El gobierno uruguayo replantea su estrategia comercial con China

Mujica promueve acuerdos puntuales para carne, leche y granos
Ante la negativa del gobierno chino a firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Uruguay en caso de que eso perjudique las relaciones entre el gigante asiático y Brasil, la administración del presidente Tabaré Vázquez deberá replantear su estrategia comercial con la principal economía emergente del planeta.

Más allá de la intención del Poder Ejecutivo de avanzar en un acuerdo del tipo TLC, la embajada de China en Uruguay informó al gobierno que la potencia asiática rechaza firmar el anunciado acuerdo en caso de que eso le genere problemas con Brasil, según informó al semanario Búsqueda el ministro de Economía, Danilo Astori.

El gobierno brasileño había hecho oficial en la última reunión del Mercosur su rechazo a que Uruguay y China firmen un TLC.

En el oficialismo destacan la relevancia de la relación con China y por eso los principles dirigentes promueven alternativas para afianzar el nexo comercial con un socio clave.

El expresidente José Mujica (2010-2015) dijo a El Observador que desde su punto de vista lo más conveniente en la relación comercial con China no es un TLC.
En lugar de un tratado amplio, el líder del MPP entiende que la mejor alternativa es "intentar un acuerdo para canjear" productos específicos "con ventajas".

Mujica mencionó en particular áreas comerciales vinculadas con el mercado de la carne, la leche y los granos. En esos productos Uruguay es competidor directo en China de Australia y Nueva Zelanda, que ya tienen un TLC con el país asiático.

Mujica señaló que un "TLC es algo muy grandilocuente" pero insistió en que un acuerdo de menor porte es viable y que una negociación de ese tipo no tendría resistencia de Brasil.

En reiteradas ocasiones, el canciller Rodolfo Nin Novoa argumentó sobre la conveniencia de un acuerdo del tipo TLC para que Uruguay sea competitivo con países que exportan los mismos productos a China y que en este momento muestran ventajas comparativas mayores. En particular, el jerarca puso el ejemplo de Australia y Nueva Zelanda que alcanzaron un TLC con China y además tienen un flete más barato.
Tanto el canciller como el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, también insisten en la necesidad de mejorar las condiciones sanitarias para el ingreso de productos uruguayos.

En la misión oficial encabezada por Vázquez en octubre, China y Uruguay firmaron un acuerdo de asociación estratégica que profundizaba la relación bilateral. Vázquez volvió de ese viaje con la sensación de que el TLC estaba en caminado tras las palabras del presidente chino, Xi Jinping, quien le dio la bienvenida al inicio de las negociaciones.

De hecho, Uruguay llegó a enviar los parámetros de referencia para comenzar la negociación pero, en ese proceso, ante la negativa de Brasil, China puso el acuerdo en duda.

Astori dijo a Búsqueda que el gobierno uruguayo deberá "trabajar diplomáticamente mucho" para cambiar la opinión de Brasil porque el comercio con China representa "millones y millones" de dólares.

En el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas en setiembre del año pasado el presidente Vázquez se reunió durante 20 minutos con su par brasileño, Michel Temer. Luego del encuentro afirmó que habían hablado sobre "flexibilizar" el bloque.

En distinta canasta

En el diálogo que mantuvo con El Observador, el expresidente Mujica afirmó que la clave en materia comercial es "poner los huevos en distinta canasta", y no jugarse todo a un solo comprador. "A la incertidumbre hay que contestarle con diversidad de mercados", dijo.

Según sostuvo, Brasil no tendría problemas con Uruguay si el gobierno apuesta a un acuerdo bilateral con China sobre el mercado cárnico y otros productos específicos.
Para Mujica, un acuerdo con las características de un TLC no solo traería problemas a China con los norteños sino también a Uruguay con Brasil.

En ese sentido, el dirigente afirmó que Uruguay debe cuidar el vínculo comercial con los brasileños y con Argentina porque son los que compran "más valor agregado".

En la misma línea de mostrarse favorable a la diversidad comercial, Mujica sostuvo que a Uruguay le conviene la permanencia de Venezuela en el Mercosur.

Según explicó, más allá de su situación política, el país caribeño está en una crisis económica coyuntural por la caída del precio del petróleo pero advirtió que en el mediano plazo, cuando el crudo suba, volverá a ser un potencial comprador y conviene tenerlo cerca.

Populares de la sección