El FA enfrenta divisiones en cuatro departamentos

Las rupturas se suman a la dificultad para conseguir el voto 50 en la próxima Rendición de Cuentas
Además de enfrentar dificultades para conseguir el voto 50 de cara a la próxima Rendición de Cuentas tras perder la mayoría parlamentaria, y de las disputas entre grupos de alcance nacional por los planes presupuestales, al Frente Amplio le surgieron un conjunto de focos de tensión interna en distintos departamentos que amenazan con erosionar el avance electoral logrado en el interior del país durante las últimas elecciones.

Distintos problemas locales, que van desde acusaciones de votar con otros partidos a cambio de cargos a un pacto electoral con los Sanabria en Maldonado, quebraron la unidad de la izquierda en Maldonado, Colonia y Rivera. Además, por la suba del boleto, apareció otra grieta en Montevideo.

Todos estos focos de tensión son seguidos de cerca por la Presidencia del Frente Amplio. El presidente del partido de gobierno, Javier Miranda, hizo mención a algunas diferencias en la reunión del Secretariado Ejecutivo del lunes 13 y advirtió que debe elaborarse una estrategia para recuperar la armonía.

La coalición de izquierdas perdió dos ediles en Rivera que ahora votan junto al gobernante Partido Colorado y el Plenario Nacional del Frente Amplio deberá resolver en mayo si los expulsa de la fuerza política.

En tanto, en Colonia los curules frenteamplistas votaron divididos un impuesto al alumbrado público promovido por la administración nacionalista y ahora debaten cómo pararse ante un eventual referéndum contra ese tributo.

En Maldonado, la histórica lucha entre los dos principales referentes del departamento, el exintendente Óscar De los Santos y el diputado Darío Pérez, se apresta a aterrizar en la Comisión de Ética del Frente Amplio tras nuevas diferencias que esta vez tuvieron como fondo el caso Sanabria y las maniobras del Cambio Nelson. Y Montevideo no se quedó atrás.

El MPP salió a marcarle la cancha al intendente Daniel Martínez y le reclamó por el aumento del boleto.

Con varios frentes abiertos, son los propios dirigentes de la izquierda quienes aluden a la unidad como herramienta para pasar el temporal que azota envarios puntos del territorio.

Guerra por cargos

Rivera
Al inicio del período de gobierno, el Frente Amplio tenía seis ediles en la Junta Departamental de Rivera. Tres de la Lista 711, el grupo liderado por el vicepresidente Raúl Sendic, uno del Partido Socialista (PS), otro del Espacio 609 y el restante de la Alianza Progresista.

Pero Mary Coitiño (PS) y Lucio Branca (Alianza Progresista) fueron expulsados de la bancada oficialista por decisión de la Mesa Política del Frente Amplio de Rivera luego de votar junto al gobernante Partido Colorado el presupuesto quinquenal y, según afirmó el diputado frenteamplista por Rivera, Saúl Aristimuño (Lista 711), otras normas como un aumento salarial de $60 mil al secretario general de la Junta Departamental riverense.

Los curules son acusados por sus excompañeros de cambiar sus votos por cargos. "La Mesa Política de Rivera tomó una resolución por unanimidad con dos ediles, los cuales venían negociando con el Partido Colorado la posibilidad de algunos puestos de trabajo para gente de estos sectores", dijo Aristimuño a El Observador.

"Estos ediles desafiaron las resoluciones de la Mesa Política creando un desconcierto que lo vivimos a nivel general y eso nos afectó políticamente de forma muy importante. Teníamos que dar una respuesta al desconcierto de la militancia frenteamplista", agregó sobre la expulsión de la orgánica departamental.

Aristimuño afirmó que Coitiño asumió un cargo rentado en el que percibe unos $50 mil en la Junta Departamental y dejó su banca a un suplente, Asimismo, sistiene que Branca "colocó a uno de sus suplentes como funcionario municipal".

La dirección del Frente Amplio en Rivera pidió a mediados de 2016 la expulsión de esos dirigentes de la fuerza política. Reiteraron el reclamo en febrero y el tema deberá resolverlo el próximo Plenario Nacional de la izquierda a fines de mayo.

Un cruce de años

De los Santos

En Maldonado, el Frente Amplio atraviesa una nueva crisis por diferencias entre sus dos principales dirigentes, que quedaron enfrentados en medio del caso que investiga el Cambio Nelson.

