El desastre del huracán Matthew dejó caos y dolor en la pobre Haití

Además de la excolonia francesa, padecieron el ciclón República Dominicana, Cuba y Bahamas
El 80% de los edificios de Jeremie, la pequeña capital de 30 mil habitantes del departamento de Grande Anse en Haití, fueron arrasados por el huracán Matthew. Su paso por el país más pobre y vulnerable de América dejó como saldo casi 300 muertos, que se sumaron a otras cuatro muertes en República Dominicana –país con el que comparte la isla La Española– en la mayor tormenta registrada en el Caribe en nueve años.

"Jeremie, la capital del departamento meridional de Grande Anse, quedó completamente destruida. Alrededor del 80% de sus edificios fueron arrasados. Todas las líneas telefónicas y eléctricas están cortadas. La gente estará pronto escasa de alimentos y dinero", afirmó Jean-Michel Vigreux, director de la ONG Care en Haití, a través de Twitter.

En Les Cayes, tercera ciudad del país, situada en la costa del suroeste del país, los edificios del centro resistieron bastante bien por estar construidos con cemento, pero el barrio de Croix-Marche à Terre quedó devastado: numerosos árboles –cocoteros en su mayoría– fueron derribados sobre decenas de viviendas, cuyos techos de chapa no resistieron.

Además, las plantaciones de bananos y mangos de la llanura quedaron totalmente destruidas.
Haití fue el país más golpeado por este huracán, donde hubo al menos 261 muertos, informó la agencia Reuters.

Solo en el municipio de Roche-à-Bateau, en el sur del país, hubo "al menos 50 muertos", informó el diputado del departamento del sur Ostin Pierre-Louis.

El viento y las lluvias inundaron cerca de 2.000 casas, dañaron una decena de escuelas, destruyeron importantes superficies agrícolas, empresas, rutas y puentes. Más de 21 mil personas fueron evacuadas e instaladas en refugios provisorios.

Haití, muy vulnerable a las inclemencias climáticas debido a una importante deforestación, intenta aún recuperase del terremoto de 2010 que dejó más de 200 mil muertos en el país más pobre del Caribe. Ahora teme que resurja la epidemia del cólera, dado que se registraron ocho nuevos casos.

En República Dominicana, más de 36.500 personas fueron evacuadas.

Y en plena temporada de huracanes, la tormenta tropical Nicole se transformó ayer en huracán al sur de las islas Bermudas.

Está previsto que el huracán, que subió ayer a la categoría 4 de una escala de 5, llegue a Florida durante la madrugada del viernes, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.

Según el NHC, a las 3 de la tarde hora de Uruguay, Matthew se encontraba 100 kilómetros al sudeste de Nassau, capital de las Bahamas, y 205 kilómetros al sudeste de West Palm Beach, un balneario situado unos 100 kilómetros al norte de Miami, con vientos de 220 km/h.

"Es el huracán más potente que golpea esta zona en décadas", advirtió el NHC.

Sin electricidad en Bahamas

La devastadora potencia de Matthew seguía golpeando el archipiélago de las Bahamas, donde se cerraron los aeropuertos y los cruceros turísticos fueron desviados.

Varias personas que no siguieron las instrucciones de evacuación emitidas los últimos días se vieron atrapadas en sus casas por el aumento del nivel del agua, y todo el archipiélago se quedó sin electricidad.

En la isla de New Providence, donde se encuentra Nassau, algunos habitantes relataron cómo los fuertes vientos arrancaron los techos de sus casas. Además, las carreteras estaban cubiertas de árboles caídos.

Las autoridades pidieron a los bahameños que no salieran de sus casas.

Estados Unidos se preparó para resistir al fenómeno

Más de 2 millones de estadounidenses estaban llamados ayer a evacuar el litoral atlántico y en Florida se decretó un plan de emergencia federal ante la llegada del potente huracán Matthew, que se reforzó a categoría 4.

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció un plan de ayuda federal a Florida, lo que permite desbloquear rápidamente recursos federales de asistencia y que las agencias de seguridad interior y de gestión de situaciones de emergencia coordinen las labores de rescate.

Alrededor de 1,5 millones de residentes de la costa de Florida recibieron la orden de evacuar, así como más de 1 millón en Carolina del Sur. Y Georgia, donde se espera que Matthew llegue mañana, también ordenó evacuar el litoral.

En un gesto muy poco frecuente, los parques temáticos Walt Disney World y el complejo ESPN Wide World of Sports en Florida cerraron ayer a las 5 de la tarde locales (hora 18 de Uruguay), indicó la empresa, que informó que hoy permanecerán cerrados.

El gobernador Rick Scott, de Florida, un estado acostumbrado a las tormentas tropicales, urgió a sus conciudadanos a no esperar hasta el último minuto para salir a la carretera, y evitar así verse atascados en un embotellamiento o sin nafta.

Los candidatos presidenciales, Hillary Clinton y Donald Trump, también exhortaron a los ciudadanos a que evacuaran las zonas en peligro, pero algunos habitantes desafiaban estas recomendaciones. Judy Ruscino, de 74 años, explicó que ella y su marido se refugiaron en el garaje de su casa. "Compramos comida y la puerta del garaje está protegida contra las tormentas", aseguró.

Según las autoridades aeroportuarias, el 90% de los vuelos previstos ayer en Miami fueron anulados.

Fuente: Agencias

Populares de la sección