El kirchnerismo en su peor hora: seis diputados le sueltan la mano

Congreso aprobó además el allanamiento a la casa de De Vido
El bloque del kirchnerismo en la Cámara de Diputados de Argentina perdió ayer otros seis miembros en pleno escándalo causado por la detención del exviceministro de Obras Públicas, José López, quien pretendía esconder bolsos con casi US$ 9 millones en un convento.

Los seis diputados pertenecen al Movimiento Evita, uno de los principales actores que integraron el Frente para la Victoria (FpV), la fuerza política encabezada por el difunto Néstor Kirchner y su esposa, Cristina Fernández, quienes gobernaron el país vecino entre 2003 y 2015.

"No podemos dejar que la corrupción ensucie la única herramienta que tienen los trabajadores para conquistar derechos: la política", expresaron en un comunicado los diputados Leonardo Grosso, Andrés Guzmán, Lucila de Ponti, Remo Carlotto, Araceli Ferreira y Silvia Horne.

Remo Carlotto es hijo de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, fuertemente vinculado al kirchnerismo.

Los diputados que se alejaron ahora formarán el bloque Peronismo para la Victoria, al que consideran "una herramienta legislativa" para hacer frente "al avance del ajuste y de las medidas antipopulares" del gobierno de Mauricio Macri, según el escrito.

El FpV en Diputados ya había perdido unos 15 integrantes en febrero pasado, cuando un grupo de legisladores decidió conformar otro bloque parlamentario.

Otro de los coletazos del caso López también ocurrió ayer en el Congreso argentino: la Cámara de Diputados aprobó una medida para que la Justicia pueda avanzar con el allanamiento del domicilio del exministro de Planificación kirchnerista Julio de Vido, investigado en varias causas, pese a que cuenta con fueros por ser actualmente diputado.

López era el número dos en la cartera comandada por De Vido.

La resolución, impulsada por el Frente Cambiemos de Macri, recibió el respaldo de 137 diputados frente a 49 votos negativos y una única abstención, la del propio De Vido.

Dado que ningún grupo cuenta con mayoría en la Cámara, el oficialismo se benefició del apoyo de otros partidos pese al rechazo del kirchnerismo.

Sin retirar los fueros, la medida autoriza excepcionalmente a la Justicia a inspeccionar la vivienda del exfuncionario. Esta misma semana De Vido sumó su segundo procesamiento por presuntas irregularidades en la compra de material ferroviario.

Dentro de una sesión con el tratamiento de varios proyectos anticorrupción, los legisladores oficialistas y kirchneristas intercambiaron duros cruces de acusaciones respecto de la situación del exministro.

La diputada Elisa Carrió, una de las fundadoras de Cambiemos, culpó a De Vido de ser "cajero" de la corrupción de los anteriores gobiernos, mientras que la legisladora del Frente para la Victoria, Diana Conti, pidió a sus colegas no dispararse en sus "partes pudendas".

Por su parte, De Vido negó las acusaciones y aseguró ser objeto de una persecución.

"Los fueros no pueden ser una excusa para eludir la acción de la Justicia cuando se investigan los hechos de corrupción", apuntó el diputado oficialista Pablo Tonelli, encargado de redactar el proyecto, tras la votación. El propio Tonelli admitió que no cree que la Justicia vaya a "encontrar nada" en el allanamiento pero destacó la importancia del "gesto".

El oficialismo había buscado sin éxito introducir esta medida en el debate de la semana pasada, a raíz del escándalo por la detención del exviceministro López.

Fuente: Con base en EFE

Populares de la sección