El desafío imposible y no querido de fijar una ideología frenteamplista

La coalición de izquierda evitará definir una ideología única pero aprobará un documento de corte generalista con "principios y valores" para amalgamar a sectores y militantes.
El dos veces presidente de la República, Tabaré Vázquez, definió a la ideología como un "sistema de valores, creencias y conocimientos para abordar la realidad" que "no es una moda, ni un perro guardián del pasado, ni un hermoso pero irrealizable plano del paraíso", según sostuvo en un documento de siete páginas y diez puntos que en 2011 entregó al Frente Amplio para promover su "actualización ideológica".

"Negarse a ella (por la actualización ideológica) es ignorar la naturaleza humana y, en el caso de los frenteamplistas, renunciar a la construcción de un Uruguay mejor", complementó Vázquez.
"El mercado sin Estado conduce al precipicio y el Estado sin mercado al derrumbe", sostuvo Tabaré Vázquez en el documento entregado en 2011 al Frente Amplio.

El tema de la actualización ideológica del Frente Amplio volvió a plantearse en el Congreso programático del año 2013 por parte de uno de los fundadores de la coalición de izquierdas, el fallecido Wladimir Turiansky, pero quedó aplazado para después del ciclo electoral.

Desde ese momento, y con la tarea todavía pendiente, las interrogantes se abrieron: ¿una alianza tan diversa como el Frente Amplio puede definir su ideología? ¿Qué implica renovarse?


¿Una sola ideología?

El Congreso del Frente Amplio votará el 6 de mayo un documento en busca de establecer "principios y valores", más generales que particulares, sobre la organización política fundada en 1971.

"Alguna vez conversamos sobre si era correcto hablar de un Congreso ideológico. El Frente Amplio nunca tuvo un Congreso ideológico y de hecho no lo va a tener porque no va a definir la ideología del Frente. Se van a definir líneas de política comunes, que es lo razonable y lo que debe persistir, porque si intentamos encorsetar en una definición ideológica al Frente Amplio eso sería el final del Frente Amplio", dijo a El Observador el dirigente de Asamblea Uruguay, Carlos Varela.

El sociólogo y analista político que asesora en distintos temas al oficialismo, Agustín Canzani, afirmó que "el Frente Amplio no tiene una ideología única" sino que "acuerda en algunos aspectos generales", sobre todo cada cinco años cuando definen el documento programático previo a las elecciones presidenciales.

Por eso para Canzani el término actualización ideológica "podría aplicarse más bien a cuál es la síntesis política, programática y de alguna manera filosófica y doctrinaria que le da sustento al Frente Amplio".

El documento tratará entre otros temas sobre la libertad, la igualdad, la equidad, la justicia social y la profundización de la democracia. También pondrá énfasis en la relevancia del Estado, en consolidar los bienes públicos, fomentar la educación y la denominada agenda de derechos.
El documento del Frente Amplio considera que el Estado tiene "un rol político fundamental", "se caracteriza" por la eficiencia, y "no conlleva una institucionalidad burocratizada e hiper voluminosa".

El texto evitará avanzar sobre propuestas concretas o herramientas de gestión ya que, según advierten los dirigentes, esos puntos corresponden ser debatidos en los congresos en que se acuerda programa de gobierno.

"No cabe duda acerca de la fortaleza de asentar un proyecto de país en torno a los derechos humanos: los derechos civiles y políticos, con el principio de libertad como columna central de todos ellos; los derechos económicos, sociales y culturales, vinculados con el principio de igualdad; los derechos de los pueblos, vinculados al principio de solidaridad; y los derechos de las generaciones futuras, vinculados a la conservación ambiental", dice uno de los puntos del documento base acordado el año pasado.

Un mínimo común

Dirigentes de distintos sectores que componen la Mesa del Congreso del Frente Amplio, un órgano que está en cuarto intermedio desde noviembre del año pasado, tejen por estos días acuerdos para alinear entre 150 y 200 mociones con modificaciones –algunas de palabras y otras de párrafos enteros- a un documento base sobre "principios y valores" comunes de la fuerza política que quedaron pendientes del año pasado.

El dirigente del MPP que coordina las negociaciones, Ernesto Agazzi, remarcó la relevancia de los acuerdos. "Lo que pasa muchas veces cuando hablas con los frenteamplistas es que se utiliza el lenguaje de hace diez años. Y lo peor es que se utilizan los sentimientos de hace diez años. Y esto es una tarea política importante. Es darle entrada a las nuevas generaciones. Un frenteamplista que tiene 60 años peleó en la calle, integró los sindicatos, criticó al imperialismo norteamericano y ahora eso es totalmente distinto. Entonces esas cosas tienen que ser motivo de discusión y de actualización", dijo el veterano de 74 años.
"Muchas veces cuando hablas con los frenteamplistas se utiliza el lenguaje de hace diez años. Y lo peor es que se utilizan los sentimientos de hace diez años", dijo el dirigente del MPP, Ernesto Agazzi.

Canzani fue consultado sobre el alcance del texto y respondió que se trata de un documento general "por los temas que trata". El analista político señaló que las definiciones sobre instrumentos son acordadas en el marco de los documentos programáticos.

"El documento tiene cuestiones importantes. Es cierto que hay otras definiciones que no están ahí pero tengo mis dudas de si corresponden a un documento de estas características. Por su propia naturaleza quizás las visiones que tienen los grupos que integran el Frente Amplio son diferentes sobre, por ejemplo, cuál debería ser el rol del Estado en la economía, pero lo que hacen cada cinco años es acordar que en determinada circunstancia histórica se hace tal cosa", dijo.

Agazzi remarcó que el Frente Amplio enfrenta desde 2005 una coyuntura distinta ya que "en el gobierno está sometido a tensiones que no tenía cuando era opositor". "Cuando el Frente era opositor el centro era criticar al gobierno. Ahora estamos gobernando", sostuvo. "Antes cuando decíamos unidad decíamos de sumarnos todos. Ahora es que tenemos que diseñar mecanismos para que no nos pase lo que muchas veces nos sucede que cada uno sale por su lado", ejemplificó el exsenador.

Con 44 años menos, el referente de la juventud socialista, Santiago Soto, tiene una visión similar a la del experiente tupamaro. "Hay una diversidad ideológica que es inherente al Frente Amplio. El sentido del documento tiene que ser el de encontrar el mínimo común que nos una a los frenteamplistas. Si en algún punto se desvía de esa idea creo que erra. Deberíamos encontrar cuál es la esencia que nos nuclea", concluyó.

Ante la imposibilidad, y también la inconveniencia, de definir una ideología única sobre lo que los mismos dirigentes del Frente Amplio ilustran como una colcha de retazos, la coalición de izquierdas se dispone a aprobar un documento de "principios y valores" que sirva como un "mínimo común" para amalgamar a los variopintos sectores políticos y militantes de base nucleados en el oficialismo.

El Frente Amplio recorre así un camino donde la mencionada actualización ideológica buscará dejar contentos a todos. Pero incluso en plena definición de un documento de consensos sin postulados categóricos los debates sobre distintos temas seguirán porque, según advierten los dirigentes, también son parte de la esencia de la coalición de izquierda.

Populares de la sección

Acerca del autor