El diseño uruguayo busca hacerse un nombre en el mundo

Diseñadores de moda textil, muebles, joyería y packaging exportan a la región y al mundo para crecer más allá del limitado mercado local
Muebles que decoran modernos interiores en San Pablo, prendas que se lucen en las calles de Santiago de Chile, joyas con historia que atesoran las mujeres de Londres o el empaque de un producto que se exhibe en un supermercado de Perú. Detrás de ellos está el trabajo de diseñadores uruguayos que a través de ferias internacionales, canales de comercio electrónico o el boca a boca, han logrado abrirse paso en los mercados internacionales.

Según datos de la Cámara de Diseño de Uruguay (CDU), de las 258 empresas que integran la institución, el 45% exportó en 2013, último año relevado: Estados Unidos, Brasil, Argentina y España son los principales destinos.
La Cámara de Diseño de Uruguay se creó en 2009 por iniciativa de 10 empresas. Actualmente la integran 258.

Para el coordinador de la CDU, Javier Pastorino, algunos hitos como que la principal mueblería de Brasil, Tok & Stok, creara una colección de muebles de diseño uruguayo, o que el evento de moda MoWeek recibiera por segundo año consecutivo a compradores de tiendas de la región y Estados Unidos, además de medios internacionales, habla de esta vocación exportadora.

Por su parte, la directora de Conekt, Carla Lanfranconi, dijo que "el diseñador tiene la necesidad de salir a exportar, porque el mercado uruguayo es chico y muchas veces no valora que un producto sea único, de diseño artesanal". La compañía que dirige se dedica a crear y gestionar tiendas de marcas uruguayas independientes en el sitio de comercio electrónico, Etsy.com.

Esta plataforma, que funciona como un Mercado Libre de productos artesanales cuenta con más de 25 millones de compradores frecuentes, y es para Lanfranconi, el mejor sitio para que marcas de diseñadores locales comiencen a exportar.

El 38% de los socios de la Cámara de Diseño hace diseño textil, el 27% producto (incluye mobiliario, objetos, joyas, entre otros), el 25% se dedica al diseño gráfico y de empaques, el 6% a interiorismo y paisajismo, y el 4% a diseño web.

"En el exterior hay una búsqueda por productos que no se encuentran en el shopping", y que los diseñadores uruguayos pueden ofrecer, indicó Lanfranconi.

Muebles en Brasil

Desde su nacimiento en 2009, el estudio de diseño de mobiliario Menini-Nicola trabaja para el mercado brasileño, al vender licencias para que la industria de ese país fabrique los productos y los ponga a la venta en tiendas como Tok & Stok (conocido como el Ikea de Brasil) y el sitio de comercio electrónico Oppa. Por cada producto de diseño Menini-Nicola vendido, el estudio recibe entre 3% y 6% de comisión sobre el precio de venta. De este modo, la exportación de licencias ya representa el 25% de la facturación de la empresa.

"En Brasil la industria del mueble es muy fuerte y el diseño tiene cabida", valoró el cofundador del estudio, Agustín Menini. Con el objetivo de crecer en ese mercado, la empresa proyecta la instalación de una oficina comercial en ese país desde la cual pueda establecer alianzas con fabricantes locales para producir productos y no solo vender licencias.

Entre el 22 y el 25 de setiembre, los estudios Claro, Diario, Menini Nicola, Muar, Sámago y Sibille participaron en el DesignJunction, en Londres. El stand de Uruguay en dicha feria estuvo organizado por la Cámara de Diseño y Uruguay XXI.

Por su parte, Estudio Claro, que hasta el momento se dedicaba exclusivamente a interiorismo, abrió en 2013 una unidad de negocios para el diseño de mobiliario con el foco puesto en la venta a Brasil. Tras participar de concursos como el Salão Design, al que asiste buena parte de la industria de ese país, logró exportar licencias a partir de este año. El punto de entrada fue la colección DI.SE.ÑO. Uruguaio de Tok & Stok, en la que participaron seis estudios locales (Menini-Nicola, Estudio Claro, Estampapas, Estudio Diario, Estudio Sibille y Estudio Surdico).

"Brasil tiene una industria superrica, completa con todos los actores, y con hambre de diseño, no porque no haya diseñadores excelentes sino porque les generó simpatía el diseño uruguayo", señaló la directora de Estudio Claro, Rosina Secondi.

Estudio Claro
Uno de los trabajos de Estudio Claro que se venden en la tienda de Tok & Stok de Brasil
Uno de los trabajos de Estudio Claro que se venden en la tienda de Tok & Stok de Brasil

De hecho, en la presentación de esta colección, en la que se incluyen 15 piezas, la tienda brasileña destaca "la fuerte economía creativa" de Uruguay y describe al diseño uruguayo como "limpio" con "influencias escandinavas" y un "lenguaje contemporáneo".

