El FA quiere dar participación a los sectores más chicos

Son los que más se han rebelado en Diputados
Una vez asumido el hecho de que, hasta el final del período de gobierno de Tabaré Vázquez, el Frente Amplio (FA) deberá andar penando para conseguir el voto 50 que perdió en la Cámara de Diputados, los legisladores de la izquierda quieren evitar que vuelva a ocurrir un hecho parecido al que involucró a Gonzalo Mujica.

Ese diputado desertó de la coalición luego de varios enfrentamientos internos que en su caso motivaron la ruptura definitiva con el partido por el que fue electo. Pero hubo otros diputados frentistas, especialmente de aquellos sectores que no tienen representación en el Senado, que también han manifestado su rebeldía, sin llegar a romper con sus compañeros. Es en esos legisladores, mayormente, en quienes se piensa dentro de la izquierda cuando se plantea mejorar sustancialmente la coordinación que existe entre el Poder Ejecutivo, los senadores y los diputados.

Durante la reunión que mantuvo el lunes 5, la bancada de diputados del FA coincidió en la necesidad de "abrir el juego" para que todos los sectores de la coalición tengan espacio y tiempo cuando llega el momento de analizar una iniciativa llegada del Poder Ejecutivo. En el transcurso de esta administración los diputados pertenecientes a la Liga Federal –Darío Pérez y Sergio Mier– votaron en contra de artículos de la Rendición de Cuentas y, junto al diputado del PVP, Luis Puig, y del Partido Comunista (PCU), Gerardo Núñez, tuvieron en vilo hasta último momento la aprobación del Presupuesto.

En el Frente se valora la posibilidad de darles a la Liga Federal, al PVP y al IR la participación de la que hoy carecen en el Secretariado Ejecutivo del FA. Es una forma de intentar que se sientan más involucrados con el gobierno cuando haya que tomar decisiones. Tradicionalmente, en ese órgano de conducción estaban presentes solos los grupos con representación en el Senado. Pero después ingresaron integrantes de, por ejemplo, la Vertiente Artiguista, que no tiene un solo legislador.

El próximo año, el FA deberá afrontar, entre otras cosas, la aprobación de un nuevo Presupuesto y deberá salir a negociar con sectores de otros partidos para lo cual necesita más tiempo. Este y otros temas serán evaluados el jueves 15 en la reunión de la Mesa de la Agrupación de Gobierno del FA que está integrada por el presidente de la República y sus ministros, los legisladores, el presidente, vicepresidentes y secretario político del FA, y los intendentes.

El secretario político de la presidencia del FA, Gonzalo Reboledo, dijo a El Observador que muchos proyectos que nacen en el Ejecutivo "van a necesitar un tiempo que antes no se necesitaba y se tendrá que llegar a acuerdos que antes no eran necesarios". El FA también tiene por delante la organización del Congreso que se realizará en marzo y el Plenario Nacional que funcionará en la primera semana de abril.

El Congreso es la continuación del realizado el domingo 27 que trazó las grandes líneas ideológicas de la coalición de izquierda y sentó las bases de una eventual reforma de la Constitución. Este último asunto es el que será abordado en exclusividad por el Plenario. Se espera que en todos estos asuntos participe activamente el presidente del FA, Javier Miranda, quien, según comentan sus allegados, por estos días tiene una agenda muy cargada.

Populares de la sección