El mago Daniel K y su juego de humor y mentiras

El espectáculo Mentiras verdaderas conjuga ilusión y tecnología con risas
Es difícil pretender engañar al público adulto con trucos de magia, es difícil hacerlos entrar en el juego y más aún rescatar la inocencia perdida que suele caracterizar más a los chicos que a los grandes. Pero la constante articulación entre realidad e ilusión que desarrolla el mago Daniel Ketchedjian –mediáticamente conocido por su nombre artístico, Daniel K– en su show Mentiras verdaderas hace dudar al espectador de su propia percepción de lo que verdaderamente es real y de lo que a fin de cuentas es parte de ese juego mágico. "Son ustedes los que eligen en qué creer y en qué no creer", desafía el mago a su público al comienzo de la función.

Dividido en cinco actos –Intuición, Predicciones, Ritual, Supermemoria y Suerte–, el espectáculo se presenta todas las noches de viernes en el teatro Undermovie del Montevideo Shopping. Con la dosis justa de magia, humor, tecnología e interacción con el público, Daniel K logra cumplir sus dos objetivos primordiales al momento de plantear el show: asombrar y divertir al espectador.

Secretos en una nueva era

Los trucos de Daniel K - parte 2

Ketchedjian se empezó a interesar por la magia a los 7 u 8 años casi que por instinto, dijo a El Observador. Algo despertó dentro de él que lo hizo querer saber más sobre los secretos de un mundo que por aquel entonces mantenía sus misterios bien guardados. No como ahora, opinó Daniel K, que "está todo muy prostituido" y cualquiera, gracias a internet y las nuevas tecnologías, puede acceder a esos secretos detrás de los trucos y develarlos.

Es quizá también gracias a esa dificultad para mantener los secretos que las nuevas generaciones han perdido el interés por la magia, aunque el creador y protagonista de Mentiras verdaderas asegura que a pesar de eso "no se perdió la capacidad de asombro" en las personas. El mago logra con el show comprobar su hipótesis y a su vez pone en juego otra de las patas más importantes para que un truco de magia sea efectivo e impactante: la puesta en escena. A pesar de las limitaciones técnicas de una sala pequeña como la de Undermovie, Daniel K juega con las luces, la escenografía, el dinamismo de un guion bien trabajado (el cual realizó con ayuda de un colega argentino que colaboró con la estructura) y la complicidad de los espectadores, mientras estos buscan en sus cabezas explicaciones lógicas a lo que está sucediendo. Explicaciones que Daniel K se ocupa de evadir y tapar, ya que la irracionalidad es un ingrediente clave en su receta. "Hay que tener el secreto muy oculto para que la gente no pueda siquiera pensar cómo se hizo, que no encuentren una explicación lógica al juego", explicó el mago. De todas formas llega un punto del espectáculo y de su propuesta donde la mente se da por vencida y simplemente se deja llevar por lo que está sucediendo dentro de la sala.

El hechizo de la risa

Los trucos de Daniel K - parte 1

El humor es también un distintivo dentro del show. Si bien Daniel K mantiene su energía a un nivel más controlado que otros humoristas sobre el escenario, el mago hace un buen manejo del humor y lo entremezcla en sus actos de magia e ilusionismo.

"Probé todos los tipos de magia, desde la mística y las grandes ilusiones hasta el mago que tiene a las mujeres bailando alrededor, y lo que me viene mejor es la magia con humor", contó. El mago cree que son dos disciplinas que "se pegan mucho" y en las que él se siente cómodo. Sus chistes casi siempre remiten a la actualidad, como el conflicto entre la patronal de taxi y la multinacional Uber o los problemas ambientales que generan los residuos humanos. También recurre a la participación del público y es certero buscando a aquellos participantes que se presten más para el juego y la interacción con los trucos que aquellos que se conforman con ser simples espectadores.

Ser el mago moderno

Los trucos de Daniel K - parte 3

El histrionismo y la juventud de Daniel K también se pueden notar en el apoyo de la tecnología que sustenta al espectáculo. Con varias pantallas distribuidas al frente de la sala, el mago recurre a ellas en repetidas oportunidades con varios recursos visuales. Incluso algunos de los detalles en sus trucos son grabados por su asistente con un iPad y proyectados en directo a los monitores, lo que también le brinda cierta atmósfera televisiva al momento.

El espectáculo cierra con un número final impredecible e imposible. Usando solo algunos datos al azar que toma del púbico, logra sorprender a toda la sala que lo ovaciona una vez que la función termina. "Las sensaciones que experimentaron hoy son lo único cierto y espero que puedan guardarlas en ustedes durante mucho tiempo", dice el mago en su alocución final y promete que seguirá haciendo magia por mucho tiempo más.

Mentiras verdaderas se presenta todos los viernes a la hora 21.30 en Undermovie. Entradas a $ 360.

Acerca del autor