El gobierno controlará gastos y negocios de las empresas públicas

Desde el Ejecutivo se considera que deben realizar recortes y recaudar más
Cansado de que se lo acusara de "hacer política" desde un lugar privilegiado, el ministro de Economía, Danilo Astori, estalló sin perder su habitual moderación: "No estamos solo para ser los cajeros del gobierno. Nosotros hacemos política todos los días", advirtió el dirigente del Frente Líber Seregni (FLS)

Esto sucedió en diciembre pasado durante un foro organizado por la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) y la advertencia estaba, más que nada, dirigida a sectores del Frente Amplio que suelen identificarlo con una izquierda más preocupada en "hacer caja" que en solucionar los problemas sociales.

Aquello que dijo Astori seis meses atrás, ahora lo está aplicando el Poder Ejecutivo a través de un seguimiento "hombre a hombre, mujer a mujer" de los gastos de las empresas públicas. Y lo hace no solamente para equilibrar las cuentas públicas sino también para demostrar que esas regiones del Estado ya no se mueven con tanta independencia como lo hacían durante el gobierno de José Mujica.

Fuentes del oficialismo dijeron a El Observador que de la misma manera que han puesto el ojo en ANCAP tras las pérdidas ocasionadas en la pasada administración, el presidente Tabaré Vázquez y el ministro Astori exigirán a las empresas públicas no solo que restrinjan el dinero que sale de su caja sino que tomen medidas para recaudar más de lo que ya recaudan.
. Particularmente, en el Ejecutivo piensan en ANTEL y en UTE aunque desde esos entes aseguraron a El Observador que hay escaso margen como para recortar gastos.

No obstante, en el caso de ANTEL, allegados al equipo económico dijeron que es posible detener algunas obras de extensión de fibra óptica previstas en el interior del país ya que Uruguay está muy bien rankeado a nivel internacional en la cobertura y velocidad de este servicio.

También consideraron posible que el ente telefónico genere mayores ganancias para el Estado a través de un mejor manejo de su posición dominante en el mercado de los celulares.

En más de una oportunidad, las teléfónicas privadas que operan en Uruguay denunciaron a ANTEL por presunto "abuso de posición dominante" luego de que la empresa estatal lanzara al mercado promociones para atraer nuevos clientes.

Esas acusaciones fueron rechazadas por la Unidad Reguladora de los Servicios de Comunicación (Ursec).
En el equipo económico de gobierno consideran que el área comercial de Antel debe jugar un rol más activo con el objetivo de aumentar la recaudación sin necesidad de subir las tarifas. Antel tiene el 52% del mercado de los celulares, Movistar el 32% y Claro el 16%.
. En el caso de la Ute, ya se le pidió al directorio que reduzca en un 3% su gasto respecto al presupuesto que presentó para el 2016. Es por eso que habrá recortes en áreas tales como contratos con empresas tercerizadas y servicios de limpieza y vigilancia.

Por otra parte, fuentes del oficialismo señalaron que con una mínima inversión es posible detectar a quienes se "cuelgan" de los cables de Ute para no pagar la tarifa.
"La izquierda siempre partió del supuesto de que los 'colgados' son todos pobres y no es así. Hay zonas ricas de Montevideo en donde se roba energía", dijo a El Observador una fuente del oficialismo.
El dinero que se rescataría al poner en caja a los evasores no es mucho, pero en épocas de dificultades cualquier moneda sirve.

En esta vigilancia de la gestión de las empresas públicas, el presidente Vázquez espera un rol fundamental no solo del ministro Astori sino también del director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Alvaro García.

. "El gobierno no puede estar ausente en el conocimiento de lo que está pasando en las principales empresas que tiene el país y a ellas apelamos para que tengan ganancias, hablando en términos corrientes, y podamos con el aporte de las empresas públicas disminuir el déficit fiscal", había dicho Vázquez en febrero de 2015.

Distancia.

Las intenciones de Vázquez y de Astori se enmarcan en una polémica interna que no ha cesado desde la aparición de los "equipos económicos paralelos" durante la gestión de Mujica.
"Lo que no nos puede pasar es que cada empresa decida por sí misma, como ocurrió en los últimos años", había dicho Astori cuando aún era vice del exguerrillero tupamaro convertido en presidente y luego devenido en figura mediática internacional.

El diputado José Carlos Mahía, también del Frente Líber Seregni, consideró que en el Frente Amplio se mantiene un debate sobre "el rol de las empresas públicas" entre algunos que consideran que "las empresas no son un fin en sí mismo" y deben estar alineadas a las políticas del gobierno y quienes creen que "hay un desarrollo de las empresas públicas más allá" del gobierno.
En diciembre del 2015, Astori y Mujica se enzarzaron en una debate público a través de sendas cartas abiertas en donde se acusaron mutuamente -por decisiones tomadas o por omisiones cometidas- de la responsabilidad por las pérdidas millonarias de la petrolera ANCAP

"Al parecer has olvidado que, no en una, sino en diversas oportunidades, tanto el entonces Ministro de Economía, Fernando Lorenzo, como yo mismo, planteamos en el Consejo de Ministros que no sólo ANCAP, sino también otras empresas públicas estaban 'fuera de control'. Esa fue la dura expresión que utilizamos para calificar una situación que ya entonces considerábamos preocupante", le dijo Astori en aquella oportunidad.

Ahora que la economía da síntomas de desgaste aún mayores que las que presentaba en aquel verano, Astori se dispone a tomar un control del que, según dice, no pudo disponer en tiempos de bonanza financiera.

Populares de la sección

Acerca del autor