El efecto Sendic y otra "renuncia" por dudas en torno a un título

Un supuesto sociólogo, cuyo ingreso y permanencia en la OPP se dio de manera poco clara, "renunció" por dudas en torno a su título
Desde que El Observador reveló en febrero que el vicepresidente de la República, Raúl Sendic, se presentaba como Licenciado en Genética Humana cuando en realidad no lo es, las dudas se empezaron a multiplicar en diferentes dependencias públicas.

El temor de que un funcionario contratado por el Estado se arrogara un título que no tiene, o sobre el cual existen dudas razonables, llegó a la Torre Ejecutiva donde funciona la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP). En setiembre de 2016 –y tras cumplir ocho años de funciones en esa oficina- el socialista Eduardo de León "renunció" a su cargo como "asesor" a la dirección de la OPP por haber "dudas" sobre su título de sociólogo.

En marzo de 2015, de León había sido presentado como "secretario técnico" de la dependencia, según consta en un artículo titulado "García asumió como director de OPP y presentó nuevas áreas de trabajo" que fue publicado el 2 de marzo de 2015 en el portal de Presidencia.

A partir de junio de 2015, de León pasó a estar al frente de una nueva oficina de la OPP llamada "Área de Participación y Ciudadanía" (APC). Una presentación powerpoint en la que figura el logo de la OPP, además del nombre de Eduardo de León antecedido por el diminutivo "Soc." (por sociólogo), que está en la web explica la propuesta de trabajo y los cometidos de ese nuevo sector. (Esa área ya no existe más y se "reconvirtió" en la "Asesoría de Género y Políticas Sociales").

A fines de 2015 se presentó en Tacuarembó el "Atlas socio demográfico de Desigualdades de Uruguay", producto del trabajo de esa oficina. En una nota de difusión de la OPP de esta actividad del 5 de noviembre se lo nombra a de León como sociólogo. Sin embargo, nueve meses después de León "renunció" a su cargo público por algunas preocupaciones vinculadas "al tema del título", según él mismo relató a El Observador.

En principio, de León dijo que el motivo de su renuncia –cuya resolución de aceptación no figuraba hasta ayer en el portal de Presidencia- fue por "motivos personales". De León explicó cuáles eran esos "temas personales": "la administración central genera ataduras, hay un régimen de horario y solo podés tener un trabajo, son ocho horas". En ese sentido, dijo que prefería ser "más libre" para poder hacer consultorías en otros lados.

Sin embargo, minutos después admitió que "cuando surgieron dudas en torno a su título" lo conversó con algunos compañeros que le dijeron que eso podía ser "problemático". Ante esa situación, el involucrado dijo que tomó la decisión de renunciar y se lo planteó al director Álvaro García. "En OPP lo que ocurrió es que apareció este tema como una cuestión. Y ante la duda yo presenté la renuncia", dijo de León.

Consultado si "el efecto Sendic" había predispuesto su decisión de renunciar, de León contestó que pudo haber sido un factor. "No sé si hubiese reaccionado con la misma sensibilidad sin ese efecto. Es posible que en mi ánimo ello haya pesado un poco".

¿Sociólogo?

"¿Usted es sociólogo?", fue una de las preguntas de El Observador en las cuatro conversaciones que mantuvo con de León en las últimas horas. "Es un tema opinable. Tengo los méritos que tengo y así los exhibo en mi currículum. Nunca dije una cosa que no soy. Pero entiendo que haya debates", contestó.

El tema tiene su complejidad. Al igual que los más prominentes sociólogos de este país que estudiaron durante la dictadura, de León no tuvo la posibilidad de hacer una Licenciatura en Sociología, tal como la que ofrece hoy la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República. La carrera no existía en esos años y recién volvió a la oferta académica con la reapertura democrática.

Por eso la generación de de León se formó en el Centro Latinoamericano de Economía Humana (CLAEH) donde cursó entre 1981 y 1982 un "Grado en Sociología del Desarrollo", un curso que no equivaldría a una licenciatura según los parámetros actuales por las formalidades académicas.
Continuó sus estudios en 1983 y 1984 en un "posgrado" que ofrecía el Centro de Estudios e Informaciones del Uruguay (Ciesu) en acuerdo con Flacso (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales).

