El FA se debate entre mandar militares al exterior o dejarlos en los cuarteles

El gobierno acepta estudiar más ofrecimientos de ONU para enviar soldados al exterior, pero hay sectores de la izquierda que presionan para decir que no
La participación de soldados uruguayos en misiones de paz de Naciones Unidas (ONU) es uno de los temas que más radicalizó y dividió la interna del Frente Amplio desde que la izquierda asumió el gobierno en 2005, al punto que las diferencias llevaron incluso a la renuncia de tres diputados en los distintos períodos. Y aunque hoy termina el trabajo de la representación militar uruguaya que está en Haití, la presencia de soldados en el extranjero es algo que seguirá dividiendo al oficialismo.

El tema enfrenta al gobierno a una paradoja. Mientras sectores del Frente Amplio rechazan la permanencia de militares uruguayos en misiones de paz, la tarea en países en crisis humanitaria es el punto que más elogios le genera a Uruguay de parte de la comunidad internacional.

Eso fue, incluso, uno de los puntales que llevó a la administración de Tabaré Vázquez a tener voz y voto en el Consejo de Seguridad de la ONU, el organismo más importante en materia de construcción de la paz global.

"No es una cuestión automática de aceptar lo que sea. Se evalúa el contexto, qué es lo que pretende la ONU, y nosotros creemos que las misiones de paz son un instrumento válido", dijo Menéndez.

Secuelas de Haití

Las tropas uruguayas que estaban en Haití desde 2004, en una misión bajo la jurisdicción de las Naciones Unidas, dejarán de operar en el país caribeño desde hoy, en un conflicto que dejó, también al sur del continente, varios caídos políticos.

En octubre de 2005 el senador comunista Eduardo Lorier se retiró de sala y dejó una rosa sobre su banca para evitar votar la habilitación a la Armada para participar de la Operación Unitas. Pero eso solo fue el principio de la historia.

Dos meses después, el diputado socialista Guillermo Chifflet renunció a su banca cuando le quisieron imponer votar a favor del envío de tropas a Haití. Además, Esteban Pérez del MPP en 2013 y Luis Puig del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) en 2014 también renunciaron a sus bancas en diputados por oponerse a la extensión de la misión uruguaya en el país caribeño.

Finalmente, tras varios reclamos internos en el oficialismo, la Cámara de Diputados resolvió el 28 de diciembre del año pasado mantener la misión en Haití hasta abril. Pero esa extensión, acordaron en la izquierda, sería la última. Aquel día, como en la mayoría de las sesiones en que se discutieron sucesivas prórrogas al operativo, los parlamentarios debatieron sobre si las Fuerzas Armadas estaban ayudando a recomponer una crisis política o si se trataba de una ocupación.

Pese a que la misión en Haití culminará hoy, todavía quedan 1.245 uruguayos en una misión de la ONU en la República Democrática del Congo y otros 40 en la península del Sinaí.

Pese a que la misión en Haití culminará hoy, todavía quedan 1.245 uruguayos en una misión de la ONU en la República Democrática del Congo y otros 40 en la península del Sinaí.

Y aunque el centro de los argumentos ponen su foco en temas políticos, en el gobierno y el Frente Amplio también reconocen que las misiones representan una ayuda económica para los sueldos de los soldados, que son de los más bajos de la administración pública.

Si bien en diciembre de 2016 el sueldo de un soldado rondaba los $16 mil mensuales, un militar de bajo rango que participaba en misiones de paz recibía por entonces un adicional promedio mensual de US$ 1.100, unos US$ 13.200 al año. En tanto, los oficiales cobraban unos US$ 30 mil anuales, informó El Observador el 29 de diciembre en base a fuentes militares.

"Es un dato de la realidad que la mayor parte del financiamiento proviene de las misiones de paz. De hecho ahora el retiro de Haití va a significar un dinero importante. Hoy esas tropas que están en Haití van a haber que mantenerlas en Uruguay y eso significa otros costos. Igual me parece que no se puede medir ir o no a una nación por el dinero que se vaya a recaudar, pero objetivamente, mirando hacia atrás, se generó esa situación casi un poco que de dependencia", dijo a El Observador el presidente de la Comisión de Defensa de Diputados y legislador del MPP, Carlos Rodríguez, al ser consultado por la relevancia salarial.

¿Hay más?

Además de haber renovado el mandato de la ONU para mantener (al menos por este año) la misión en el Congo, el gobierno está dispuesto a estudiar eventuales nuevos ofrecimientos de misiones de paz, dijo a El Observador el ministro de Defensa, Jorge Menéndez.

Para el ministro al momento de resolver "el énfasis" debe estar puesto en la protección de civiles. "No es una cuestión automática de aceptar lo que sea. Se evalúa el contexto, qué es lo que pretende la ONU, y nosotros creemos que las misiones de paz son un instrumento válido", dijo Menéndez.

El diario El País informó el miércoles 12 que el gobierno había recibido un ofrecimiento para participar en una misión en República Centroafricana, con un contingente de 250 tropas de elite.

"Uruguay debe tener muy claro que las misiones de paz no pueden ser el precio a pagar por estar en el Consejo de Seguridad de la ONU", concluyó.

"Nosotros tuvimos un ofrecimiento para participar en República Centroafricana pero Uruguay respondió que no porque no se adaptaba a nuestras posibilidades, lo cual no quiere decir que si existe otra misión allí o en otro país la evaluemos", explicó Menéndez a El Observador.

Además remarcó que más allá del análisis técnico del Ministerio de Defensa, las decisiones son tomadas por el gobierno en su conjunto, y ese análisis también tiene en cuenta cuestiones políticas.
El MPP acompaña la visión del Ministerio de analizar, de ahora en más, caso a caso. "No es un tema de misiones si o misiones no. Hay que analizar cada una y evaluar las posibilidades que tiene Uruguay", dijo el diputado Rodríguez. "Respecto a Haití hacía varios años que planteamos la necesidad del retiro de tropas por una cuestión muy particular de cómo se venía desarrollando el proceso allí.

En el Congo objetivamente es un proceso mucho más complejo, donde si se retiran las misiones de paz hay una guerra civil sangrienta. Hoy la misión del Congo opera como una frontera para evitar un enfrentamiento. Y en otras situaciones habrá que evaluarlo", agregó. En el FA los sectores que más se oponen a este tipo de operaciones en el exterior son el Partido Comunista, el PVP y Casa Grande, el grupo liderado por la senadora Constanza Moreira. El PVP entiende que las misiones de paz "no son pensadas en función de generar mejores condiciones para los pueblos sino para generar mejores condiciones para que operen las transnacionales", sostuvo Puig. Sobre la presencia de tropas en el Congo, el dirigente aseguró que en busca de explotar las riquezas minerales las empresas "terminan armando conflictos internos para defender sus intereses".

"Uruguay debe tener muy claro que las misiones de paz no pueden ser el precio a pagar por estar en el Consejo de Seguridad de la ONU", concluyó.

Populares de la sección

Acerca del autor