El gobierno "no cobrará al grito" para regular "Uber financieros"

Presidente del BCU dijo que primero se debe "conocer" más el negocio para luego actuar
El Banco Central del Uruguay (BCU) "no cobrará al grito" para regular las nuevas aplicaciones tecnológicas (conocidas como Fintech o "Uber financieros") que están surgiendo en la industria, porque se necesita "conocer más el negocio", aseguró el titular de la autoridad monetaria, Mario Bergara, al cierre del seminario Estabilidad, desarrollo y perspectivas del sector financiero regional, organizado por el BCU y la Asociación de Bancos Privados del Uruguay (ABPU).

"Las innovaciones (financieras) son moneda corriente en el mundo no desde ahora, pero eso hay que compatibilizarlo con quienes operan en el sistema. Es un dilema histórico. En la medida que la innovación está alterando sistemáticamente los riesgos que están involucrados en el sistema financiero, la regulación se tiene que ir adaptando", explicó.
Agregó que hoy el "mundo es muy desafiante" porque las plataformas financieras que se están desarrollando son electrónicas y plantean la necesidad de entender "mucho más cuál es la naturaleza de esas transacciones, qué riesgos involucran y, por tanto, qué adecuaciones en el marco normativo serán necesarios".

Las Fintech, compañías tecnológicas que ofrecen servicios financieros al margen de las grandes compañías tradicionales, avanzan a paso de gigante a nivel global. Uruguay no está ajeno a ello. Prezzta opera en el sector financiero local desde julio de 2015. Su CEO, Mateo Infantozzi, explicó a El Observador en su momento que el prestador es el que elige quien recibirá su dinero y que su firma funciona únicamente como un canal que conecta a las partes interesadas.

El promedio de los préstamos que se hacen a través de Prezzta ronda los $ 25 mil y por lo general su propósito es el consumo. TuTasa también utiliza la modalidad de créditos de persona a persona. Esta empresa se enfoca en aplicar tecnología para simplificar las finanzas personales, no en competir contra los bancos, según sus creadores.

Mantenerse a tiro


"El tema es que esto se hace de manera tan rápida que uno no puede tomarse años. Hay que estar rápidamente a tiro con la comprensión de estas transacciones para tener la regulación adecuada en tiempo y forma", dijo Bergara. Según el funcionario, las innovaciones financieras, en definitiva, son "buenas noticias" para la sociedad porque a la larga "reducen costos" y mejoran el bienestar, pero también "involucran riesgo".

El jerarca admitió que la regulación de las plataformas tecnológicas se "vuelve más compleja" porque se aparta del vínculo tradicional donde se conoce quién presta el dinero y quién lo recibe. "Eso involucra más riesgo porque se multiplica el riesgo cibernético, difícil de controlar, y también la cuestión vinculada al lavado de activo y financiamiento del terrorismo", alertó.
Bergara explicó que hay que apuntar a "mitigar los riesgos" que puedan traer aparejado el surgimiento e implementación de las nuevas plataformas financieras.

"Hemos aprendido que las crisis financieras son de las peores cosas que le pueden pasar a una sociedad", recordó el jerarca. En ese sentido, indicó que el "sesgo hacia la seguridad y la cautela siempre tienen que estar presente. De todas maneras, no podemos negar la realidad y pensar que esas cosas no ocurran en Uruguay (por los 'Uber financieros') porque ya están pasando", admitió.

El presidente del BCU comentó que lo primero que se debe hacer es "comprender la naturaleza de estos nuevos negocios" –cómo operan– para luego ver cómo se pueden minimizar los riesgos y tratar que los consumidores menos sofisticados "no se vean afectados".
Hay que buscar la regulación para que esas innovaciones tengan el menor riesgo posible", afirmó.

En su discurso de cierre, Bergara dijo que "no hay que cobrar al grito", aunque reconoció que hay "preocupaciones generales" que son compartidas con el resto de los actores del sistema financiero. Para el jerarca, se debe esperar un tiempo más para luego buscar "figuras (regulatorias) que se adaptan a la realidad, porque hoy "nadie tiene muy claro dónde estamos parados en ese punto. No creo que las plataformas sustituyan a los bancos", consideró. Además, señaló que los bancos se han ido adaptando a las innovaciones y que esa nueva era puede generar "nuevas oportunidades de negocios".

