El gobierno se pone como objetivo firmar TLC con China

La Cancillería maneja un abanico de opciones en busca de más apertura

Cada vez que el canciller, Rodolfo Nin Novoa, expone ante empresarios sobre integración comercial afirma que "lo único que no puede hacer Uruguay es quedarse quieto". Aunque en esas charlas también reconoce que para ese propósito aperturista tiene trabas internas en el Frente Amplio (FA), el ministro de Relaciones Exteriores asegura que cuenta con el apoyo del presidente Tabaré Vázquez para intensificar la agenda negociadora de la cancillería durante 2016.

En la actualidad, el Ministerio de Relaciones Exteriores tiene sobre la mesa acuerdos de libre comercio con distintos países o bloques. Mientras el gobierno pretende cerrar cuanto antes el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el Mercosur y la Unión Europea, Argentina impulsa un acuerdo del bloque regional con Estados Unidos.

Dentro de esa política autodenominada por la cancillería como de "regionalismo abierto", uno de los últimos objetivos estratégicos revelados por el gobierno es el de promover, en el marco del Mercosur, un TLC con China, el principal socio comercial uruguayo.

El Poder Ejecutivo espera comenzar las negociaciones con China cuando el presidente Tabaré Vázquez viaje este año a ese país, según dijo Nin Novoa el jueves 17 de marzo durante su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Internacionales del Senado.

La expectativa del gobierno es incluso acelerar esa misión oficial y agendarla antes de mitad de año, ya que Uruguay ocupará la presidencia protémpore del Mercosur durante el primer semestre de 2016.

Durante su comparecencia en el Parlamento, Nin Novoa fue consultado por el senador Enrique Pintado (Asamblea Uruguay) sobre si el gobierno tenía en carpeta un TLC con China. El legislador argumentó su inquietud en que competidores directos de Uruguay tienen ventajas comerciales para ingresar al gigante asiático.

"En estos momentos estamos esperando una fecha para que el ministro de relaciones exteriores de China nos reciba, a los efectos de ir con el presidente Vázquez –que ojalá sea en nuestra propia presidencia pro témpore– para hacer un planteo de ese tipo, porque nuestros competidores, sobre todo Australia y Nueva Zelanda, tienen un tratado de libre comercio con China y este año entran con sus productos con arancel cero. Esto está también en nuestros radares", respondió Nin Novoa.

En 2015 China fue el destino del 23% de las exportaciones uruguayas y amplió su distancia con el segundo socio comercial, Brasil.

"Queremos acercarnos con el Mercosur a China porque todos los países del Mercosur lo tienen como principal cliente. Esto sucede en el caso de Uruguay, Paraguay, creo que Argentina y, sin duda, Brasil. Lo haremos y lo impulsaremos desde el Mercado Común del Sur", dijo el canciller en otro pasaje de su respuesta.

En enero de este año, durante una entrevista con Claves Económicas de Nuevo Siglo, Nin Novoa había manejado como posibilidad impulsar el intercambio de entre 200 y 500 líneas arancelarias libres con China como forma de profundizar el vínculo. Pero el otro día en el Parlamento dio un paso más.

Un acuerdo de tipo TLC además de liberalizar aranceles para el ingreso a los mercados involucrados también negocia normas de competencia, compras gubernamentales, propiedad intelectual, u otras barreras técnicas al comercio.

En el Parlamento, el canciller también fue consultado sobre la posible integración de Uruguay al Tratado Transpacífico (TPP), un acuerdo impulsado por Estados Unidos con otros once países de la zona Asia Pacífico que concentran el 40% del Producto Interno Bruto mundial. El ministro explicó que al menos faltan dos años para que ese tratado entre en vigencia y señaló que hasta ese momento no habrá nuevos ingresos. Sin embargo, estableció sus perspectivas y dijo que espera que países como China y Rusia se sumen.

"Al TPP lo estamos mirando como una suerte de amenaza en materia de competencia comercial en lo que respecta a la exportación de nuestros principales productos, y en cuanto a esto tenemos algo para hacer", dijo. Lo que más le precoupa a Nin Novoa es que países como Australia y Nueva Zelanda, que producen carne y lácteos como Uruguay, tengan ventajas para ingresar a mercados como Japón o Estados Unidos.


Populares de la sección