El FA arranca un año de reformas, debates y cuentas pendientes

Deberá crear una nueva estrategia ante la pérdida de la mayoría
Aunque el feriado de hoy lunes prolongó el letargo de una típica Semana Santa con el Parlamento cerrado y sin reuniones políticas formales, el Frente Amplio enfrenta en su horizonte distintas cuentas pendientes que deberá resolver en los próximos meses, algunas de ellas que incluso se arrastran desde el año pasado.

La continuación del Congreso ideológico que quedó sin terminar el año pasado, un Plenario Nacional para definir la futura estrategia política, un debate sobre reforma constitucional, los cambios al Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas - conocido como caja militar-, la Rendición de Cuentas y, en ese marco, el análisis de eventuales cambios tributarios, son algunos de los temas que el oficialismo deberá zanjar más temprano que tarde.

En materia parlamentaria también hay otras iniciativas que vienen postergadas de la legislatura anterior como el nuevo Código Penal, y otras que ganaron fuerza en el último tiempo como la ley integral contra la violencia de género.

Además de los distintos temas que pueden abrir focos de debate internos, el oficialismo deberá consolidar una estrategia para pararse ante el nuevo mapa político parlamentario, tras quedar sin mayoría en diputados después de que el legislador Gonzalo Mujica abandonara el año pasado la coalición de izquierdas.

Sobre este punto, el secretario político del Frente Amplio, Gonzalo Reboledo, declaró a El Observador: "Sin duda que hay un cambio en las reglas de juego. El Frente Amplio gana una elección teniendo mayoría parlamentaria y hoy ya no la tiene. Eso obviamente te obliga a repensarte como partido y sobre cuál es la estrategia a desarrollar para lograr la aprobación de las leyes que vos te comprometiste con la ciudadanía que ibas a llevar adelante. El Presupuesto es un desafío importante".

Estructura

Por otra parte, el Congreso del Frente Amplio deberá resolver el 6 de mayo un documento sobre "principios y valores" que permita amalgamar a los variopintos sectores de la izquierda. La reunión pasó a cuarto intermedio en noviembre de 2016 y ahora un grupo de dirigentes busca alinear unas 200 mociones que aquel día fueron presentadas para modificar un documento de 24 páginas.
El texto, por su característica y por la diversidad ideológica dentro de la coalición de izquierdas, será de corte generalista.

Una vez superada la instancia del Congreso ideológico, el Plenario Nacional del Frente Amplio deberá resolver otro documento, pero enfocado en la estrategia política hacia 2019. Ese texto fue presentado el viernes 7 ante la Mesa Política y habrá un mes de plazo para su discusión orgánica.

El Plenario también tiene en su orden del día debatir cuál será el camino que elegirá el Frente Amplio para impulsar la prometida reforma constitucional de la que sus dirigentes hablan desde, al menos, el último debate programático de 2013.

A nivel de gestión, si bien toda la izquierda está alineada en uno de los principales proyectos del Poder Ejecutivo como es lograr la instalación una nueva planta de la pastera UPM, otro de los temas relevantes para el gobierno y sobre los que hay divisiones en el oficialismo es la reforma de la caja militar.

El ministro de Economía, Danilo Astori, impulsa cambios en el sistema de retiro de uniformados para reducir el déficit anual de US$450 millones de dólares de la caja militar pero encuentra resistencias en el Ministerio de Defensa y en el Movimiento de Participación Popular (MPP).

Y en medio de estos debates, el gobierno prepara la próxima Rendición de Cuentas. Con un espacio fiscal acotado, el Poder Ejecutivo y la fuerza política deberán manejar las tensiones entre quienes exigen alcanzar un presupuesto educativo equivalente al 6% del Producto Interno Bruto y también promueven un paquete impositivo que cargue más a empresarios y personas con herencias cuantiosas.


Populares de la sección