El jerarca compartió la posición que anteriormente transmitió durante su disertación el director ejecutivo de ABPU, Jorge Ottavianelli, quien reclamó reglas de juego justas: "Ante igualdad de riesgo, igual trato en materia de regulaciones".

Para el superintendente de Bancos e Instituciones Financieras de Chile, Eric Parrado, es natural que el regulador vaya siempre "por detrás del innovador", porque de lo contrario el "innovador" pasaría a ser la regulación. El ejecutivo sugirió crear un ámbito donde innovadores y reguladores cooperen para definir las reglas de juego, porque en caso de que surja algún problema, "la responsabilidad caerá sobre los organismos de supervisión y regulación".

Impacto y desafíos

La invasión de las plataformas tecnológicas no es hoy el centro de preocupación para los bancos privados de la región, que están más preocupados por cómo mejorar sus niveles de rentabilidad (ver aparte). Según Ottavianelli, en América Latina hay 598 bancos que hoy son los responsables del 90% de los créditos y depósitos de la población.

"El mundo financiero seguirá cambiando con nuevas reglas y competidores", afirmó. En ese sentido, dijo que aún no está claro cuál será el impacto de la banca digital, la que seguramente requerirá de nuevos aspectos regulatorios para atender los desafíos en materia de lavado de activos. El ejecutivo consideró que el futuro apuntará a un sistema con atención más personalizada, un menor grado de fidelidad de los clientes. Al tiempo que habrá un menor número de sucursales físicas y una menor cantidad de empleados bancarios.


"La estabilidad ya no es solo liquidez y solvencia. El desafío es transformarse en un negocio rentable en un marco de incremento de la regulación y suba de costos", dijo Ottavianelli.
El presidente de ABPU, Horacio Vilaró, recordó que los bancos prestan hoy el 40% del capital que manejan, por lo que con una situación macroeconómica más compleja y desafiante, la rentabilidad es la "mayor preocupación".

Cobrar a clientes para ser rentables


En el seminario del BCU, el socio de CPA-Ferrere, Gabriel Oddone, fue el encargado de trazar un resumen del contexto de la economía regional y mundial, que dejó en claro que el consenso apunta a un menor crecimiento de la economía mundial y regional a futuro y a que las tasas de interés en EEUU seguirán bajas por un tiempo. Ello llevará a que el negocio bancario de América Latina enfrente desafíos para encontrar oportunidades en financiamiento corporativo y también del retail. "La banca va a estar concentrada en mejorar su eficiencia", indicó.

Precisamente, el presidente de la Asociación Española de Banca, José María Roldán, dijo que si los bancos no logran ser rentables, se iniciará un camino hacia una salida brusca o gradual del negocio.

"Hoy la rentabilidad está por debajo del costo del capital", alertó. Dijo que en la eurozona la rentabilidad de los bancos es de 5%, cuando el costo del capital es del 10%. Si bien admitió que "no es posible y bueno" volver a niveles de rentabilidad del 20% que hubo previo a la crisis, se hace imprescindible recuperar márgenes que dejen satisfechos a los inversores.

Una de las alternativas que los bancos ya están transitando para revertir sus números es la de comenzar a cobrar por servicios que hoy son gratuitos o tienen "subsidios cruzados" por clientes que son rentables. "(Pero) es difícil acostumbrar al consumidor a pagar", reconoció. Agregó que eso implica un "cambio cultural" que no será sencillo de implementar.

Por otro lado, comentó que la "revolución digital" implica que ahora son los propios clientes los que piden operar de una forma distinta. Dijo que las Fintech tienen "ventajas" porque no competirán con toda la banca, sino en "pequeños nichos" que hoy son rentables para los bancos. "Estamos dispuestos a competir, pero en las mismas condiciones de regulación", afirmó. Por otro lado, aseguró que hoy la "gente confía" en los bancos "por seguridad", y que hay que apelar a ese activo para preservar los clientes.

Populares de la sección