El drama de Tabaré

Es encomiable el empeño del presidente Tabaré Vázquez en negociar tratados comerciales

Es encomiable el empeño del presidente Tabaré Vázquez en negociar tratados comerciales. No se discute, ya que las oportunidades de crecimiento pasan por el intercambio. Vázquez se enfrenta en este propósito a una doble oposición: la de la contraparte en cada caso –que obviamente defiende sus conveniencias– y la de su propia coalición, a veces un contrapeso rayano en lo antipatriótico.

Habrá que ser prudente con las expectativas. Los tratados de la actualidad, llamados “de última generación” eufemísticamente, no son de apertura. Más bien tienden a equilibrar las balanzas comerciales bilaterales o a disminuir las ventajas comparativas que crean los distintos grados de flexibilidad laboral de cada país.

Para ejemplificar, el TPP, la alianza transpacífica, no es un tratado de apertura comercial, sino las condiciones que pone EEUU para comprar y lo que ofrece a cambio de aceptarlas. Por eso la lista de requisitos de los americanos es minuciosa, larga, prolija y detallada, como otrora las reglas del Comecon soviético.

Los países emergentes, que antes podían usar sus bajos salarios o menores cargas sociales para exportar a menor precio, (la historia inicial de Japón, Corea del Sur, Taiwán, la propia China) ahora se enfrentan a la acusación de dumping laboral si usan el recurso comparativo de su propio subdesarrollo.

Vázquez tendrá un trabajo muy duro. No será fácil convencer a los chinos de aumentar su déficit comercial con Uruguay. Al revés, como han hecho con Argentina, buscarán reducirlo. Entonces se debe estar preparado para hacer concesiones y ofrecer alternativas de negociación suficientemente interesantes y creativas. De lo contrario, la posición de China será muy simple: comprará menos.

El PIT-CNT, para ayudar, rechazará cualquier acuerdo que implique comprar bienes chinos. Es entonces fácil concluir que habrá retaliaciones. Salvo que se llegue a algún tipo de acuerdo de inversión en áreas estratégicas como los firmados por China con Argentina, cuyo alcance y conveniencia todavía están en discusión, amparados por el secreto de Estado de Cristina primero, y de Macri y su padre ahora.

Más allá del resultado de esta misión, la búsqueda de Vázquez es el único camino. No hay otro recurso salvo la apertura comercial, en especial para las economías más pequeñas. En esto coinciden hoy todas las teorías y tendencias: el comercio como oportunidad de crecimiento y bienestar.

El problema es que la izquierda oriental odia el comercio. Lo ignora en los dos sentidos del término, como lo hacía el marxismo. Considera que el comercio es intermediación innecesaria en el mercado interno y explotación, imperialismo y quita de oportunidades en el mercado externo. Para el marxismo, como para la nobleza medieval, el comercio es denigrante. Como máximo acepta la idea de exportar, a veces con contrasentidos que lo impiden. Importar es concebido como una entrega de soberanía y del trabajo local. En esas condiciones, los intereses ideológicos y gremiales se enfrentan a los intereses del país. China no es el enemigo. El enemigo es interno.

Más allá del logro o no de los tratados, cuya eficacia y oportunidad son menos relevantes con el renacimiento del proteccionismo, como lo atestiguan el brexit, el trumpxit y otros movimientos, el concepto de incrementar el comercio sigue valiendo. De lo contrario, conducir la economía será nada más que una búsqueda innovadora de nuevos impuestos. Y la izquierda no quiere darse por enterada de que el éxodo de la inversión privada ha comenzado.

Salvo con el falso recurso de la inflación y el impuesto a mansalva, el crecimiento interno no tiene más plafón. Queda la posibilidad de crecer hacia afuera. Eso no se logra porque algún país generoso firme un tratado, una ensoñación infantil. Se logra solo de dos maneras: bajando costos laborales e impuestos o con innovación.

A menos que una monumental crisis lo enfrente a la realidad, la alternativa de flexibilización no figura en el ideario del Frente Amplio, de modo que esa variante no ocurrirá. Como cualquiera que no odie el comercio sabe, los precios bajos suelen ser mejor herramienta de persuasión que los tratados, con efectos más rápidos.

Sin la posibilidad de exportar valor agregado en la forma de alfajores rellenos con dulce de leche, que es la aspiración gremial de máxima, habrá que pensar en la innovación como única alternativa para exportar y crecer. Y aquí empezamos de nuevo. Por innovación no entendemos un sitio web, un chico lleno de ilusiones y granitos que crea una red social, ni a una diseñadora de apps. Nos referimos a inventar productos, técnicas y procesos. Si no se exporta por reciprocidad o por precio, el único camino es exportar nuevos productos.

En la teoría del comercio, el valor agregado se obtiene por el fenómeno de dominancia: ser el primero en un rubro, ser el mejor, o ser el único. Cuando se admira a Suecia, o a Noruega, se suele omitir lo que han logrado con esos conceptos. Como lo hace Gran Bretaña con su industria médica, nave insignia de la quinta economía del mundo.

¿Y como se inventa? Con educación y estímulo económico. Dos cosas que también ignora la izquierda, pese a su relato. El mayor crecimiento y bienestar de la historia se logró entre 1870 y 1970. Fruto del estímulo de las leyes de patente y de una generación de inventores y emprendedores como no se ha visto ni antes ni después. Un ferrocarril, una lamparita eléctrica o un refrigerador hicieron más por la sociedad y por los trabajadores que 20 comunismos y 20 Facebooks.

Por eso no basta con educar, sino que hay que formar ingenieros, físicos, bioquímicos, técnicos terciarios, mentes abiertas e inquietas. Y hay que cuidar ayudar y estimular a las pymes, que son también la mayor fuente de exportación con valor agregado, trabajo e innovación. Ahí también se equivoca el neomarxismo cuando insiste tercamente con repartir gratuidad educativa facilista sin límite, excelencia ni orientación alguna. Como se equivoca cuando ataca a las pequeñas empresas con leyes laborales y juicios agobiantes que las aniquilan.

La manta calentita de la supuesta protección gremial-estatal, aleja toda capacidad de crear y transforma a cualquier país en inseguro, timorato y sin confianza en sus capacidades. En definitiva, en un sometido al fantasma del imperialismo que él mismo imagina. Porque en ese miedo, se empieza por sentirse esclavo de las grandes potencias y se termina siendo vasallo de cualquiera.

Ese tratado con el fracaso, de su propio Frente, es el que nunca debe firmar Tabaré Vázquez.


Populares de la sección

Acerca del autor

Dardo Gasparré

Dardo Gasparré

Comentarios