El Ejecutivo pidió baja adicional del gasto a UTE del 3% para 2017

Gobierno envió instructivos con nuevos ajustes para los presupuestos de los entes estatales
Luego que el Poder Ejecutivo cerrara una negociación con su fuerza política para aprobar un ajuste fiscal de US$ 460 millones para la próxima Rendición de Cuentas con el objetivo de corregir la trayectoria del déficit fiscal, ahora el gobierno se focaliza en la reducción de los gastos en las empresas públicas para sus presupuestos del ejercicio 2017 que deberán culminar antes del próximo 31 de julio. Según supo El Observador, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) –en conjunto con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF)– ya envió los instructivos para que cada empresa "haga sus deberes" al respecto.

Concretamente en el caso de UTE, según revelaron fuentes oficiales, el Ejecutivo "profundizó" su política de reducción de gastos. Al ente energético estatal se le pidió que reduzca en 3% su gasto respecto al presupuesto que presentó para el ejercicio 2016. Este rubro ataca a los "gastos gestionables", donde hay una amplia gama de ítems como erogaciones por contratos con empresas tercerizadas o servicios de limpieza y vigilancia. Asimismo, se ratifica el anuncio que realizó el ministro de Economía, Danilo Astori, de que por cada tres vacantes de personal puedan ingresar dos.
También quedó por "escrito" que UTE debe alcanzar un superávit adicional de US$ 40 millones al cierre del próximo ejercicio.

Este aporte estaba incluido en la meta que el equipo económico había fijado a principios de 2015 para que las empresas públicas transfieran en el período US$ 440 millones más de lo que lo hicieron durante la pasada administración de gobierno.

Los mayores esfuerzos los tendrá que realizar UTE (US$ 160 millones), seguido por ANTEL y ANCAP con US$ 120 millones cada una. El año pasado, en una reunión que mantuvieron el presidente de la República, Tabaré Vázquez; el director de OPP, Álvaro García, y Astori, con los titulares de ANTEL, UTE, ANCAP, OSE y ANP, se ratificó el compromiso de reducir el gasto de las empresas del Estado. En esa instancia, se ordenó el recorte de 20% en las horas extras, no completar el 25% de las nuevas vacantes y reducir la publicidad en las empresas monopólicas.

En el caso de las inversiones para 2017, las fuentes aseguraron que "no hubo cambios" respecto a los topes de ejecución que marcaron la OPP y el MEF el año pasado. Así, cada empresa estatal no puede desembolsar por ese concepto más del promedio anual de la última década. En el caso de UTE, puede invertir un tope de US$ 250 millones por año de acuerdo al criterio de Economía, lo que equivale a US$ 1.250 millones entre 2016 y 2020. El plan original que había elevado el ente energético estaba bastante distante de esa cifra. UTE consideraba que su inversión debería llegar a los US$ 2.300 millones.

Finalmente, luego de una negociación, se definió que parte de la inversión que deba desarrollar el ente –como líneas de transmisión durante este quinquenio– se canalice con capitales privados a través de proyectos PPP. Además, en lo que respecta a la ejecución de inversiones, los entes ahora contarán con un seguimiento más estricto de la OPP por medio del Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP). Eso implica que cualquier inversión de porte deba estar acompañada de un detallado informe económico-financiero para que ese organismo lo analice y dé la autorización definitiva para que pueda ejecutarse.

¿Ajuste de tarifas?


La ministra de Industria, Carolina Cosse, dijo ayer a la prensa que si bien no está en los planes un ajuste inmediato en las tarifas públicas, esta posibilidad no está descartada. "Constantemente estamos analizando las tarifas de las empresas con (el Ministerio de) Economía. Todavía no le puedo dar novedades en pleno análisis; esperemos que no", se limitó a declarar. Si bien el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, indicó a El Observador el martes que a su juicio no debería existir la "necesidad" de realizar otro ajuste de tarifas en lo que resta de este año, el tema no está cerrado. Las fuentes indicaron a El Observador que en la medida en que el resultado de las cuentas públicas no mejore como espera el equipo económico, o la empresa no pueda cumplir con su meta de elevar su superávit primario, "incrementar las tarifas (de UTE) en algún punto" era una las soluciones probables.

US$ 1.952 Millones. Entre 2010 y 2014, UTE realizó aportes por impuestos y transferencias al gobierno por US$ 1.952 millones, incluyendo los US$ 463,2 millones que volcó al fondo de estabilización de tarifas.