El FA se prepara para negociar nueva mayoría parlamentaria

Los diputados prevén buscar el voto cincuenta en filas de la oposición
El diputado Gonzalo Mujica finalmente dio el paso largamente anunciado, ya no se considera dentro del Frente Amplio y los frenteamplistas ya no lo sienten como uno de los suyos.
En definitiva, la izquierda perdió la cómoda mayoría parlamentaria de la que disfrutaba desde el 2004 y, según dijeron a El Observador integrantes de la bancada de diputados del Frente Amplio, de aquí en más se verán obligados a modificar la estrategia que tenían prevista cuando comenzó la tercera administración frenteamplista.

Los legisladores -que prefirieron no declarar porque todo está aún demasiado fresco- coincidieron acerca de que la izquierda está obligada a abrir nuevos espacios de negociación con el resto de los partidos para no quedar atada durante tres años a lo que resuelva el diputado Mujica.
Integrantes del Movimiento de Participación Popular (MPP), la lista 711 y Asamblea Uruguay (AU), admitieron que en esa negociación se deberá abordar "tema por tema" con la oposición para sobrellevar los casi tres años que le restan al gobierno.

Porque el hilo del que pendían los cincuenta votos con los que contaba el Frente Amplio en la Cámara de Diputados para aprobar las iniciativas del oficialismo, terminó de romperse en la sesión del lunes 31 en la que Mujica no solo votó a favor de una comisión investigadora de los negocios con Venezuela sino que dijo cosas que, para sus excompañeros, ya no tienen marcha atrás.

"No sé cuantos quedan en la bancada que hayamos peleado en la dictadura. (...) En esto también quiero verdad y justicia y no quiero impunidades. Yo mis archivos los banco, cuando estuve preso no entregué a nadie", dijo Mujica tocando asuntos demasiado sensibles para la izquierda.
Mujica fue electo por el Espacio 609 y, una vez pasados los comicios nacionales, se fue para Asamblea Uruguay.

Después, poco a poco, dejó de participar de las reuniones de bancada del Frente Amplio y la mayoría de sus compañeros ya casi ni le dirigían la palabra.
Ante esa situación, el presidente de la coalición, Javier Miranda, lo convocó el miércoles 26 para decirle que estaba muy inquieto por las diferencias que se avecinaban.
"Y tenés razón en estar preocupado", fue lo primero que le dijo Mujica.

"Imagínate que yo presento un proyecto y la oposición me lo vota, ¿qué tengo que hacer? ¿retirarlo? Es una barbaridad. Es posible que vayamos a un quiebre", le dijo Mujica según informó El Observador el sábado 29.

"Muchos en el Frente creen que se debe ir más hacia la izquierda y yo creo que tiene que correrse más a la derecha. En realidad, en muchos aspectos el FA está yendo para la derecha, pero yo voy doscientos metros adelante y les da bronca porque lo digo", agregó el parlamentario.

Nuevo escenario

Lo cierto es que, a partir de la deserción de Mujica, la forma y el contenido de las iniciativas parlamentarias del Frente ya no serán iguales.
Como fue dicho, en la izquierda entienden que la negociación con el Partido Independiente y con algunos sectores de los partidos tradicionales se torna fundamental para evitar que toda una bancada quede de rehén de un solo legislador.

La nueva situación parlamentaria fue analizada el lunes 31 en el Secretariado Ejecutivo del Frente Amplio y también allí se valoró que la pérdida de la mayoría parlamentaria abre un escenario nuevo para los legisladores de la coalición.

Los diputados de la izquierda deberán demostrar qué tan diestros son para negociar ahora que el voto 50 ya no les queda tan al alcance de la mano.


Populares de la sección

Acerca del autor