El gobierno pretende seguir adelante con el TLC con China

A pesar de la negativa de Brasil, para el presidente no cambió nada.
Las complicaciones que estaban en el horizonte de un posible Tratado de Libre Comercio con China se hicieron evidentes ni bien el Mercosur tuvo ocasión de reunirse.

Pero para el presidente Tabaré Vázquez "nada cambió" desde que el presidente chino, Xi Jinping, le dio la "bienvenida" a la iniciativa de un acuerdo comercial entre los dos países y dio instrucciones para empezar con el proceso de negociaciones "cuanto antes", dijo una fuente de gobierno a El Observador. Por eso el gobierno seguirá adelante con su plan de profundizar la relación estratégica con el gigante asiático.

"El gobierno tiene un rumbo fijo y el presidente fue muy claro en China y aquí respecto a lo que pretende", dijo la fuente consultada.

En Pekín, Montevideo o en Buenos Aires –donde se reunió con el presidente Mauricio Macri a los pocos días de llegar de China- Vázquez reiteró que le presentaría al bloque regional la posibilidad de negociar un TLC con China, pero que al mismo tiempo seguiría explorando el camino bilateral.

"Uruguay defiende al Mercosur y al bloque como proceso de integración regional indispensable, pero también que los países de menores economías tengamos la oportunidad de hacer algún acuerdo bilateral con otros países u otros bloques fuera de la región", afirmó Vázquez durante su misión oficial por el país asiático en octubre.

Flexible

En reuniones bilaterales con el mandatario uruguayo, tanto Macri como el presidente brasileño Michel Temer (a quien Vázquez vio unos pocos minutos en Nueva York en setiembre) le manifestaron su predisposición para flexibilizar el Mercosur. Y así se lo transmitió el presidente a su par chino.

"Están dadas las condiciones, incluso en términos de flexibilidad en este momento en el Mercosur, para negociar un marco de entendimiento integral y profundo para el desarrollo de los vínculos económicos, financieros, comerciales, de inversión y de cooperación", le dijo Vázquez a Xi Jinping.

Pero el compromiso brasileño no pasó de la primera reunión del Consejo del Mercado Común, cuando el sheriff del barrio puso todo su peso y la diplomacia uruguaya confirmó que Brasil no quiere saber nada con China.

A pesar de este obstáculo tanto el presidente como su canciller entienden que Uruguay debe continuar con lo trazado. Una fuente cercana al presidente señaló que ni la Unión Europea, ni Estados Unidos, ni Brasil, ni ningún otro país asiático ofrecen un TLC a la vuelta de la esquina como lo hace China.

Otra campana

Si el gobierno tiene la voluntad y la decisión política de seguir adelante la pregunta entonces es cómo habrá de enfrentarse a la disyuntiva de negociar un acuerdo comercial con una potencia estando en una organización que no le da la libertad para hacerlo.

Para ese embudo no hay respuestas fáciles ni salidas visibles, según considera el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori. "Veo que hay resistencia para que Uruguay haga un tratado bilateral con China y por el momento no veo una salida. No veo que tengamos un camino claro al respecto", dijo el ministro en una entrevista con el programa La Mañana de radio El Espectador.

Astori también plantó una duda que la diplomacia uruguaya se pregunta desde antes que Vázquez pisara Pekín: ¿aceptará China el acuerdo sin el aval de Brasil? "No veo claramente que China esté dispuesta a hacer un acuerdo con Uruguay sin autorización de los otros países del Mercosur. Así lo han manifestado diplomáticos Chinos que residen en Uruguay", dijo el ministro.

En este sentido, fuentes de la cancillería dijeron a El Observador que el gobierno chino está observando el panorama actual en función de los hechos recientes pero que aún no hay una reacción contundente.

Para el titular de Economía, el bloque regional está pasando unos de los peores momentos de sus 25 años de historia. El jerarca opinó que es necesario una zona de libre comercio con flexibilidad.

Las apreciaciones de Astori dan cuenta de las complicaciones que deberá afrontar el gobierno uruguayo en caso que quiera seguir adelante y que involucran definiciones en materia de política exterior que pueden hacer temblar los cimientos de la sede del Mercosur.

Populares de la sección