"El libre mercado de Uruguay y Canadá hace que tengan el ganado más eficiente"

El consultor sudafricano opinó que será imposible abastecer la demanda mundial de carne que habrá dentro de cinco años

¿Esta es su segunda visita a Uruguay?

No, la tercera. En 2013 visité diferentes establecimientos, la Central de Pruebas de Kiyú y también cabañas uruguayas y me pareció muy interesante. En 2014 volví a calificar en la Expo Durazno, una experiencia muy enriquecedora. Me interioricé sobre los criadores y también sobre los negocios que se realizan por genética. Me parece un país perfecto para esta Conferencia Mundial Hereford, porque la economía agrícola en Uruguay es muy importante y Hereford es la raza más importante del país.

¿Qué expectativas tiene sobre este Congreso Mundial Hereford en Uruguay?

Creo que es muy importante que gente de muchos países del mundo vengan al país donde Hereford es la raza mayoritaria. Es importante que esa gente venga a Uruguay y vea cómo es el liderazgo de la raza, creo que se llevarán cosas muy positivas de la industria ganadera de Uruguay. Seguramente este será un Congreso muy importante para el país porque podrá demostrar todo su progreso productivo, tecnológico y genético. La genética hoy está disponible alrededor de todo el mundo y hay intercambio entre diferentes países como Australia, Nueva Zelanda, Noruega, Canadá, Estados Unidos, Argentina y Uruguay. Cada país tiene sus características genéticas propias, aquí podremos intercambiar comentarios sobre esas diferencias, y por eso es increíblemente importante tener estas instancias para juntarnos y conversar sobre la raza.

¿Cuál es su relación con la raza Hereford?

Tenemos un sitio web con el objetivo de reunir a todos los criadores de Hereford del mundo, es herefordbreeder.net, informamos sobre la crianza de la raza en diferentes países, creando relaciones entre los criadores de todo el mundo, con la posibilidad incluso de comercializar genética. Además organizamos el Campeonato del Mundo Hereford, que en 2014 lo ganó el toro uruguayo Kamikaze, de cabaña La Anitas. Esto es algo muy interesante, porque se la primera vez que se realiza una competencia de una raza entre diferentes países y se compara la genética de esas cabañas. En la última edición del Campeón del Mundo Hereford participaron con su voto 4.331 jueces de 66 países. El sitio sería al Hereford lo que la FIFA es al fútbol. Los criadores pueden encontrar allí información sobre el trabajo genético con reproductores, semen y embriones alrededor de todo el mundo e incluso se pueden realizar negocios.

¿Y usted también es criador?

Sí. Mi familia tiene cinco generaciones criando ganado en Sudáfrica, principalmente Hereford pero también Angus, después nos mudamos a Texas, Estados Unidos, donde vivo ahora. En Sudáfrica está todo lejos y vivir en Texas me permite estar en mayor contacto con gente de otras partes de Estados Unidos, Europa y América del Sur, lo que me facilita la actividad. Allí tenemos negocios internacionales también con Hereford.

¿Cuáles son las principales diferencias en los sistemas productivos de estos países?

Es algo increíble. Visité 55 países, todos tienen pequeñas diferencias y a la vez similitudes. Hemos visto que los ganados se pueden adaptar de acuerdo al ambiente. Los productores en Suiza, Nueva Zelanda, Argentina o México sufren porque llueve poco, porque llueve mucho o porque nunca tienen dinero. En Paraguay, por ejemplo, el ganado tiene pelo corto y liso y es de tamaño moderado. Sin embargo en Reino Unido o Dinamarca, los ganados son muy grandes y tienen mucho pelo para adaptarse al ambiente. Es asombroso lo que podemos hacer con la raza. Podemos cambiar el fenotipo y el biotipo para hacer que se adapten. Es algo positivo porque puede necesitarse un ganado más o menos robusto, de mayor o menor altura, con más o menos musculatura. Las opciones son muchas.

¿Qué tipo de genética prefiere y por qué?

Prefiero el libre mercado, sin ningún tipo de apoyos estatales ni subsidios, porque es ahí donde se produce el mejor ganado. Prefiero animales que puedan comer sin problemas, que puedan caminar y reproducirse, no demasiado grandes pero tampoco demasiado chicos, de tamaño moderado, muy funcionales y eficientes. Ese es el tipo de animal que me gusta. La economía de libre mercado requiere los animales más funcionales y eficientes. De todos los países con los que trabajamos, los únicos dos donde se puede encontrar ese tipo de animal son Canadá y Uruguay. En Noruega tienen un subsidio en función de la cantidad de animales, por eso tienen animales chicos; prefieren tener 10 animales chicos en lugar de seis de buen tamaño. En Bélgica hay un tope máximo, se puede tener hasta 15 vacas, por eso tratan que sean lo más grandes posible. En Estados Unidos el ganado no es muy práctico, son de aspecto delicado, femenino, incluyendo a los toros. En Estados Unidos una gran parte del mercado consiste en vender terneros a los jóvenes para exponerlos en la Big Juniors Circuit, la mayor exposición de América.

