El Frente pide sancionar a Brasil y oposición uruguaya respalda juicio

Dirigentes de izquierda piden suspenderlo del Mercosur si derrocan a Dilma Rousseff
La apertura del proceso de impeachment (juicio político) contra la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, dividió al sistema político uruguayo. Al tiempo que dirigentes del Frente Amplio reclaman al Poder Ejecutivo que promueva aplicar sobre Brasil la cláusula democrática del Mercosur (se puede llegar a suspender a un socio), los opositores blancos y colorados destacaron que lo aprobado el domingo por los diputados norteños es un proceso ajustado a la Constitución.

El Consejo de Ministros encabezado ayer por el presidente Tabaré Vázquez trató ayer la situación política de Brasil y respaldó a Rousseff.

En tanto, uno de los primeros en reclamar la aplicación cláusula democrática del Mercosur para el caso de Brasil fue el diputado del MPP, Daniel Caggiani, según escribió el domingo en su cuenta de Twitter.
El planteo es acompañado por otros dirigentes de la coalición de izquierda. "Creo que es uno de los temas que el Mercosur y Unasur ha estado y me parece que el Mercosur debería actuar. Creo que seria necesario que el Mercosur pueda activar alguna de sus cláusulas para esta situación", dijo a El Observador el senador Leonardo De León (Lista 711), sector liderado por el vicepresidente uruguayo, Raúl Sendic.

El protocolo de Usuahia firmado por los socios del Mercosur en 1998 establece "procedimientos" ante "toda ruptura del orden democrático en uno de los Estados partes". Las medidas van "desde la suspensión del derecho a participar en los distintos órganos" hasta "la suspensión de los derechos y obligaciones emergentes", dice el artículo 5 de ese protocolo.

Pero dirigentes de la oposición uruguaya respaldaron la acción de los legisladores brasileños.
El diputado Ope Pasquet sostuvo que "no fue golpe sino uso político de facultades constitucionales del Congreso". Además cuestionó al gobierno uruguayo por haber apoyado hace un mes a Rousseff, en referencia a que el presidente Vázquez promovió sin éxito una declaración conjunta en el ámbito de la Unión de Naciones Suramericanas.

El diputado blanco Jaime Trobo le reclamó a los oficialistas que piden la cláusula democrática sobre Brasil que también la apliquen sobre Venezuela.

El senador colorado José Amorín afirmó que el proceso iniciado en Brasil es "constitucional". Pero complementó que "si se aprueba deberían acordarse elecciones anticipadas", algo distinto al plan que tienen los opositores norteños que consiste en la asunción del actual vicepresidente, Michel Temer, quien rompió con Rousseff y promovió el impeachment.

En el Frente Amplio también hubo ataques hacia dirigentes de la oposición uruguaya. "Los pichones de golpistas locales festejan el triunfo de diputados acusados de corruptos contra una Presidenta sin acusación de corrupción", sostuvo en su cuenta de Twitter presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales del Frente Amplio, José Bayardi.

Sanguinetti y una defensa a Lula

Aunque advirtió que Brasil está sumido en una crisis política por corrupción vinculada a Petrobras, el expresidente uruguayo, Julio María Sanguinetti, cuestionó que se lleve a declarar a un juzgado al expresidente, Luis Inazio Lula Da Silva. "¿No podía el juez constituir despacho en su apartamento y tomar allí su declaración? Trasladó el debate al atropello personal más que a la responsabilidad delictiva del expresidente", sostuvo en una columna publicada por El País.

Populares de la sección