El elogio a la lírica

La soprano francesa Elsa Dreisig abrirá hoy La Escena Vocal
Por Alexander Laluz, especial para El Observador

La soprano francesa Elsa Dreisig tiene 25 años y es una de las figuras de ascendente carrera en el canto lírico a nivel mundial. En muy poco tiempo ha ganado premios en prestigiosos festivales y certámenes como el Queen Sonja de Oslo y el Nuevas Voces de la Fundación Bertelsmann, en Gütersloh. Este año fue reconocida como revelación vocal de la Victoires de la Musique Classique, y el domingo pasado, en la colmada sala del Teatro Degollado de Guadalajara, México, recibió el primer premio en el rubro femenino en el prestigioso concurso Operalia 2016, fundado por Placido Domingo en 1993. Y esta noche, a las 20 horas, Dreisig estará en la acogedora Sala Verdi de Montevideo para abrir la nueva edición del ciclo La Escena Vocal.

Destacada por su técnica y talento interpretativo, la joven soprano revisitará junto al pianista argentino Fernando Pérez un extenso y heterogéneo repertorio bajo el título "Y me siento de maravilla...", que incluirá composiciones de Giacomo Puccini, Richard Strauss, Alban Berg, Franz Schubert, Enrique Granados, Edvard Grieg, Claude Debussy, George Gershwin y Leonard Bernstein entre otros. Una apertura única para un ciclo que lleva cinco años de actividad ininterrumpida y que devino marca distintiva de la lírica local.

El quinquenio


No sólo de gestores vivirá el arte. Pero la realidad, esa noción (o entidad, o palabra) que Nabokov aconsejaba escribir entre comillas, parece empeñarse en lo contrario: confinar la creación a la custodia de los administrativos que ahora lucen un aspecto "culturosamente" desacartonado; ellos deciden, ellos definen: el proyecto artístico tiene que ser viable y cumplir con el papeleo burocrático. La "realidad" es, no obstante, terca. Y, como en el caso del ciclo La Escena Vocal (y hay otros, como el histórico Núcleo Música Nueva, por ejemplo), las ideas, las buenas ideas, a veces logran jugar mejores cartas. Los resultados (los musicales, no los administrativos) se escuchan.

Curado desde sus inicios por María Julia Caamaño, este proyecto lírico ha apostado a enrabar la calidad de las performances con interesantes planteos conceptuales en la concepción de la programación.
Renovando esa apuesta, para esta quinta edición Caamaño aseguró que la condensada grilla, que
incluye ocho conciertos hasta el 6 de agosto, además de varias actividades formativas, tendrá un hilo conductor que, sin ambages, queda claro desde los títulos de cada programa: la celebración festiva de estos cinco años de actividad.

Así, tras la apertura con el recital de Dreisig, el domingo se presentará, en el mismo escenario, la gala "¡A festeggiar!", con la participación de cantantes uruguayos y del exterior y un programa con obras de Handel, Monteverdi, Mozart, Rossini, Massenet, Charpentier, Verdi y otros. El lunes será el turno del estreno local de El bello excéntrico, un homenaje a Erik Satie y a la bohemia parisina de la Belle Époque; una realización escénica y vocal argentina a cargo de Virginia Correa Dupuy, Víctor Torres, Fernanda Morello y la dirección escénica de Eva Halac. "Vaga luna", el título de la conocida aria camerística de Bellini, dará nombre al programa del jueves 4 de agosto, con las actuaciones de la soprano italiana Lavinia Bini y el pianista Fernando Pérez. Y el cierre, el sábado 6, el joven bajo-barítono francés Edwin Crossley-Mercer, que llega por segunda vez a este ciclo, cantará con el acompañamiento de Pérez el fantástico ciclo La bella molinera de Franz Schubert.

Populares de la sección