El hijo de la pareja asesinada en Solymar llegó a Paraguay

En Ciudad de la Costa declaran dos detenidos, los dueños de una casa de Parque del Plata donde se hospedaba la pareja
El Ministerio de Relaciones Exteriores de Paraguay confirmó a El Observador que el hijo de la pareja, de siete años -que estaba dentro de la camioneta cuando sus padres fueron asesinados- llegó a Paraguay, por lo que dan por concluido el caso.

El menor no va a declarar como testigo del crimen en Solymar, como la Justicia pretendía al inicio de la investigación, que ya había dispuesto una psicóloga forense para que concurriera a interrogarlo.

La presidenta del Instituto del Niño y el Adolescente de Uruguay (INAU), Marisa Lindner había asegurado a El Observador que presentaron a la justicia documentos que constataban que el menor se encontraba en "estado de shock", por lo que no se encontraba en condiciones de declarar, y enfatizó en la necesidad de que el menor reciba un fuerte apoyo psicológico, algo a lo que se comprometió el gobierno paraguayo.

Por otro lado, la Policía detuvo ayer a dos personas como parte de la investigación del crimen de la pareja de ciudadanos paraguayos en Solymar el pasado sábado, informó Telenoche y confirmó a El Observador la fiscal de Canelones, Silvia Mascaró.

Mascaró dijo a El Observador que no necesariamente fueron detenidos como sospechosos de haber sido autores de la balacera a Ramón Quevedo Arce y su pareja, Claudia Guerrero, sino "en el marco de la investigación". Esas dos personas declararon ayer por la tarde en el juzgado de Ciudad de la Costa.

Según informa esta mañana el diario El País se trata de un hombre de 64 años y su hija, que fueron quienes alquilaron una casa en donde se hospedaba la familia paraguaya en el balneario de Parque del Plata, que fue allanada por las autoridades para intentar recabar mayor información de la pareja.


Sigue la búsqueda

La Policía continúa la búsqueda de la camioneta Peugeot gris desde la cual se asegura que provinieron los disparos contra la pareja. Para eso analiza las imágenes de las cámaras ubicadas sobre la avenida Giannatasio y otras pistas dentro de un caso que tanto la Policía uruguaya como la paraguaya ubican en la definición de "ajuste de cuentas".

Quevedo no es desconocido para la Policía uruguaya ni para la paraguaya. En 1999 autoridades de Paraguay desbarataron una banda que traficaba droga desde ese país al departamento de Florida. Quevedo era el jefe de los delincuentes que viajaban a Uruguay a cobrar el dinero recaudado por la droga, relataron fuentes policiales a El Observador.

A Quevedo también se lo vincula con Tomás Rojas, un poderoso narco brasileño, señalado como el jefe de una organización narcotraficante que opera en la región de Alto Paraná, una zona al este de Paraguay.

Pero además, Quevedo tenía un proceso por tráfico de drogas en Brasil, del año 2002, cuando fue detenido junto a otras siete personas con un cargamento de 235 kilogramos de marihuana, en el estado de Santa Catarina, ubicado al sur de Brasil.

Las autoridades manejan la posibilidad de que los homicidios de los ciudadanos paraguayos en Solymar hayan sido realizados tanto por extranjeros como por uruguayos contratados. Además, la Policía está convencida de que quienes cometieron el doble homicidio son profesionales.

Populares de la sección