El desafío de la moda local

Con una industria textil casi inexistente, altos costos de producción y una acotada variedad de materiales, la moda uruguaya se las ingenia para llegar a las tiendas en el exterior. Para el coordinador de la Cámara de Diseño, esto hizo que los "diseñadores sean más innovadores. Si la empresa de diseño no puede conseguir una tela con un estampado, entonces compra una tela base y genera un estampado propio", apuntó Pastorino.

Caro Criado Moweek


Esto, a su vez, incrementa los costos, razón por la que el diseño de moda uruguayo apunta a un segmento de mayor poder adquisitivo.

Tal es el caso de la marca de zapatos Mutma, cuyos productos se venden hasta por más de US$ 250 en la tienda estadounidense Garmentory. La marca nació en 2011 con el nombre de Mamut, pero como parte de la estrategia de expansión regional se decidió cambiar de nombre, ya que una marca en Chile también se llamaba así.


En este mercado, que es el más importante en materia de exportación para la marca uruguaya, sus productos se venden en tiendas de la diseñadora Pola Thomson y en Onebasic. La cofundadora de la marca, Agustina Pereira, explicó que "el mercado chileno siempre busca experiencias a nivel de indumentaria internacional, y tienen por referencia al mercado argentino y uruguayo. Las chilenas vienen a Punta del Este a veranear y consumen marcas locales y así conocen nuestra marca", señaló.

Otra marca local que apunta al mercado chileno es Caro Criado, que desde 2014 cuenta con un local en Santiago de Chile con el modelo de franquicia. Carolina Criado, la fundadora y principal diseñadora de la marca, dijo que si bien en Chile hay marcas internacionales, el diseño independiente no está desarrollado, "pese a que la gente tiene buen poder adquisitivo y está dispuesta a pagar por diseño exclusivo".

Dos formas de hacer joyería

En 2010, María Lasarga dejó su trabajo como creativa de arte en una agencia de publicidad para iniciar su camino emprendedor en el negocio de la joyería. La marca, que lleva el nombre de su creadora, y utiliza porcelana antigua como materia prima, inició su camino exportador en 2013 cuando el proyecto fue incubado en Ingenio.

"Por un tema de que el mercado local es chico, creo que me cerraba mucho más trabajar para afuera", cuenta Lasarga, quien señala que de todas formas se "subestima bastante" la venta en Uruguay.
Actualmente esta marca vende directamente a través de www.marialasarga.com y de www.etsy.com, para Estados Unidos, Canadá, Australia, Reino Unido y Francia, entre otros. La exportación representa el 30% de su facturación.

María Lasarga joyas
María Lasarga elabora joyas usando porcelana antigua
María Lasarga elabora joyas usando porcelana antigua


Consultada sobre cómo es vender joyería uruguaya, Lasarga opinó: "Uruguay es un país de carne y lana. Si fueras italiano no sería tan complicado, pero tampoco juega tan en contra porque un producto artesanal hecho en un país no tan conocido tiene su valor".

Por su parte, la marca de joyería Hómini comenzó a trabajar hace un año y ya exporta para Estados Unidos, Japón, China, Francia, Italia, Bélgica, Portugal, Inglaterra, Argentina y Puerto Rico. "Desde el inicio pensamos exportar diseño, porque la joyería tiene un alto valor agregado y poco volumen", explicó la cofundadora Deborah Kaiser, quien emprendió el negocio junto a su hermana Dinorah.

Homini
Homini le pone tecnología a la joyería
Homini le pone tecnología a la joyería


Esta marca, que se encuentra incubada en Sinergia Tech, genera las joyas a través de herramientas de diseño 3D para luego imprimirlas. Este prototipo es probado y tras varias modificaciones se elabora un modelo, con los que se producirán las piezas definitivas, lo que permite reducir los tiempos de producción. "La joyería es un rubro que ha permanecido en las técnicas tradicionales. Como los tiempos de producción son lentos, la joyería no acompaña las tendencias de moda actuales ni las formas de vestir, por lo que queda desfasada", señaló.

Del estudio a la góndola

La empresa de diseño gráfico Cruze Desing Group comenzó a exportar en 2009, al advertir la saturación del mercado local. "A nivel nacional en el diseño de empaque ya teníamos cierto liderazgo, por lo que nos propusimos trascender fronteras", contó el director, Gustavo Laurenzano.
Cruze trabajó para más de 20 países, aunque Perú es el más importante con clientes como Nestlé y Alicorp (en cereales), y la de productos lácteos Grupo Gloria. Este último fue el primer cliente de la marca para el exterior. Según explicó Laurenzano, se valoró que el estudio ya había trabajado en la categoría para Conaprole.

Life Granola Cruce
Logo y packaging de la granola Ángel Life de Perú, hecho por Cruce
Logo y packaging de la granola Ángel Life de Perú, hecho por Cruce


Para Laurenzano, ser un estudio uruguayo es reconocido en la región. "En Bolivia, Perú y Ecuador hay una sobrevaloración de lo extranjero y consideran que alguien del Río de la Plata es
más adelantado", señaló. Su próximo objetivo es desembarcar en Colombia l


Populares de la sección

Acerca del autor