¿Cómo se realiza la elección del Campeón del Mundo Hereford?

La competencia comenzó hace 4 años a través de la web y en la página de Facebook, que tiene más de 10 mil seguidores. Allí se elige el mejor macho y la mejor hembra Hereford en todo el mundo. Además participan jueces de Norteamérica, de Sudamérica, de Europa, Asia y África, pero el público es el primer juez. Primero se hace una encuesta entre los candidatos, que se publica durante siete días, todo on line, para elegir el Campeón del Mundo y la Miss Mundo Hereford. Luego, la definición se realiza en Texas una vez al año. Fernando Alfonso, de Las Anitas, concurrió en 2015 y también representantes de delegaciones de diferentes países a la coronación de Campeón del Mundo Hereford. Es como la copa del mundo de FIFA, que reúne a los mejores de la Expo Prado, Palermo y de las otras principales exposiciones del mundo.

¿Cómo cree que será el futuro para el mercado de la carne?

Hay estadísticas interesantes que indican que en Paraguay, por ejemplo, la gente come en promedio 500 gramos de carne en una cena, incluyendo mujeres y niños. Sin embargo en China comen tres kilos de carne por persona al año. En los próximos 5 años, esos tres kilos per cápita por año pasarán a ser seis kilos. Para abastecer esa demanda se requiere una industria de la escala de Brasil, con la faena de 30,6 millones de cabezas vacunas anuales. Es imposible atender esa demanda y eso hará que la carne no sea barata y por lo tanto el precio subirá. El futuro de la carne vacuna como el de la carne ovina es muy prometedor. Es necesario producir de la forma más eficiente posible porque habrá más consumidores demandando carne. Se deben producir más kilos de carne por kilo de alimento consumido. Por eso es muy importante la experiencia que se está realizando en la Central de Pruebas de Kiyú. Además es importante enseñarle a la gente los beneficios de la carne vacuna si se la usa correctamente. Pollo y cerdo son muy fáciles de producir por diferentes razones, pero no son saludables. El pescado y el venado sí son muy saludables, porque son naturales, pero no son sustentables. Por lo tanto en el medio está la perfecta combinación de ovinos, cabras y ganado, porque su crianza es más humanitaria y a la vez sustentable.

¿Cómo observa la relación de los productores y la industria en los diferentes países?

En Estados Unidos los productores se organizan para tener un mayor poder de negociación y poder ofrecer más ganado en conjunto. Esa organización representa a los productores ante la población, los medios y el gobierno. En ningún lado del mundo los medios quieren a los productores, el único lugar diferente puede ser Uruguay. Alrededor del mundo se cree que los productores utilizan a los animales para lucrar y no entienden cómo es su trabajo. Por lo tanto es bueno tener este tipo de organizaciones y ser representados por gente inteligente ante los medios y también ante el gobierno, para que cuando se tome una decisión no se piense solo en la naturaleza sino también en la producción.

¿Está conforme con el precio que recibe de la industria por su ganado?

Alrededor del mundo es diferente el negocio. En Estados Unidos en este momento pagan entre US$ 1.300 y US$ 1.400 por un ternero, eso es increíble. En Sudáfrica es la mitad de eso. Depende del país, del mercado interno y la exportación. En los últimos años Argentina no tuvo exportación de carne y eso afectó el precio. También es importante la competencia con otras carnes, como el pollo en Brasil, algo que también ocurre en muchos otros países. Los productores nunca están contentos con el precio que cobran por el ganado, por eso es importante asociarse en cooperativas para tener un mayor poder de negociación, tanto para venderle a la industria, para negociar con el gobierno o para exportar. Si explicamos cuánta tecnología, trabajo y tiempo se invierte en la producción de un kilo de carne, la gente entendería mejor por qué se llega a ese precio, porque se trata de un producto premium.

Datos personales

PJ Budler es diplomado en Genética y trabaja como consultor en las razas Hereford y Angus en 16 países. Además es director de herefordbreeder.net y angusbreeder.net. Tiene 37 años, es casado y no tiene hijos. Nació en Sudáfrica y está radicado en Texas, Estados Unidos. Sus deportes preferidos son rugby y cricket.


Populares de la sección

Acerca del autor