Así completó cuatro años de estudios en la materia. El Observador pudo constatar este hecho accediendo a la documentación que comprueba esos estudios. También cursó una maestría en Sociología en el Instituto Universitario de Investigaciones de Río de Janeiro pero no obtuvo el título ya que nunca entregó su trabajo final de tesis.

Después de la dictadura y a instancias de Alfredo Errandonea y Carlos Filgueiras se intentó que la Udelar reconociera "de hecho" la formación de quienes habían pasado por el proceso recién descripto por "competencia notoria".

Por eso con esta formación pero "sin título homologado", de León fue docente de Ciencias Sociales de la Udelar y ganó concursos de grado 3 para Teoría Sociológica de la licenciatura. Entre 1997 y 1999 fue presidente y fundador del Colegio de Sociólogos y su idoneidad fue reconocida por varios de sus colegas consultados por El Observador.

Sin embargo, de León afirmó que nunca "homologó" su título en la Udelar (aunque curiosamente su nombre aparece en el padrón de votantes de la universidad como egresado en las Facultades de Derecho y Ciencias Sociales).

En virtud de lo que figura en el padrón, El Observador consultó al decanato de Ciencias Sociales si había registros que permitieran afirmar que de León es egresado de esa casa de estudios pero la ley imposibilita dar ese tipo de información personal, contestaron.
En este momento de León está en el proceso de "homologación" de su título en una universidad privada para el cual está escribiendo una memoria de grado que ya tiene más de 400 páginas.

El ingreso a la OPP

Un segundo aspecto dudoso del caso refiere a la poca claridad con la que de León ingresó a trabajar en el Estado. Su vinculación se da el 28 de agosto de 2008 cuando Fernando Filgueiras llegó a lo que se llamaba el Comité Ejecutivo para la Reforma del Estado y que luego pasó a ser el Área de Gestión y Evaluación del Estado (AGEV). De León ingresó con un contrato del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) como "profesional del área social con experiencia en investigación social", según la oficina de Recursos Humanos de la OPP.

Entre enero de 2009 y enero de 2011 "se renovó" la misma contratación del PNUD como profesional del área social. En abril de 2011 el gobierno de José Mujica aprobó los contratos de derecho público (modalidad que ya no existe) para regularizar a todos quienes se encontrasen en diversas formas contractuales. El 3 de abril le hicieron un contrato a de León –y a 199 personas más, de las cuales 125 eran de la AGEV- por tres años y pasó a percibir $57.429.

En 2014 la administración de Gabriel Frugoni en OPP resolvió hacer un llamado para que todos los que estuvieran bajo la modalidad de contrato de Derecho Público concursaran para ser presupuestados. Pero de León decidió no presentarse porque dijo que no estaba "seguro de querer ser un presupuestado" y porque de ingresar en esa condición sufriría una disminución salarial considerable. De León afirmó que le dieron la posibilidad de elegir.

Una resolución del 13 de mayo de 2014 le renovó el contrato temporal de derecho público hasta el 31 de diciembre de 2015 pero con un sueldo "tipo profesional nivel I" de $72.744,22.

En 2015 asumió la administración de Álvaro García en OPP y puso en la secretaría técnica a de León, quien venía con contrato en la modalidad anterior. Sin embargo, una resolución del 11 de abril de 2016 firmada por el presidente de la República –que hasta ayer no estaba publicada en el portal de Presidencia- resolvió contratar bajo "la modalidad de provisariato" a De León en el escalafón A grado 4, equivalente a un cargo profesional, por el que pasó a percibir $86.187.

Quienes estaban en este régimen debían concursar para ingresar como funcionarios presupuestados. De León y la OPP afirman que De León concursó y logró ingresar a la administración pero que renunció antes que eso se cristalizara. De León afirma que no recuerda en qué momento concursó pero dice que aprendió muchas cuestiones "jurídicas" acerca del Estado.

La OPP se negó a brindarle evidencia a El Observador de que De León efectivamente concursó y los jerarcas de la dependencia tampoco quisieron hacer comentarios sobre los dos particulares: la forma de ingreso de De León y las circunstancias de la renuncia. Álvaro García alegó estar de licencia y el subdirector, Martín Dibarboure, le restó importancia al tema.


Populares de la sección

Acerca del autor