El día en el que renunció Bonomi

La caída del ministro generó expectativas y esperanzas de cambio

Es el 18 de noviembre de 2016 y, presionado por un creciente hostigamiento opositor, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, renuncia a su cargo. Se generan ciertas expectativas porque las cosas, suponen algunos, van a mejorar. Enseguida, el Presidente de la República nombra a un sucesor que continúa con las grandes líneas de acción implementadas por el exguerrillero. Resulta impensable un golpe de timón en políticas de seguridad que, mayormente, son respaldadas por todo el Frente Amplio. Además, Uruguay sigue siendo uno de los países más seguros de la región. Sus registros de rapiñas y asesinatos en las calles no están lejos de algunos estándares del primer mundo.

En el correr de 2017 y 2018 las cifras de delitos se mantienen más o menos incambiadas pero los cantegriles siguen generando el caldo de cultivo para que la extrema pobreza devenga en nueva violencia. Las elecciones de 2019 devuelven el gobierno a una coalición de blancos y colorados. Un retoque aquí, un retoque allá, y un poco más de mano dura, pero los robos y los asesinatos no ceden. La violencia en el cantegril tampoco.

Uruguay sigue el camino hacia su destino latinoamericano. Las cifras de delitos ya se parecen, en proporción, a las de los países más peligrosos de la región. En el 2024 los blancos y los colorados son mandados de vuelta al llano. La izquierda le busca algunas soluciones al problema pero la economía global no ayuda y, como siempre, en el cantegril siguen naciendo generaciones de niños condenados a la violencia.

En menos de 48 horas dos personas son asesinadas en la avenida 18 de julio; los casos de gatillo fácil se disparan y la Policía llena de balas la periferia.

La situación se vuelve cada vez más dramática hasta que el narrador resuelve volver a este presente en donde se reclama la caída del ministro Bonomi como paso insoslayable para solucionar los casos de inseguridad ciudadana.

Finalmente, el 18 de noviembre de 2016 y, presionado por un creciente hostigamiento opositor, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, renuncia a su cargo. Se generan expectativas, las cosas suponen algunos, van a mejorar...


Comentarios

Acerca del autor