El Frente unido, jamás será vencido...

Ingeniería que permitió votar juntos los coloca más cerca del chavismo
El Frente Amplio obtuvo un inmenso logro al votar unido en la interpelación contra el canciller, Rodolfo Nin Novoa, quien se vio sometido a una de las situaciones políticas más difíciles para la coalición de izquierda.

La cuestión venezolana provocó fisuras ideológicas y de otro tipo en la fuerza política de gobierno, que al final se resolvieron con una síntesis mucho más a la izquierda de las posturas iniciales del presidente Tabaré Vázquez y su canciller.

Ambos, al principio de la crisis de Venezuela, adoptaron una posición firme ante el gobierno de Nicolás Maduro, quien había acusado a Nin poco menos de agente de la CIA. Cuando aquello, Vázquez pidió una retractación que nunca llegó. A pesar de todo, ahora accedió a acompañar un presunto esfuerzo de diálogo de Maduro con la oposición tendente a que afloje la presión de una opinión pública internacional que lo acusade dictador y cosas peores.
¿Qué pasó entre la postura crítica del gobierno uruguayo y la de ayudar al desprestigiado régimen venezolano cuando Uruguay preside el Consejo de Seguridad de la ONU? Podría haber sacado el pie del lazo con facilidad al sugerir a Maduro que pidiera la mediación de organizaciones internacionales de las que Uruguay forma parte. Pero no.
Al parecer, la presión de su interna torció el rumbo inicial del presidente, obligado a poner proa en ayuda de una versión pobre, desdibujada y violenta de un chavismo más verborrágico que afecto a la democracia.

Es evidente que previo a la adecuada interpelación del diputado colorado Ope Pasquet a Nin Novoa, había dos sensibilidades en el Frente. Parece que el presidente y su canciller creyeron que las flagrantes violaciones de Maduro a las reglas de convivencia civilizada lo dejarían indefenso.

Una cosa es Cuba, con la que muchos se permiten una adhesión irracional, hija del afecto por lo que consideran un símbolo de lucha contra el imperialismo. Otra es la Venezuela chavista, la del golpe, la que dona medio millón de dólares a Trump y se enfrenta a Estados Unidos tan solo de palabra.Pero no.
Los tupamaros, los comunistas y toda la constelación Mujiquista apoya a Maduro en forma activa. Cuestionan a Vázquez por su actitud contra el heredero de Chávez, pero culpan a Nin, claro. Así eran las cosas antes de la interpelación y las posiciones parecían difíciles de conciliar.Pero no
La unidad no es sólo un mantra, es la razón primera y última de poder, una noción abarcadora que permite resolver en forma dialéctica las contradicciones más notables. Es la fórmula del éxito electoral que trae consigo al gobierno y la oposición en el mismo envase.

Y cada uno jugó su papel. Nin se mostró muy comprensivo hacia el gobierno de Maduro e incluso mencionó a Chávez como "amigo del Uruguay".

La declaración evitó mencionar a Vázquez y a Nin, pero respaldó al gobierno. El secretario general de la OEA, Luis Almagro, fue el chivo expiatorio y la autodeterminación de los pueblos el canal de navegación para salir juntos del lío.

El Frente construyó una obra notable de ingeniería que por ahora resiste los temblores que provoca el chavismo.

Son los mismos que en Caracas genera la represión.

Acerca del autor