El ingreso de capital de los tambos CREA cayó 81% en relación a 2014/2015

Los resultados económicos del ejercicio 2015/2016 fueron los peores de los últimos años
Los resultados económicos de los productores lecheros CREA en el último ejercicio agrícola 2015/16 fueron los peores de los últimos años, al caer 81% el ingreso de capital con relación al período anterior, según los datos revelados a El Observador Agropecuario por el coordinador del sector lechero de la Federación Uruguaya de grupos CREA (Fucrea), Mario Fossati.

El ingreso de capital promedio de los tambos CREA arrojó un valor de US$ 55 por hectárea, con lo cual hay que pagar renta, impuestos y deudas, hacer retiros y otros gastos de producción, convirtiéndose en el ingreso de los más bajos de este siglo.

Pero si se descuentan las rentas es el ingreso más bajo desde que se llevan registros en el año 1979, lo que confirma que ha sido un año extremadamente malo para los productores lecheros.

Si se descuentan las rentas de tambos CREA los ingresos son los peores desde 1979
Ocurrió que el precio de la leche cayó enormemente y no hubo forma de contrarrestar esa caída de precios con una disminución de los costos. De esta manera, más de 30% de las carpetas cerraron con números en rojo y, cuando se descuenta la renta, más de 50% terminó con esa situación de déficit. Todo esto impactó en un mayor endeudamiento de los productores, en un año muy difícil para el sector lechero.

Ahora el panorama se está revirtiendo levemente con los precios que se obtienen, lo que indica una tendencia que de sostenerse permitiría salir de la fase peor de la crisis, aseguró Fossati.

Admitió que el mes pasado empezó a incidir en el nuevo ejercicio 2016/17 el pago del tercer fondo lechero, aunque estimó que no sería demasiado gravitante por su monto en los egresos de las empresas, en la medida que los precios se mantengan entorno a US$ 0,30 el litro de leche al tambero. Es un precio que a los costos actuales, que son bastante bajos, permite acomodarse mejor.

Algunos insumos clave han descendido bastante, como el fertilizante, que bajó entre 15% y 25%, y los concentrados se dan un poco menos y tienen una buena relación de precio con la leche. Así se prevé que 2016 sea un año bisagra que permitirá –si esos valores se mantienen– recuperarse lentamente con relación al ejercicio anterior.

Cautela

Desde luego que hay que tener cautela, porque esa recuperación no está ni cerca de afianzarse. Igualmente, hay optimismo de que estos precios se puedan mantener durante el próximo año y "nos permita enfrentar el nuevo ciclo con mejores resultados".

Fossati consideró que algunas de las empresas con números en rojo quedan debilitadas para el nuevo ejercicio, pero ayudó mucho el haber recibido recursos del tercer fondo lechero, cuyo pago podrán enfrentar sin problemas la mayoría de las empresas CREA.

Caída de precios fue determinante

Los malos resultados económicos verificados en los establecimientos lecheros CREA durante 2015/2016 se explican exclusivamente por la caída de los precios internacionales de los productos lácteos. El clima no presentó situaciones extremadamente desfavorables en ese período, destacó a El Observador Agropecuario el técnico de Fucrea, Mario Fossati.

Agregó que se verificó una caída de la productividad, lo que ocurrió por la baja en el uso de insumos y la menor cantidad de concentrados que se dio a los animales, lo que hizo que se registrara una merma de producción razonable para la situación que sucedió. Además –según las carpetas CREA– la merma de producción no fue ni cerca de lo que pudo haber sido, remarcó Fossati, al referirse exclusivamente a las carpetas de los tambos CREA.

Dijo también que a pesar de la situación crítica que vivió el sector, se pudo mantener el stock de vacas, si bien se refugaron animales de esta categoría, pero a fines de año cuanto se hizo el balance más o menos estaba la misma cantidad de vacas. Tal vez hubo un poco más de reposición y alguna vaca menos, pero en condiciones de retomar la producción una vez que se den nuevamente las condiciones para hacerlo.




Acerca del autor