El extraño "síndrome del hombre lobo" que padecen pocos en el mundo

La familia de una niña de Bangladés intenta recaudar fondos para hallar una solución médica

La familia de una niña de Bangladés de 12 años busca desesperadamente recaudar fondos para hallar una solución médica a su exceso de vello, una rara afección conocida como el "síndrome del hombre lobo".

"Nació cubierta de pelo. Pensamos que desaparecería a medida que ella creciera" cuenta la madre de Bithi Akhtar, Beauty Begum.

La joven sufre del síndrome de Byars-Jurkiewicz, además de una complicación conocida como hipertricosis. A causa del síndrome, las encías de Akhtar se han hinchado hasta recubrir sus dientes, y sus pechos han crecido exageradamente, hasta totalizar casi la mitad de sus 38 kilos de peso, lo que le impide permanecer de pie e ir a la escuela.

"Pensamos que era la voluntad de Dios haber nacido así. Pero ya no puedo seguir viendo a mi hija padecer de esta forma" explicó su madre a la AFP.

Según el doctor de la chica, solo cuatro o cinco personas en el mundo sufren esa misma condición. "El síndrome de Byars-Jurkiewicz crea desórdenes faciogenitales masivos y un desarrollo exagerado de los pechos tras la pubertad, y eso es lo que le ha sucedio a la niña" explicó Fakhrul Alam, doctor de la universidad Bangabandhu Sheikh Mujib.

Según el doctor, la situación de Akhtar mejoraría enormemente con cirugía, pero el coste es muy elevado y la familia ha decidido hacer público el caso de su hija para recaudar fondos.

Los doctores planean llevar a cabo una reducción de pechos, de sus encías y una terapia hormonal para controlar su pilosidad. "Somos muy optimistas, pensamos que la niña podría recuperar una vida normal después de todo el procedimiento" dijo Alam.

La universidad Bangabandhu Sheikh Mujib cubre parte del tratamiento de Akhtar, pero su padre, un conductor de mototaxi, dice que no puede cubrir el resto. "Tuve que gastar más de 80.000 taka (1.025 dólares) para comprar medicinas, y buena parte de ello fue un préstamo bancario. No me queda nada para el tratamiento" dijo Abdul Razzak.

Los padres de la niña esperan lograr el mismo impacto que el caso del joven bangladesí de 26 años que logró los fondos necesarios para el tratamiento quirúrgico de sus manos, recubiertas por enormes verrugas.

Akhtar pasa la mayor parte de su tiempo en el hospital, pero es optimista de cara al futuro. "Quiero volver a la escuela" dijo a la AFP. "Cuando sea mayor quiero ser doctora".


Populares de la sección