El futuro de Mujica en el MPP: líder sí; candidato... no tanto

En el mujiquismo se preparan para la sucesión del expresidente

Esta vez parece que va en serio o, por lo menos, así lo está asumiendo, y en cierta medida celebrando, buena parte de la dirigencia del Movimiento de Participación Popular (MPP). Esta vez, es decir, en las próximas elecciones de 2019, José Mujica, probablemente no será candidato a la presidencia de la República y, además tendrá 84 años y una salud un tanto precaria.

El final biológico del liderazgo del expresidente será, por supuesto, una noticia triste para sus dirigidos. Pero los integrantes más jóvenes del MPP consideran que será peor para todos si en el último tramo de la vida Mujica, además, lanza su candidatura, le pone una tranca a la renovación del sector y expone a todo el Frente Amplio a la obligación de seguir a un anciano que, pese a preservar buenos niveles de popularidad, genera un fuerte rechazo en una porción no menos amplia de los uruguayos.

En esta mescolanza de sensaciones, una vez que Mujica confirme que no será candidato, junto con el alivio llegarán las preocupaciones al MPP. ¿Quién será el hombre o la mujer que representará al mujiquismo en las próximas elecciones internas del Frente Amplio?

Por allí anda Alejandro Sánchez, un diputado de 37 años que tiene el respaldo de otros legisladores jóvenes del sector y que viene de perder las elecciones a presidente del FA con Javier Miranda.

Sánchez forzó su postulación -a Mujica se le hizo difícil decirle que no puesto que ya lo había vetado cuando quiso ser candidato a la intendencia- y la jugada no le salió del todo bien.

Esta derrota le ha puesto una marca que no será sencilla de borrar a la hora de elegir al candidato que remplace a Mujica. Pero Sánchez se ha mostrado como un hábil negociante en el Parlamento, es muy joven para la media de los políticos uruguayos e insiste en que el MPP debe pensar un poco más lejos del 2019.

"El liderazgo de Mujica es irreproducible. El gran desafío de la 609 es trascender a Mujica porque en algún momento no va a estar", dijo Sánchez el viernes 7 en el semanario Brecha.

Los renovadores del MPP –a los que Sánchez representa– quieren seguir teniendo a Mujica como líder todo el tiempo que sea posible pero esperan que su época de postulante presidencial haya terminado.

Lo que temen es que, llegada la hora de elegir a un precandidato que lo sustituya, Mujica opte por señalar con el dedo a una persona de su más estricta confianza sin tener en cuenta si es la más apta para la ocasión.

Eso ya lo hizo en las pasadas elecciones municipales cuando le dio vía libre a su esposa, Lucía Topolansky, para que perdiera ampliamente con el socialista Daniel Martínez.

Si dentro de tres años Mujica se porta igual, no sería raro que se decante por el exministro de Ganadería, Andrés Berterreche, quien además es suplente suyo en el Senado y fue su secretario político. Mujica, Topolansky y Ernesto Agazzi han dicho que este año abandonarán sus bancas en la Cámara Alta para propiciar la renovación pero aún no lo han hecho.

Berterreche tiene 53 años y, como fue dicho, una estrecha relación con el matrimonio de exguerrilleros. Pese a su edad, los jóvenes del MPP lo sienten más cercano a la vieja generación del sector y, además, no le ven carisma como para afrontar una campaña presidencial.

Otro de los que asoma como posible candidato del MPP es el intendente de Canelones, Yamandú Orsi, quien tiene 49 años y acostumbra reunirse periódicamente con dirigentes de su generación pertenecientes a diversos sectores del Frente Amplio.

No obstante, allegados a Orsi dijeron a El Observador que el jefe comunal prefiere ser reelecto en la comuna canaria antes de emprender nuevos caminos.

Mientras tanto, Mujica se ha reunido con potenciales precandidatos de otros sectores -como Martínez y Mario Bergara- para conocer sus intenciones.

En una entrevista publicada el jueves 6 en el semanario Búsqueda, Mujica habló de sus reales aspiraciones y de sus problemas de salud.

"Me encantaría ser candidato. Sería un cínico si dijera lo contrario. Pero la biología me dijo que no. Me agarró pasado. Si tuviera diez o quince años menos me hago una fiesta. Pero me doy cuenta que no me da. Los números míos son un desastre. Tengo colesterol en pila y creatinina, que muestra un problema en los riñones. Tengo los riñones embromados y no se vuelve para atrás de eso. Además, no puedo tomar medicación contra esas cosas por temor de que me pueda alterar los mecanismos inmunológicos. No me puedo vacunar. Contra mi gusto me doy cuenta que no me da. Me queda grande biológicamente", dijo Mujica y hasta se mostró dispuesto a apostarle medio millón de dólares a quien sostenga que está mintiendo.

Ante esa confesión, los dirigentes del MPP no pueden más que preguntarse quién de ellos pugnará por representarlos en la próxima disputa por el poder en el Frente Amplio.

A menos que la pregunta ya tenga respuesta y Mujica solo esté dando algunas vueltas –metafóricas y por el mundo- antes de mandarse su última y gran pirueta.


Populares de la sección

Acerca del autor