El gran salto de Salado

La productora busca generar una red regional y filmar desde Uruguay para Chile y Argentina

Un empresario apasionado del cine. Así se define el gerente general de la productora Salado Media, Andrés Ameglio. Desde su fundación hace 17 años, la compañía lleva filmadas más de 1.000 películas e “infinitos comerciales” para Uruguay y el mundo, asegura Ameglio, quien trata de presenciar todos los rodajes de la compañía. “Aún tengo mucho que aprender”, reconoce.
Hace dos semanas junto a su socio –y hermano (Carlos)– fueron seleccionados como los nuevos emprendedores Endeavor en Uruguay. La selección se realizó en Londres bajo el ojo crítico del CEO de Warner MusicGroup, Edgar Bronfman, entre otros expertos. “Fue 100% enriquecedor. Hicieron preguntas neurálgicas. Una de ellas fue qué defectos veían mis socios en mí. La verdad, jamás me lo había cuestionado. La experiencia marcó un antes y un después para la empresa”, comentó.

¿Qué salto dará Salado a partir de ser elegido por Endeavor?
Es un año bisagra, de cambios. El objetivo es corporativizarnos más. Estamos armando un mercado regional de producción que es Chile, Uruguay y Argentina. La idea es filmar desde aquí para Chile y Argentina, con actores y directores nacionales. Otra estrategia es ingresar a Estados Unidos, también produciendo en Uruguay con nuestro talento. Creemos, además, que la industria cinematográfica crecerá más que la publicitaria porque no es tan lineal, y por eso estamos invirtiendo para presenciar festivales de cine internacionales.

¿Cómo es la competencia a nivel mundial?
Uruguay tiene una plaza de producción atractiva a nivel internacional. Sudáfrica tuvo restricciones para filmar por el tema del mundial, pero este año está bastante competitivo. Europa del Este también. Somos más económicos que esa región a la hora de producir, pero hoy los costos de actores y técnicos son menores allí y no les conviene trasladarlos a Sudamérica.

¿Cuáles son los pros y contras de trabajar en Uruguay?
Somos un país chico, pero bien posicionado, donde es entre 25% y 50% más barato producir en comparación con el resto de América y el mundo. En nuestro caso, dentro del rubro publicitario cada vez más brindamos servicios de logística para que Canadá, Argentina y Brasil vengan a filmar acá. Lo que sí está complicado, producto de la inseguridad, es conseguir planos abiertos en locaciones exteriores sin la presencia de rejas en las casas. Hemos tenido que sacar varias y volver a soldarlas.

¿Qué rodaje recuerda más?
No hubo casos complicados. Sí uno emblemático en 2005, que fue el de Toyota, filmado en la piscina del Campus de Maldonado. Fuimos una de las pioneras del mundo en rodar enteramente bajo el agua.

¿Cómo ve el sector en Uruguay?
El crecimiento fue explosivo en los últimos cinco años en producciones para el exterior, sobre todo para Chile, Argentina y México. Falta filmar en Uruguay, y con nuestro talento, para esos países. La competencia local no la siento. Miro para adelante, no para el costado. Igual, si otras productoras triunfan en el exterior nos beneficiamos, porque el país logra una buena imagen.

¿Cómo es trabajar en una industria que emplea a varios rubros?
Un privilegio. Después de la de la construcción es la que genera más trabajo. Cerca de 400 familias se mantienen del sector: técnicos, vestuaristas, maquilladores, etcétera. También permite que se mantengan oficios como el de utilero.

¿Qué cambió el laboratorio de revelado Sinergia que se inauguró hace un año?
Nos dio seriedad, credibilidad. Era una vergüenza no tenerlo.


Populares de la sección

Comentarios