El Ejecutivo impulsa plan para hacer obras de caminería rural

La ciudadanía  tendrá un rol protagónico para orientar en la jerarquización de las necesidades.
En mayo de 2016, el presidente Tabaré Vázquez se reunió con todos los intendentes y se comprometió a avanzar en un plan nacional de caminería que pudiera brindar soluciones a los serios problemas que existen en varios departamentos.

Parte de ese compromiso se comenzará a concretar hoy cuando se formalice un acuerdo de cooperación técnica entre la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para trabajar en el diseño de diecinueve programas de caminería.

El director de la OPP, Álvaro García, dijo a El Observador que hasta el momento el problema de la caminería rural no era "relevante" y que los intendentes iban solucionando sus problemas locales en la medida de sus posibilidades.

Sin embargo, el incremento del uso de caminos rurales en todo el país hizo que se requirieran nuevas soluciones como parte de un esfuerzo combinado. "Pasó a ser un tema bien relevante", dijo el jerarca.

La administración central pasará a tener ahora un mayor involucramiento en un tema que sigue siendo competencia de los gobiernos departamentales.

García explicó que se harán estudios en cada uno de los departamentos para conocer la especificidad de cada caso. El objetivo fundamental es poder invertir mejor de lo que se hizo hasta ahora. Los estudios comprometen, en primer lugar, el relevamiento de caminos existentes y, en segundo, la jerarquización de los caminos de acuerdo a su importancia y función.

García señaló que para realizar éstas tareas será muy importante la contribución y participación de la ciudadanía. "La gente es muy importante a la hora de orientar las necesidades", afirmó el director de la OPP quien dijo que durante los sucesivos Consejos de Ministros abiertos en el interior el gobierno recibió información relevante.

En éste proceso también será relevante determinar qué tipo de intervención corresponde a ese camino que podrá presentar variantes en función de las nuevas tecnologías existentes.

Esta cooperación técnica implicará un préstamo no reembolsable del BID por un monto de US$ 400.000 dólares y contará con asesoramiento especializado durante la preparación de los programas. Por su parte, el estado hará una contribución de US$ 316.000.

Durante el quinquenio el Ejecutivo y las intendencias destinarán US$ 230 millones para este tipo de obras viales, una cifra récord para obras de caminería rural. El director de la OPP dijo que es posible que las necesidades sean mayores pero que, por lo menos, éste paso constituye un avance significativo.

Populares de la sección