El Ejecutivo rechazó el convenio salarial del comercio minorista

Los ajustes no respetaron los lineamientos oficiales que fijó el gobierno
El comercio minorista de la alimentación cerró ayer la renovación de su convenio colectivo, que involucra a alrededor de 100 mil trabajadores y que está vigente hasta mediados de 2018. El acuerdo salió por votación y, a diferencia de lo que ocurre comúnmente, los trabajadores y empresarios lo hicieron en conjunto dejando en minoría al gobierno.

El centro de las diferencias radicó en la aplicación de los lineamientos dados por el Poder Ejecutivo para la negociación. El grupo tomó como base la franja intermedia de ajustes que establece aumentos nominales anuales de 8,5%; 7,5% y 7%, y los incrementos adicionales propuestos para los salarios sumergidos que el gobierno entiende son aquellos inferiores a $ 14 mil. Así para los salarios de entre $ 10 mil y $ 12 mil nominales se proponía un aumento adicional de 3,5% anual y para los que van desde $ 12 mil a $14.000 un 2,5% anual, lo que al final del convenio representaría un aumento total agregado de 10,3% y 7,7%, respectivamente.

En acuerdo con el sindicato, se decidió aplicar un ajuste de 3% anual a todo el escalafón de trabajadores sin hacer diferencias, para que se mantenga la pirámide salarial. "Tenemos la obligación de que haya cierta distancia en la pirámide salarial de las categorías de las empresas. Si le dábamos a unos 3,5% durante los tres años y a otros nada porque no eran salarios deprimidos llegaba un momento en que se juntan las categorías. Quizás un cadete iba a ganar más que un vendedor. Si le toca a uno le toca a todos", dijo a El Observador, el gerente de Relaciones Institucionales de Cambadu, José Luis González.

Tanto Cambadu como el sindicato interpretan que el convenio está sujeto a los lineamientos, pero no así el Poder Ejecutivo que pretendía una adhesión más "estricta", y por eso no acompaña el acuerdo, según se explicó. Los trabajadores tendrán un ajuste retroactivo a julio de 8,6% y otro similar en enero. Luego habrá aumentos de alrededor de 5,5% cada seis meses.

El sector abarca a almacenes, autoservicios, pollerías, kioscos, salones, heladerías sin planta de elaboración, fiambrerías, pescaderías y verdulerías, entre otros.

"No entendemos por qué el gobierno se opone al incremento parejo para todas las categorías cuando es un sector donde los salarios están por debajo de $15 mil y en las categorías que se pasan del lineamiento no está el grueso de los trabajadores , dijo a El Observador el dirigente sindical, Gerardo Castro.

Populares de la sección