El dólar sin piso: registró su mayor caída diaria desde 2003

Operadores alertan por falta de pesos; a la venta quedó por debajo de $ 32
El dólar interbancario registró ayer su mayor descenso diario desde junio de 2003, un una jornada donde la falta de pesos por parte de los bancos (los principales actores del mercado mayorista) marcaron la tónica de los US$ 15,8 millones que se operaron a través de la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa). A nivel externo no hubo grandes anuncios en los mercados globales y regionales que "justificaran" una baja tan pronunciada del tipo de cambio, según comentaron operadores cambiarios consultados por El Observador.

De esta forma, la divisa estadounidense mantuvo la racha bajista que inició en marzo cuando descendió 1,8%. El pasado 2 de marzo el dólar interbancario había alcanzado su techo de apreciación frente al peso uruguayo con un aumento de 8,9% este año. Sin embargo, luego de esa fecha inició un proceso gradual a la baja que se acentuó en las últimas semanas. Por eso, ahora el dólar acumula un aumento de 5,05% en lo que va de este año. En la pizarra del Banco República el dólar bajó 35 centésimos en la punta vendedora a $ 31,90 y 40 centésimos en la compra a $ 30,80. ¿Qué factores explicaron un descenso tan brusco del tipo de cambio?

Un operador de un banco privado dijo a El Observador que la presión bajista sobre el tipo de cambio de los últimos días está "básicamente asociada a factores domésticos" por la falta de liquidez del mercado. Si bien hasta hace poco más de dos semanas había bancos que ofertaban call (préstamos entre instituciones financieras a corto plazo) a una tasa de 3% y 4%, eso cambió radicalmente en las últimas operativas. "Esas tasas superbajas no eran sostenibles bajo ningún punto de vista", aseguró otro agente.

De hecho, como el Banco Central (BCU) percibía que existía un "exceso de liquidez" en el mercado fue que decidió el pasado 10 de marzo subir los encajes en pesos: con plazo contractual menor a 30 días el porcentaje pasó de 23% a 28% y en los depósitos en dólares con plazo de hasta 180 días, de 26% a 28%. En teoría, la medida restringe la capacidad de los bancos para prestar dinero, lo que afecta no solo el volumen de financiamiento a las familias y empresas, sino que también encarece el acceso al crédito. Eso contribuye a reducir la cantidad de dinero en circulación y a través de una menor demanda de bienes y servicios, le quita presiones a la inflación. Estas modificaciones suponen que las instituciones financieras deberán inmovilizar aproximadamente US$ 710 millones, según estimaciones de CPA Ferrere.

"Hoy los bancos estaban viendo una sequía de pesos. Si bien el BCU no va permitir que exista un estrés de liquidez que colapse el sistema, su situación no es cómoda", aseguró el agente, quien añadió que la suba de los encajes "fue costosa" para esas instituciones. El informante indicó que hoy no se registran transacciones call en el mercado porque directamente los bancos "no tienen pesos para prestar". En caso de que apareciera algo de liquidez estimó que las tasas se ubicarían en un rango de 25% y 30%. Entre los analistas privados y el gobierno ya se había anticipado que el ritmo de apreciación de la moneda que mostró en el primer bimestre del año iba a ser difícil de sostener, aún con una intervención moderada del BCU en el mercado.

A principios de marzo, en un almuerzo de ADM, el titular del BCU Mario Bergara, dijo que si bien la tendencia de largo plazo indica que el tipo de cambio mantendría su racha alcista, lo haría de "manera más gradual" de lo que lo hizo en los últimos dos años.

En tanto, el socio de la consultora Deloitte, Pablo Rosselli, consideró que el gobierno debería optar por privilegiar una mejora de la competitividad con una mayor depreciación cambiaria, aunque eso pueda implicar tolerar una inflación por arriba de dos dígitos por un plazo mayor. En los 12 meses a febrero el IPC cerró en 10,23%; hoy se conocerá el dato de marzo. En una línea similar, el socio de CPA Ferrere, Gabriel Oddone, dijo que no está en sus previsiones que el gobierno utilice el tipo de cambio para contener los precios, porque eso debilitaría el "buffer cambiario", que opera como "amortiguador" del shock internacional.

En la región


En el mercado cambiario de Argentina, el peso interbancario se recuperó 0,5% y cotizó a 14,70/14,73 por dólar. En la parte final de las transacciones hubo una fuerte oferta de dólares provenientes de diferentes bancos.

En tanto,en Brasil, el real se devaluó 1,4% a 3,61 unidades por dólar la venta. La Bolsa de San Pablo cayó con fuerza ayer arrastrada por el desplome de las acciones de Petrobras, como consecuencia de las noticias sobre una eventual baja de los precios de los combustibles y el retroceso del petróleo en el mercado internacional. (Con Reuters)