El desafío británico de sortear los primeros efectos del Brexit

En algunas ciudades de Inglaterra ya se han registrado leves ataques a inmigrantes polacos

El gobierno británico comenzó a redoblar sus esfuerzos para mitigar los primeros efectos negativos causados por el brexit, que entre otras cosas ha sepultado la libra esterlina, ha provocado episodios xenófobos y tiene a la clase política y a sus socios europeos en vilo.

El primer ministro David Cameron, que anunció su dimisión inmediatamente de conocidos los primeros resultados que confirmaban la victoria del brexit, aseguró que su gobierno respetará la voluntad popular y anunció la creación de un departamento especial de altos funcionarios encargado de las complejas negociaciones que el Reino Unido deberá afrontar de aquí en más para abandonar la Unión Europea (UE).

De todos modos, el Reino Unido no invocará el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece el inicio de salida de un miembro de la UE, hasta que no tenga "una visión clara de los nuevos acuerdos" con sus vecinos europeos, explicó Cameron ante el Parlamento.

La respuesta de Alemania, Francia e Italia fue rotunda. "No va a haber discusiones formales o informales sobre la salida del Reino Unido de la UE mientras no haya una demanda de salida de la UE", declaró la canciller alemana, Angela Merkel, tras recibir a sus pares de estos países.

El forcejeo negociador se prolongará previsiblemente hoy y mañana, en el marco de la cumbre de la UE en Bruselas, a la que acudirá Cameron y donde seguramente el denominado brexit sea el tema principal.

La incertidumbre que rodea el proceso impacta además de forma especial en los mercados, y los empresarios e inversores ya hacen planes para deslocalizar actividades (ver página 25).

Xenofobia latente

A la tensión política y financiera se añadieron algunos incidentes xenófobos en distintos puntos del país, algo que el gobierno había previsto y buscado evitar desde antes de los comicios del 23 de junio.

Por ejemplo, un centro cultural polaco en pleno centro de Londres amaneció con pintadas racistas, y en una localidad del sur de Inglaterra, Huntingdon, aparecieron folletos exigiendo a los polacos que se vayan del país, motivando una queja de la embajada.

Una parte de los votantes que optaron por la salida de la UE aseguran que hay demasiados inmigrantes en el país, y la comunidad polaca en el Reino Unido es la más numerosa de los países del bloque económico, con unos 654 mil miembros, según el censo de 2011.

A su vez, la diputada europeísta británica Jo Cox fue asesinada hace dos semanas en plena campaña del referéndum por un perturbado con simpatías neonazis, lo que causó conmoción en la clase política y en los inmigrantes presentes en la capital inglesa.

Cameron condenó esos ataques "despreciables" y aseguró que su gobierno permanecerá vigilante.

La intención de Londres es preservar los derechos de millones de trabajadores europeos en el país para que no haya una réplica que perjudique a sus pensionistas y trabajadores en el resto de la UE.

A su vez, Cameron quiso salir al paso también de las amenazas independentistas de Escocia, una región que votó a favor de la permanencia y cuyo gobierno nacionalista amenaza con otra consulta separatista, tras el fracaso de la realizada en 2014.

Cameron aseguró ante el Parlamento que tanto el legislativo escocés como el de Irlanda del Norte serán consultados durante la negociación, pero reiteró que el interés pasa por obtener "el mejor acuerdo" para el Reino Unido.

La elección de un sucesor

Debido a la renuncia inmediata de Cameron, el Partido Conservador deberá elegir un sucesor que complete el mandato del primer ministro y que guíe las negociaciones para efectuar la salida de la UE. En ese sentido, voceros del partido han establecido que el próximo primer ministro será conocido, a más tardar, a principios de setiembre.

"Recomendamos que el proceso de elegir a un nuevo líder del Partido Conservador empiece la semana próxima", y "concluya no más tarde del viernes 2 de setiembre, aunque es posible que termine antes", dijo Graham Brady, presidente del comité parlamentario conservador.

Dos diputados conservadores aparecen como los mejor posicionados para suceder a Cameron. El primero es Boris Johnson, el exalcalde de Londres que lideró con éxito la campaña contra la UE. La segunda es Theresa May, la ministra de Interior, cercana a Cameron, que podría beneficiarse de las ganas de revancha contra Johnson de un sector del partido.

Según el sistema político británico, no hace falta nuevas elecciones legislativas si el partido en el poder cambia de líder en pleno mandato.

El último ejemplo es el laborista Gordon Brown, que reemplazó a Tony Blair en junio de 2007.

De aquí en más

  • Los primeros impactos de la ruptura se han comenzado a vislumbrar en la economía mundial.
  • Varios episodios xenófobos se han registrado en el Reino Unido tras la victoria del brexit.
  • Tras la renuncia de Cameron, dos diputados conservadores pueden ser sus sucesores: Boris Johnson y Theresa May.


Polonia quiere celebrar un nuevo referéndum

Polonia quiere que se celebre un nuevo referéndum en el Reino Unido, con el objetivo de que el país pueda permanecer en la Unión Europea, declaró ayer el líder del partido gobernante, Jaroslaw Kaczynski.

"Nuestra idea para hoy (...) contempla realizar esfuerzos para que el Reino Unido vuelva, lo que incluye un segundo referéndum", dijo el líder del partido de derecha polaco Derecho y Justicia, aunque matizó que la UE va a tener que cambiar "radicalmente".

Kaczynski también advirtió en sus declaraciones realizadas a la agencia polaca PAP que en este escenario el Reino Unido corre el riesgo de derrumbarse.

El líder polaco es el primer político europeo en hacer un llamado para efectuar un segundo referéndum, mientras que en otros países los dirigentes abogan por un divorcio rápido.

Aunque Kaczynski no tiene un puesto en el gobierno, como líder de Derecho y Justicia tiene una gran influencia en la formación y es considerado como hombre clave en la política de su país.

En sus declaraciones, Kaczynski propuso que se prepare un nuevo tratado europeo "fundado en otros principios que los definidos en el tratado de Lisboa".



Fuente: Basado en AFP

Populares de la sección