El mercado de la cerveza se volvió más sofisticado

Con la llegada de nuevas marcas importadas y el desarrollo del mercado artesanal, el segmento ganó en complejidad en Uruguay
Cervezas uruguayas, belgas, inglesas, alemanas, holandesas o chinas; rubias (Blond Ale), tipo IPA, Stout (negras), Porter, de trigo, o con agregados de fruta y miel. Las hay industriales y artesanales, por $ 30 los 330 mililitros y hasta por más de $ 700 en la misma presentación.

En las grandes superficies se ofrecen entre 40 y 50 marcas, y la oferta se multiplica si se tiene en cuenta las variedades de cada una de ellas.

El mercado de las cervezas se volvió más sofisticado.

Según la gerenta de Marketing de Fábricas Nacionales de Cerveza (FNC), Gabriela Cibils, "hoy los consumidores son más gourmet y les gusta alternar consumo de distintas cervezas según la ocasión". Esa firma, perteneciente a la multinacional AB InBev Group, es la principal productora e importadora de cervezas en el país (y su matriz lo es a nivel mundial).

Mientras que en 2009 las cervezas importadas representaban casi el 3% del total de los 90 millones de litros declarados ese año por todas las compañías, en 2014 fueron el 11,5 % de los más de 100 millones de litros, según datos de la Dirección General Impositiva (DGI).

Cibils dijo que existe una "tendencia de los consumidores hacia la experimentación y la prueba de nuevos sabores", por lo que debieron ampliar las líneas de marcas tradicionales como Pilsen –la más vendida en Uruguay–, y traer nuevas marcas internacionales.

Desde FNC apuntaron que son justamente las marcas importadas las que impulsaron el crecimiento de toda la categoría.

De hecho, mientras que en 2014 se vendieron 4% menos litros de cervezas nacionales que en 2013 (92 millones contra 96 millones), el consumo de importadas creció 232% en el mismo período (29 millones contra 8,7 millones).

El podio de las cervezas más vendidas, según Euromonitor, lo domina FNC (AB InBev) con las nacionales Pilsen y Patricia, y la importada Stella Artois, que tras presiones del sindicato va camino a envasarse en Uruguay.

Cervezas internacionales

En octavo lugar se encuentra Heineken, la primera cerveza en la lista que no es comercializada por FNC. Esta marca comenzó a ser importada en 2013 por la firma chilena Compañía de Cervezas Unidas (CCU) que un año antes había adquirido Nix y Nativa.

Según indicó su gerente comercial, Jorge Castro, en tres años alcanzaron el 5% del mercado total de cervezas y el 20% de las importadas. Esta compañía, que también importa Schneider y Kunstmann (una cerveza artesanal chilena), comercializó 5 millones de litros en 2015 –56% más que en 2014–.
Importadoras como Lesley SA, que traen al mercado marcas como Miller Genuine Draft (número 12 en el ranking de más vendidas de Euromonitor), Damm, Paulaner, Erdinger, Grolsch, Peroni y Duvel, engrosan la lista de marcas importadas.

Por su parte, Solyal SA comenzó a importar en 2014 Tsingtao, la cerveza más vendida de China. El responsable comercial de la importadora, Santiago Pereira, dijo a Café & Negocios que "una cerveza de China genera duda en los consumidores, pero quienes la prueban la vuelven a consumir".

Esta cerveza asiática se encuentra disponible en presentaciones de botella de 330 mililitros, y latas de 330 y 500 mililitros. A diferencia de otras importadas –que se caracterizan por ser más caras que las locales– una botella de Tsingtao ronda los $ 34 frente a los $ 38 de una Pilsen en envase no retornable.

Cerveza Gráfica

Por su parte, Leopoldo Gross, que importa cervezas desde 1982, cree que el mercado de esta bebida en Uruguay se ha desarrollado en favor de las sin alcohol. "Nuestra oferta evolucionó hacia las cervezas sin alcohol porque allí tenemos un nicho que FNC no está cubriendo bien y que está absorbiendo el mercado", opinó el director de la compañía, Mario Gross.

Según indicó, la estrategia de Leopoldo Gross es apuntar a "nichos", razón por la que son importadores de marcas como la holandesa Dranjeboom con presentaciones de 8,5% y 12% de graduación alcohólica; las alemanas DAB con latas de cinco litros, Rodeberger y Jever; las cervezas con pomelo Schöfferhofer, y las sin alcohol Clausthaler.

"Entrar en la guerra de precios contra FNC sería un absurdo porque ellos producen en el país y tienen un montón de ventajas", concluyó Gross.

En 2014 los uruguayos gastaron $106 por litro de cerveza, según Euromonitor. En 2009 fueron $ 62.

La revolución artesanal


Al aumento de marcas importadas se suma el surgimiento de otras que con estilo y escala artesanal comenzaron competir por calidad y variedad más que por precio.

Mastra fue una de las primeras cervecerías que en 2007 se lanzaron al mercado. Su socio director, Wilfredo Camacho, evaluó que los primeros seis años fueron difíciles: "Primero no se sabía lo que era artesanal; después estaban los que probaban y notaban alguna diferencia, a algunos le gustaba y a otros no, y además teníamos una fuerte oposición de la multinacional FNC con la que muchos comercios tienen exclusividad", contó Camacho.

El quiebre para la marca fue 2013, cuando abrieron un local en el Mercado Agrícola (MaM). La difusión en medios que tuvo la apertura de ese centro comercial sirvió para promocionar el local y por primera vez se empezó a hablar de cervecerías artesanales, lo que terminó sirviendo a todas las marcas, dijo el director de Mastra.

