El embajador venezolano ignoró varias convocatorias de Nin Novoa

El Ejecutivo está "altamente ofendido" y espera que Maduro se retracte
El canciller, Rodolfo Nin Novoa, contestaba una pregunta con el micrófono en la mano cuando la pantalla de su teléfono se iluminó. Miró para abajo y recogió el aparato: "La canciller de Venezuela me está llamando, con el único que habla es conmigo", dijo el jefe de la diplomacia uruguaya entre risas. Y le costó volver a concentrarse.

Era agosto de 2016 y el país caribeño aún no había sido suspendido del Mercosur, aunque ya se empezaba a gestar un movimiento en ese sentido. Pero en ese momento las autoridades del gobierno uruguayo aún le atendían el teléfono a sus pares venezolanos, algo que no sucede en la actualidad.

El gobierno venezolano se queja de tener dificultades para comunicarse con el Ejecutivo uruguayo desde noviembre. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo el 2 de abril en su programa televisivo que intentó hablar sin éxito durante una semana con el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez.

Sin embargo, el Ejecutivo tiene una visión un poco diferente. Nin Novoa dijo ayer en conferencia de prensa que los problemas de comunicación entre las partes no provienen necesariamente de esta parte del continente. Para argumentar dijo que hubo varios casos en los que la cancillería convocó al embajador venezolano en Montevideo, Julio Chirinos, y el diplomático no acudió a la reunión.

"Lo de que el gobierno venezolano quiere hablar con el gobierno uruguayo desde hace mucho tiempo tiene sus matices. En realidad aquí ha sido convocado el embajador venezolano para discutir algunos temas y no ha concurrido. En consecuencia la falta no está en la cancillería uruguaya ni en el gobierno uruguayo. La falta de diálogo no se produce por eso", dijo Nin Novoa.

Ofendido

El canciller también afirmó que el gobierno uruguayo está "altamente ofendido" por las acusaciones del presidente de Venezuela de que el gobierno uruguayo "coordina las posiciones contra Venezuela" con el Departamento de Estado y la embajadora de Estados Unidos en Montevideo.

En este sentido, Nin recordó que aún espera una retractación pública, tal cual fue solicitada por el presidente, Tabaré Vázquez en un comunicado el lunes 3.

"Nosotros tenemos expectativas de que haya una retractación porque pruebas de lo que se dijo no hay, porque no sucedieron esas cosas. El gobierno uruguayo está altamente ofendido por las declaraciones de Maduro", dijo el canciller.

La expresiones de Nin Novoa sobre el hecho llegaron luego de que el canciller recibiera el respaldo público del presidente y del ministro de Economía, Danilo Astori, quien dijo que en Venezuela no hay democracia sino un gobierno "profundamente autoritario".

La ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, tomó distancia de las declaraciones de Astori. "Cuando hacemos una declaración tenemos que ayudar a que, con nuestro ejemplo, los pueblos puedan seguir su rumbo hacia una democracia mejor", dijo Cosse en el programa Quién es Quién. "Cada cual tiene su estilo. yo no tengo un estilo tan confrontativo", acotó la ministra para quien la democracia venezolana tiene "problemas para resolver".

Quien sí se sumó a criticar al mandatario venezolano fue el vicepresidente, Raúl Sendic. "A Maduro se le fue la moto, como dicen los gurises, con estas declaraciones donde involucra al gobierno de Uruguay en una especie de conspiración que estuvo lejísimos de ser lo que verdaderamente ocurrió", dijo Sendic en el programa Intercambio de M24.

El vicepresidente dijo que hay "enormes dificultades" con la democracia en el país caribeño y afirmó que existen diferencias muy importantes entre lo que era Chávez y lo que es Maduro. "El proceso necesitaba diez años más de Chávez. El liderazgo de él es insustituible. No es lo mismo y no se sustituye fácilmente. Lamentablemente se murió temprano", dijo en la entrevista radial.


Populares de la sección