La Alianza Progresista del exintendente, Óscar De los Santos (2005-2015), planea reclamar que la Comisión de Ética del Frente Amplio analice los dichos de dirigentes de la Liga Federal encabezada por Darío Pérez que sugirieron que en 2005 el líder aliancista realizó un acuerdo electoral con el fallecido dirigente colorado Wilson Sanabria para ganar las elecciones departamentales.

Esos comicios los ganó el Frente Amplio tras una disputada interna en la izquierda. En el marco del caso que investiga las maniobras del Cambio Nelson, el edil de la Liga Federal, Andrés De León, señaló que hubo una "corrida de votos" desde el Partido Colorado al sector de De los Santos.

El fallecido Wilson Sanabria es el padre de Francisco Sanabria, quien heredó una fortuna y varios negocios, entre ellos el Cambio Nelson, y ahora está prófugo por haber emitido cheques sin fondos y apropiarse miles de dólares. De los Santos pidió "fraternidad", negó las acusaciones, y su sector ahora planea presentar el caso ante la Comisión de Ética del Frente Amplio.

Impuesto divisionista

La bancada del Frente Amplio en la Junta Departamental de Colonia se dividió en diciembre de 2016 cuando ocho de los 12 curules votaron a favor de un impuesto al alumbrado público, que antes se aplicaba como tasa.

Estuvieron a favor tres legisladores departamentales del Partido Socialista, dos del Espacio 609, dos de la Alianza Progresista y uno de Asamblea Uruguay. En tanto, se opusieron el representante de la Lista 711, el del Partido Comunista, uno de la Alianza Progresista y otro de la agrupación local 8001.

Tras la votación, distintos dirigentes locales de todos los partidos juntaron firmas para hacer un referéndum en contra del impuesto y alcanzaron la cantidad de adhesiones necesarias para la convocatoria, que deberá ser aprobada o rechazada el miércoles próximo por la Corte Electoral.

El tema sigue dividiendo al Frente Amplio, que en una reunión del Plenario Departamental de Colonia el 11 de marzo resolvió esperar si la Corte Electoral habilita el referéndum para luego resolver si lo apoya o no.

El origen del problema estuvo en que, de pique, los ediles se cortaron solos. Así lo afirmó en diálogo con El Observador la diputada del MPP, Mercedes Santalla, quien admitió que los representantes locales de su sector no consultaron la decisión con la orgánica partidaria para acompañar al gobierno nacionalista de Carlos Moreira.

"No hubo consultas. Solamente se hablaron entre los ediles del Frente y nada más. Eso yo lo critico porque las cosas tienen que pasar por la fuerza política y tienen que ser discutidas. Los ediles no son entes autónomos.

Los ediles se deben a la fuerza política y más en una discusión de un tema como este que iba a generar muchos problemas. Además con los votos del oficialismo ya aprobaban este impuesto", dijo Santalla. En Colonia los dirigentes reconocen que deben trabajar en recuperar la unidad de acción para no perder terreno electoral.

Críticas por el boleto

Daniel Martínez

En Montevideo, el desencadenante de los cruces en el Frente Amplio fue el último aumento del boleto de transporte público de $30 a $33. Aunque en campaña el ahora intendente Daniel Martínez prometió que el precio bajaría, desde que asumió solo hubo incrementos. En los últimos dos años el viaje común subió un 37,5%.

Ante el último incremento que rige desde este mes, el MPP reaccionó con una declaración pública y advirtió "con profunda preocupación" que los incrementos afectan a los sectores pobres y a los trabajadores.

"No podemos reducir este problema sólo a los salarios ya que los intereses particulares y privados están en contradicción con el interés público de tener otro sistema de movilidad en Montevideo", sostuvo una declaración emitida el 9 de marzo.

En la nota remarcaron que hay recorridos de ómnibus de "una ciudad de hace 30 años" y exigieron discutir una reforma de la paramétrica que compone el precio del pasaje. Esa fue otra promesa de campaña.

Además de la declaración pública, el incremento del boleto comenzó a ser tratado en la orgánica del FA hace una semana cuando fue debatido el lunes 13 de marzo en la Mesa Política Departamental de Montevideo.




Populares de la sección

Acerca del autor