Vea el especial La revolución silenciosa de los amantes de la cerveza

Junto con Mastra, Davok y CabesasBier fueron los pioneros de la cervecería artesanal. El director de Cabesas, Rodrigo Rios, opinó que "el boom de las cervezas artesanales es más mediático que real en cantidad de litros consumidos". Esta cervecería nacida en Tacuarembó comenzó en 2007 con una planta capaz de producir 2.000 litros por mes, y actualmente elaboran 30.000 litros de cerveza al mes.

CabesasBier
La plata de CabesasBier en Tacuarembó elabora unos 30.000 litros de cerveza por mes<br>
La plata de CabesasBier en Tacuarembó elabora unos 30.000 litros de cerveza por mes

"Al uruguayo le gusta más la cerveza ahora que hay nueva variedad. Pero el boom de las artesanales está recién arrancando", comentó Rios.

Para el director de Cabesas el desarrollo que mostraron las cervezas artesanales en verano es un buen augurio. "Recién desde octubre de 2015 ha habido un cambio real y sobretodo con la temporada en el Este, que nos permitió estar en casi todas las playas", agregó.

Bares especializados


Maldonado es uno de los departamentos donde más se desarrolló la movida artesanal, con unas seis marcas que se producen en ese departamento y el surgimiento de bares especializados. Tal es el caso de Capi Bar (Los Muergos y Gorlero, Punta del Este) que abrió a mediados de 2015 y ofrece más de 25 marcas de cerveza artesanal. Su director, Diego Tarallo, opinó que llegó justo a tiempo, cuando todavía no habían tantos bares especializados.

Otro diferencial de este bar es contar con una marca de cervezas propia: Capitan Beer.

Por su parte, Volcánica se lanzó en diciembre de 2014 como una de las cervecerías artesanales más grandes de Uruguay, con una capacidad de producción de 27.000 litros por mes. Para su director, Luis Campelo, "el mercado de la cerveza artesanal recién se empezó a desarrollar a mitad del año pasado".

"Este año va a ser de grandes cambios porque aparecieron cinco o seis cervecerías más y los bares ya no tienen miedo a tener una cerveza artesanal sabiendo que pierden beneficios de FNC".
Se estima que actualmente existen unas 27 marcas de cerveza artesanal uruguayas.
Uno de los primeros bares en apostar totalmente a esta movida fue Montevideo Brew House, que en 2013 abrió un local en Libertad y Viejo Pancho en el que no se ofrece ninguna cerveza importada ni industrial. "Hay un crecimiento exponencial en el mercado de cervezas. Cuando empezamos al 90% de los que entraban no conocían el tipo de cervezas que ofrecíamos, hoy son muy pocos las que no saben", contó su socia, Macarena Pérez.

También en 2013 surgió Gallaghers (Manuel Vicente Pagola y 26 de Marzo), un típico restaurante irlandés que cuenta con más de 70 tipos de cerveza en su carta entre artesanales, industriales, nacionales e importadas. La oferta en este local varía desde una cerveza rubia artesanal por $ 100, los 330 mililitros, a $ 1.200 los 500 mililitros de una Fuller's especial.

Gallaghers cuenta además con su propia cerveza artesanal –fabricada por Mastra–. "Hay gente que vienen solo a tomar cerveza, no por el hecho de tomar, sino para disfrutar, no es solo tomar alcohol, o salir, la gente está abriendo la cabeza, está viajando mucho, ve películas, y quiere probar", concluyó el socio de este bar, Johnny Walker.

Por su parte, para el director de Los Horneros (Guayaquí 3322), Daniel Rocamora, recién ahora "en Uruguay se están empezando a conocer cervezas de verdad gracias a las cervezas artesanales". En su comercio se venden cervezas y vinos, importados y nacionales, con precios que van desde los $ 130 hasta los $ 650, que cuesta una Vintage Ale de la marca inglesa Fuller's.

Stella Artois, la importada que se convierte en nacional


Stella Artois es la cerveza importada más vendida en Uruguay, pero gracias a las presiones del sindicato, esta bebida se envasará en Uruguay en 2016. El presidente del sindicato de Fábrica Nacional de Cervezas (FNC) y secretario general de la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB), Richard Read, dijo que se viene detectando un "crecimiento sostenido" del consumo de cervezas importadas, pese a que siguen teniendo una participación menor, pero que con este cambio se dará una fuerte caída en ese rubro.

Desde FNC indicaron que el envasado de Stella Artois en el país está previsto para los próximos meses y que actualmente se está culminando todas las etapas de aprobaciones requeridas desde Bélgica.

El conflicto que culminó con el envasado en Uruguay de Stella Artois comenzó en noviembre de 2014, cuando Read advirtió que no estaba dispuesto a seguir entregando un producto con "cero valor agregado" nacional.

El secretario de la FOEB argumentó que el gremio no tenía otra alternativa que entrar en conflicto. "¿Cuándo lo vamos a hacer (por las medidas)? ¿Cuando vayamos a la prórroga del seguro de paro porque estamos cerrados? ¿Cuando tenga seis meses de laburo, porque en los otros seis meses me ganó la importada? ¿Cuando vaya a hacer la cola con los textiles para cobrar el seguro? Es ahora", argumentó Read en aquel momento. FNC también comercializa Corona, la segunda cerveza importada más vendida. La multinacional adquirió esta marca en 2013; antes era traída a Uruguay por Leopoldo Gross.

Populares de la sección

Acerca del autor