El FA está paralizado por cambios en ANCAP y se apresta a debatir

Los relevos en el ente petrolero y las versiones oficiales contradictorias
La reunión de la Mesa Política del Frente Amplio de ayer fue catalogada por sus participantes como una "fiesta de familia" dado que ese día se cumplieron 45 años de la fundación de la coalición de izquierda.

Por eso solo hubo palabras acerca del pasado de esa fuerzas política, de la necesidad de afianzar los cambios logros desde el gobierno y de estimular la militancia. En rigor, en las horas previas al encuentro los distintos sectores del FA habían acordado no tocar durante el encuentro ningún tema de la agenda política y mucho menos aquellos polémicos.

Sin embargo, en el día de su aniversario la izquierda no pudo escapar a la polémica generada un día antes por la remoción del directorio de ANCAP e, informalmente, varios dirigentes comentaron, dentro de la sede del FA, su extrañeza ante la repentina renuncia de los jerarcas del ente petrolero.
Incluso, el dirigente del Partido por la Victoria del Pueblo Carlos Coitiño dijo a El Observador que el próximo viernes pedirá informes al respecto ante la Mesa Política ya que las versiones que se han publicado en la prensa no coinciden y no ha habido una comunicación oficial al respecto.

Además, fuentes del Partido Socialista señalaron que en las últimas horas hubo contactos entre varios dirigentes del FA en los que la sensación en común fue la "incertidumbre".

Desde el gobierno, de hecho, han dado razones de sobre para alimentar esa confusión para quienes no estuvieron en medio de las decisiones. Basta repasar los hechos y las versiones dadas por protagonistas y voceros oficiales para advertir el entrevero propio de una comedia de enredos.
El gobierno pretendía remover a todos los directores oficialistas de la compañía a fin de mes, una vez terminada la labor de la comisión investigadora parlamentaria.

Pero la filtración a Búsqueda de esa información publicada el jueves 4 -que el presidente Tabaré Vázquez había compartido con el ministro Danilo Astori y el expresidente José Mujica- precipitó todo.
En la tarde del jueves los cuatro jerarcas salientes fueron citados al Ministerio de Industria pero solo fueron dos. El presidente José Coya -perteneciente a la 711 del vicepresidente Raúl Sendic- se resistió a ser removido y presentó renuncia una hora más tarde en la Torre Ejecutiva, pese a que en la mañana había declarado en Radio Rural que no pensaba dimitir. Ruben Barboza, el vicepresidente del ente, no fue porque estaba en el exterior.

Pero la situación no quedó clara. La ministra de Industria, Carolina Cosse, dijo ayer en Océano FM que no se le aceptará la renuncia a Coya para que siga en el cargo hasta terminada la "transición". En caso de que el presidente de ANCAP y los otros tres directores no acepten seguir por este mes en el cargo, no queda claro quién asumirá interinamente la gestión. El único director que queda en funciones es el nacionalista Diego Labat. Generalmente, en transiciones de este tipo, lo que se hace es designar de manera interina a directores de otros entes para que cumplan las funciones administrativas.
Canal 4 abordó ayer a Juan Gómez, uno de los directores relevados, y respondió: "Yo no presenté renuncia y vamos a seguir trabajando".

Fundamentos
A la salida del encuentro de ayer de la Mesa Política del Frente Amplio algunos dirigentes, abordados por los periodistas, tuvieron que referirse al espinoso asunto sin, según dijeron, conocer demasiado acerca de lo que había sucedido. Es así que la senadora del MPP, Lucía Topolansky, eludió valorar la decisión del presidente Vázquez.

"Estaba durmiendo y me llamó una colega de ustedes para pasarme la noticia. Yo no tengo los fundamentos sobre qué fue lo que movió al presidente, sobre qué fue lo que movió al directorio de ANCAP y entonces tengo que ser delicada. Mi opinión personal es secundaria. Cuando hay nombres en la vuelta hay que tener cuidado. Todos tenemos conocidos, hay compañeros que llevaban años en la empresa... uno tiene que contemplar todas esas cosas", dijo la esposa del expresidente Mujica.
En tanto, el senador de la lista 711, Marcos Otheguy, dijo ayer en El Observador TV que su sector no comparte la decisión de Vázquez de pedir la renuncia al directorio de ANCAP.

"Respaldamos al presidente pero no compartimos la decisión", declaró el senador quien cree que hubiese sido más oportuno "esperar a cerrar la etapa de discutir sobre el pasado de la empresa" y, una vez cerrada, sí concentrarse en la discusión sobre su futuro.

Uno de los que está más conforme con la decisión de Vázquez es el senador Rafael Michelini (Frente Líber Seregni) quien había reclamado la remoción del directorio de ANCAP. Ayer aprovechó para pedir, además, la renuncia del director nacionalista, Diego Labat. "Hay que empezar de cero", dijo.
El 17 de febrero se tratará en el Senado el informe de la Comisión Investigadora que indaga la gestión de ANCAP, particularmente durante los años en los que la encabezó Sendic. Las pérdidas de la empresa generada en esos años llevó al gobierno de Vázquez a capitalizarla con US$ 622 millones de dólares. l


Populares de la sección