El FA se compró un problema y ahora busca la mejor salida

La eliminación de los beneficios a universidades aterrizó en el Senado
Vamos a estudiar esa propuesta, la vamos a estudiar", dijo el presidente Tabaré Vázquez ayer luego de la reunión del Consejo de Ministros en una muy escueta referencia a una tema que, según parece, va para largo.

El presidente se refirió con esa brevedad a la polémica propuesta incluida en la Rendición de Cuentas, y ya votada en la Cámara de Diputados, que promueve eliminar los beneficios fiscales a las donaciones que las empresas realicen a las universidades privadas.
Más allá de lo que haga o deje de hacer el presidente Vázquez, desde el Frente Amplio ya advierten que con esa iniciativa la izquierda se ha comprado un problema y no está muy claro cómo va a salir del brete.

Ayer tras la reunión de la bancada de senadores del FA, Rafael Michelini (Frente Líber Seregni) dijo que es partidario de sacar ese asunto de la Rendición de Cuentas para enviarlo a una comisión que lo estudie con mayor detenimiento.

En tanto, desde el Movimiento de Participación Popular (MPP)se considera que, lejos de retroceder, el oficialismo debe profundizar en la iniciativa lanzada por Macarena Gelman (Ir) que encolumnó tras de sí a todos los diputados de la izquierda.

El senador de ese sector, Ernesto Agazzi ha dicho que quiere quitarle el beneficio "no solo a las universidades privadas, sino también a los colegios, las escuelas y toda institución privada".
En cambio, en el FLS del ministro de Economía, Danilo Astori, no están dispuestos a que se eche por tierra así no más con unas exoneraciones que fueron aprobadas en el primer gobierno del Frente Amplio.

Por otra parte, el presidente electo del FA, Javier Miranda, consideró que la iniciativa de Gelman tiene todas las características de una propuesta extemporánea y destinada a marcar perfil en la interna de la coalición.

"Voy a decir esto y voy a cometer un error porque me van a llevar para ese tema y no quiero discutir pero me da igual. El tema del subsidio a las universidades privadas ¿por qué se larga ahora? ¿está en juego realmente un tema presupuestal de fondo? Yo francamente creo que no. No tengo duda de que haber puesto este tema hoy en la Rendición de Cuentas es extemporáneo, es inoportuno en términos temporales", dijo Miranda en declaraciones a El Espectador.

Miranda –quien en las internas fue respaldado por el FLS y el Partido Socialista- consideró que la discusión sobre las exoneraciones e impuestos en la educación es "valiosísima" pero reiteró que "no era el momento de tirarla".

"Hay que cortar con los perfilismos en el Frente Amplio. No somos un simple conjunto de sectores y de bases. Somos una fuerza política y debemos tener una voz única", agregó Miranda.
Fuentes del FLS coincidieron en señalar que, más allá de la postura final que asuma el sector, la discusión, en esta coyuntura, de la eliminación de las exoneraciones representa un problema para la izquierda.

Cambios

En el régimen vigente, una parte del dinero que reciben las universidades privadas para financiar becas estudiantiles proviene de los recursos que aportan empresas que, a cambio, reciben exoneraciones tributarias del Estado. El cambio introducido por los diputados frenteamplistas provocó el rechazo de los centros de educación privados y le causó sorpresa al ministro Astori.

La senadora Daniela Payssé (FLS) dijo a El Observador que no está dispuesta "a borrar de un plumazo" una ley del gobierno del Frente Amplio "que dio resultados positivos".

En cambio, Agazzi (MPP) se paró en la otra vereda. "Está la universidad pública abierta para todos, no pregunta de qué religión es el estudiante o qué perfil tiene", y si una institución privada tiene una determinada visión, "el Estado no tiene por qué subvencionarla", afirmó. El vicepresidente Raúl Sendic (Lista 711) también apoyó la postura de los diputados frenteamplistas.

Uno de los problemas con los con que se enfrenta la izquierda es que si en el Senado le introducen cambios al artículo votado en la Cámara Baja, la Rendición de Cuentas retornará a manos de los diputados para que rechacen o refrenden lo hecho. Allí no hay posibilidad de desglosar artículos por lo cual la Rendición de Cuentas debe ser aprobada o rechazada en bloque.

Cuando el proyecto fue tratado en Diputados se esperaba un trámite bastante rápido pero surgieron las diferencias en torno al paquete impositivo y al recorte de gastos en la educación. Ahora, es la discusión sobre los subsidios a las universidades privadas la que amenaza enlentecer la aprobación del proyecto y generar nuevas divisiones en la izquierda.


Populares de la sección