El FA usa un doble criterio para medir a los diputados rebeldes

Legisladores oficialistas critican a Gonzalo Mujica, pero felicitan al colorado Fernando Amado
La búsqueda del voto 50 en la Cámara de Diputados para aprobar la Rendición de Cuentas le impone una nueva realidad al Frente Amplio y eso se nota en la actitud que está asumiendo el partido de gobierno. Ante esa inédita situación, los legisladores oficialistas muestran un doble criterio al actuar y al opinar sobre el accionar de sus colegas opositores. Es así que la ruptura de la disciplina partidaria es cuestionada cuando ocurre puertas adentro, pero es estimulada cuando resulta conveniente para sus intereses.

Fue la deserción del diputado Gonzalo Mujica la que terminó con la mayoría parlamentaria del FA en Diputados y, tras ese alejamiento del hombre electo por el MPP, la dirigencia de izquierda le dedicó una surtida colección de críticas.

En ese marco, el viernes 10 el diputado del MPP Alejandro Sánchez le pidió disculpas a los votantes del sector que encabeza el expresidente José Mujica.

"Yo le tengo que pedir perdón a muchos votantes de la 609 porque alguien como (Gonzalo) Mujica llegara a una banca en el Parlamento; tengo que asumir esa responsabilidad. En este caso nos equivocamos", dijo el legislador en declaraciones a canal 12. "Discrepo rotundamente con lo que ha hecho, porque subió por la izquierda y se bajó por la derecha. Para hacer política se precisa ética", insistió el legislador acerca de su excompañero. El lunes 6, luego de una reunión de las bancadas de diputados y senadores del Frente Amplio, el presidente de la coalición, Javier Miranda, destacó la necesidad de actuar respetando la disciplina partidaria. En ese sentido, reafirmó "la unidad como un aspecto estratégico y como una opción elegida por los frenteamplistas". Pero los frenteamplistas se alegraron cuando detectaron que la tan mentada disciplina partidaria sufría fisuras en la oposición. La semana pasada el diputado colorado Fernando Amado se mostró dispuesto a acompañar el proyecto de Rendición de Cuentas del oficialismo y convertirse en el voto 50 necesario para su aprobación. "Mi actitud no es de oportunismo, de mercenario, de decir: te doy el voto si me das tal cosa. Te doy el voto si siento que la Rendición de Cuentas es responsable. Esto no es la política del chantaje", expresó Amado en Búsqueda. Esa postura de Amado es minoritaria en un Partido Colorado que, mayormente, se abroquela en contra del gobierno.

Pero poco le importó al Frente Amplio que Amado no respetara la disciplina partidaria del coloradismo. El diputado del MPP Daniel Caggiani mostró su alegría ante el hecho en su cuenta de Twitter. "Felicito la actitud honesta y valiente, con una mirada de largo aliento de Fernando Amado sobre la importancia de la política en Uruguay", escribió.

Amado ya mostró una actitud díscola dentro del Partido Colorado, la que incluso lo llevó a alejarse de Vamos Uruguay –grupo por el que fue electo– para formar su propio sector y acercarse ocasionalmente a alguna postura oficialista. En la búsqueda del voto que le falta en Diputados, el Frente Amplio le agradece a Amado que se despegue de su partido, algo que le resulta imperdonable en el caso de Mujica.

El apoyo de Mieres y las críticas

El senador del Partido Indepediente Pablo Mieres señaló semanas atrás que podría acompañar el proyecto de Rendición de Cuentas del oficialismo si se procesaban algunos cambios en el Codicen. A pesar de ser el primer legislador que mostró voluntad de acompañar la propuesta del Frente Amplio, recibió duras críticas de la izquierda donde entendieron que estaba cambiando su voto por cargos públicos.

Populares de la sección