El fondo de inversión de Silveira cumple un año

Agribusiness Investment Fund es un fideicomiso ganadero basado en sistemas de capitalización que actúa en engorde de vacas y novillos y en cría y recría de terneros
En julio cumplirá un año el fondo de inversión en ganadería del escritorio Silveira Negocios Rurales. Agribusiness Investment Fund (AIF) es un emprendimiento que aborda actividades basadas en sistemas de capitalización, que actúa en engorde de vacas y novillos, además de cría y recría de terneros.

Toda la actividad de engorde y cría se desarrolla en campos de terceros, por medio de contratos cortos de capitalización y otros de más largo plazo en régimen de arrendamiento. "Esto nos permite alcanzar mayor escala productiva, aumentando la eficiencia y reduciendo los costos, lo que impacta positivamente en la rentabilidad del emprendimiento" aseveró Rodrigo Silveira, director de la empresa consignataria.

Los inversores adquieren cuotas partes de participación que posteriormente se valorizarán o desvalorizarán mes a mes, en función de la evolución o involución del precio del ganado.

La ganancia se obtiene una vez cerrado el ejercicio ganadero, al 30 de junio de cada año, y en función de ella el inversor tendrá la posibilidad de retirar su ganancia o volver a capitalizarla.

El fideicomiso tiene un plazo de cinco años, no obstante, al finalizar cada ejercicio, el inversor tendrá la opción de vender o retener sus cuotas partes.

"Esto lo hace un instrumento de inversión sumamente líquido. Desde el punto de vista financiero, este esquema de inversión posibilita la entrada y salida del capital con mayor facilidad para el inversor con respecto a un proyecto ganadero desarrollado de forma tradicional", comentó el empresario.

Silveira agregó que se optó por la forma de fideicomiso privado de administración, entendiendo que es el formato más adecuado para este tipo de actividad.

Primero destacó la seguridad jurídica que le brinda al inversor, plasmada en una legislación que la regula. Allí se estipulan los controles operativos y las garantías con las cuales el inversor cuenta para su tranquilidad.

El segundo aspecto que lo destaca es su versatilidad, la que permite desarrollar diversos productos, dependiendo de los parámetros que los inversores transmitan. De esa forma se puede adaptar fácilmente a diversos esquemas productivos, según sean los requerimientos que demanden.

Y en tercer lugar se indica que se trata de un sistema muy inclusivo para los inversores, sin importar su escala. La estructura puede albergar sin problemas a grandes inversores como a otros de disponibilidades más moderadas, dándoles a ambos las mismas garantías y beneficios, sin discriminarlos por su porte.

Actualmente la firma está trabajando sobre una base de campos mixtos, en ganadería y agricultura. Durante éste y los próximos ejercicios en los cuales el fideicomiso opere, más allá de tener como objetivo primordial lograr la mayor rentabilidad posible para los inversores, se buscará "adquirir una sólida experiencia en el área de los fondos de inversiones, aplicados a este sector", subrayó Silveira.

El consignatario agregó que se seguirá trabajando para que AIF siga evolucionando, siendo su objetivo final crear fideicomisos financieros agrícolas y forestales, para poder atraer tanto a inversores institucionales como privados de gran porte.