en vez de relajarlo lo vuelve más loco. Yo lo ignoro y me voy a hacer la valija a la otra punta de la habitación. Nunca llego. Me agarra del brazo, me grita que a él no lo deja nadie y me arrastra hasta el baño y me empuja contra la pared. Siento mi espalda crujir contra los azulejos, dolorosa como un sable, y ahí entiendo que está hablando en serio".
"Son las tres de la mañana, estoy sola en un país donde no conozco a nadie, a siete mil kilometros de mi casa, y mi novio me está pegando."
La guionista cuenta que en ese momento guardias de seguridad entraron a la habitación y la trasladaron a otro hotel; en la mañana regresó a Buenos Aires.

"Qué suerte que tengo tarjetas de crédito. Me pregunto qué hacen las mujeres que no tienen plata ¿Adónde van? ¿A quién llaman? ¿Quién les paga el hotel? ¿Quién les saca un pasaje para volver a su país?".

Luego Aguirre relata cómo luchó para superar esa experiencia. Finalmente dice, entiende que la culpa nunca fue suya. "Me pega por impotencia, por bronca, porque es un psicópata. Me pega porque soy fuerte y libre. Me pega porque vivimos en una sociedad machista que les enseña a los hombres que las mujeres somos una cosa y las cosas no hacen valijas, no se van a las tres de la mañana, no deciden que no te aman más. Me pega porque es el último recurso que le queda cuando toda su manipulación y sus falsos gestos de amor fracasaron. Me pega porque sabe lo que todos murmuran: que es poca cosa para mí. Me pega porque puede, porque desde hace años hay hombres que les pegan, violan o prenden fuego impunemente a las mujeres que les dicen que no. Pero por sobre todas las cosas me pega porque además de mujer soy guionista, y no hay nada que me importe más que escribir". escribió.

Las repercusiones

La columna fue compartida miles de veces e inundó las redes sociales durante toda la jornada del domingo. A pesar de que Aguirre en ningún momento da el nombre de su expareja, Feuer tuiteó en su cuenta de Twitter al respecto.

Embed
Embed
Embed

"Me siento avergonzado de que todos los que me quieren lean esta denuncia horrible. Aun así no contestaré porque sé que es mucho peor eso. Me han dicho corrupto, inventado miles de cosas y nunca me dolió. Esto me entra hasta el hueso, por lo que creo y quien soy. Tiemblo. Ver gente que quiero en caza de brujas es terrible. Entiendo, yo también creería a la víctima. Siempre hay que creerle. Incluso cuando me perjudica.", escribió en su cuenta.





Populares de la sección