El gobierno quiere negociar rápido pero UPM no tiene apuro

La empresa no maneja fechas para la firma del Acuerdo de Inversión; Vázquez dijo que espera que sea en junio
El gobierno uruguayo y la empresa UPM están embarcados desde hace algunos meses en una negociación que aspira, en el mejor de los escenarios, a generar efectos positivos para las dos partes.

El Ejecutivo y la multinacional finlandesa están detrás de un objetivo común: la instalación de la tercera planta procesadora de planta de celulosa en el país. Sin embargo, el camino hacia ese cometido compartido, así como los intereses y objetivos en juego, no están alineados en todos los casos. Las diferencias se vuelven evidentes en los tiempos que urgen a cada una de las partes para resolver la negociación.

El interés de UPM de hacer la inversión más importante que eventualmente recibirá el país en tiempos de desaceleración económica fue una bendición para el gobierno de Tabaré Vázquez. Esa situación no era ignorada por la empresa que encaró la negociación consciente de las necesidades de su contraparte. Para algunos integrantes del gobierno, consultados por El Observador, esta situación llevó al gobierno a ceder en gran parte de los pedidos que hizo la empresa.

Desde el principio, el Ejecutivo se propuso una negociación que fuera lo más rápida posible en el entendido que partía, desde el vamos, de una situación de vulnerabilidad. Sin embargo, el proceso viene siendo más lento de lo que el presidente Vázquez hubiera deseado al punto tal que él mismo decidió tomar el toro por las astas y sacudir a su gabinete para que concreten el acuerdo.

Por su parte, todas las comunicaciones oficiales que salieron de UPM recorren el camino de la mesura: hablan de un proceso en curso, reconocen avances pero ninguno exhibe la piel del oso porque, según explicaron fuentes de la empresa a El Observador, la temporada de cacería aún no terminó.

Los informantes reiteraron que UPM habrá de tomar la decisión de si construye -o no- la planta cuando culmine la segunda de las tres etapas que las partes establecieron antes de comenzar a negociar.

En este momento, el Ejecutivo y la multinacional siguen en la primera etapa que culminará cuando se firme el Acuerdo de Inversión que dará el marco necesario para seguir adelante. A partir de ahí se efectuarán los estudios de viabilidad necesarios y se tramitarán todos los permisos que correspondan. Solo entonces el directorio de la empresa se reunirá para decidir si siguen adelante o se detienen ahí.

El presidente Tabaré Vázquez dijo el lunes 9 en Florida que espera que el Acuerdo de Inversión se firme a fines de junio. Sin embargo, la empresa no maneja ninguna fecha para la firma de ese documento.

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, dijo el jueves 4 que el Acuerdo de Inversión que firmarán el gobierno y UPM no contempla el pedido de exoneración del Impuesto al Patrimonio que había solicitado la multinacional.

"El resultado favorable que UPM hizo público ayer incluye el conjunto de la negociación, ahora lo que se procura es resumir en un documento todos los contenidos de los acuerdos logrados en esta etapa. Ese punto no (está dentro del acuerdo)", dijo el ministro en relación al impuesto. La solicitud de la empresa finlandesa había sido rechazada por el gobierno.

"Es un tema que no se puede resolver porque la ley así lo establece", señaló el jerarca reiterando el argumento del gobierno. Rossi dijo que en la reunión del miércoles 3 con Vázquez, UPM "confirmó" su disposición a seguir adelante con la "instrumentación" de la inversión.

"Lo que hubo fue un timbre de alarma, que llamó a ponerse en guardia a cada uno de los equipos que están trabajando porque ahora se entra en la etapa de la concreción. (Hay que resolver)Los programas de carretera, los puentes que hay que reforzar", dijo el ministro.


Populares de la sección