El Frente Amplio indaga sobre certificaciones truchas en el BPS

Se estima que el organismo pierde mensualmente unos US$ 5 millones por certificaciones médicas falsas de trabajadores que acreditan tener una enfermedad que no padecen

En busca de ese dinero que le está faltando al gobierno para equilibrar las cuentas del Estado, la bancada de diputados del Frente Amplio realizará un seguimiento más exhaustivo del dinero que el Banco de Previsión Social (BPS) paga debido a certificaciones médicas falsas y que le están costando al organismo pérdidas millonarias.

Este martes una delegación del gremio del BPS expresó ante los diputados del Frente Amplio su convicción de que, si bien no es del todo mensurable, están convencidos de que el dinero que se va en esas certificaciones aliviarían en gran parte la situación financiera del banco. En ese sentido, el diputado José Querejeta (lista 711) pidió a los gremialistas una ampliación de la información brindada para lograr detectar las fallas en el procedimiento.

Se estima que el BPS pierde mensualmente unos US$ 5 millones por certificaciones médicas falsas de trabajadores que acreditan tener una enfermedad que no padecen, según había dicho en setiembre del 2014 a El Observador la directora en representación de los empresarios, Elvira Domínguez.

La contadora explicó que se pagan mensualmente US$ 13 millones en subsidios por enfermedad a los trabajadores, de los cuales US$ 5 millones corresponden a certificaciones fraudulentas. "Justamente coincide con que el número de certificaciones se disparó a partir de 2010, año en que se sacó el doble control administrativo que antes hacía el BPS", afirmó.

La jerarca señaló que si no se perdiera ese monto millonario en certificaciones, se le podría pagar a los trabajadores la totalidad del salario ya que el subsidio que se les paga tiene una quita del 30%.

A partir del cuarto día de certificación médica el BPS comienza a pagar el 70% del salario del trabajador con un tope de cinco Bases de Prestaciones y Contribución ($ 16.700)

Desde 2010, el BPS ya no realiza un doble control de las certificaciones médicas. Ahora basta con presentar una constancia de un profesional del prestador de salud del que es socio el empleado para acceder al beneficio económico. Antes de esa fecha, las certificaciones estaban a cargo del organismo previsional.

El ministro de Economía, Danilo Astori, advirtió en los últimos días que el dinero que se pierde con certificaciones truchas empezó a descontrolar las finanzas del BPS.


Populares de la sección