El ejercicio al aire libre es un arma contra la depresión

La ciencia demuestra que hacer actividad física al aire libre es mejor que en lugares cerrados

Existen numerosos estudios que señalan los beneficios de ejercitarse y, a su vez, también hay pruebas de las bondades de salir al aire libre. Sin embargo no había evidencia certera que relacionara ambas variables. Ahora, una investigación preliminar que será publicada en la revista científica Mental Health and Physical Activity establece que ejercitarse al aire libre trae mejores beneficios que hacerlo adentro.

El estudio se basa en los beneficios del ejercicio a corto plazo tales como la disminución de la depresión que se probó más efectiva cuando la actividad física es realizada en un escenario exterior. Para ello los sujetos del estudio fueron 14 pacientes de un instituto de salud mental que tenían síntomas moderados de depresión.

Durante dos semanas, cada uno de los voluntarios participó en diferentes sesiones, cada una de unos 60 minutos de duración. Anduvieron en bicicleta ergométrica en la sesión de ejercicios interiores y luego tenían una instancia de control en donde debían elegir entre leer o jugar juegos de mesa. Antes, durante y al culminar cada sesión se medía los síntomas de la depresión (como la activación de los afectos emocionales, los cambios tanto negativos como positivos de los estados de ánimo, etc.) a través de una simple encuesta.

A su vez, se realizaba la misma prueba pero haciendo que los pacientes salgan a andar en bicicleta.

Los resultados revelaron que la percepción de los participantes sobre la cantidad de actividad que habían realizado era mayor en el caso de quienes hicieron actividades en exteriores. Esto se relaciona con los tipos de humor que tenía cada grupo. El ejercicio de exteriores cambiaba la activación posterior a la sesión y se observó una excitación solamente en los ejercicios hechos afuera. Finalmente la actividad física hecha al aire libre redujo la sensación de depresión y fatiga en comparación con la sesión de control.

La gente con depresión se puede beneficiar del ejercicio en cualquier situación pero este estudio señala que el beneficio es mayor en caso de la actividad física al aire libre.

Existen varias explicaciones potenciales de este efecto. Una de ellas es la variable contextual que hace que las personas asocien escenas de interior con experiencias poco agradables por lo que neutralizan en cierta medida los efectos del ejercicio. Por otro lado también puede interpretarse del modo contrario: que la naturaleza influye en un mejor estado de ánimo que potencia a la actividad física.