El mercado de reposición fue de menos a más en el mes de junio

Juan Carlos Martínez vendió más de 4.000 vacunos en Cuchilla de Silvera, Mariscala y Lote 21
Durante el mes de junio la demanda del mercado de haciendas de reposición operó de menos a más, según analizó el consignatario Juan Carlos Martínez, titular del escritorio del mismo nombre, con sede en Minas, Lavalleja. La firma rematadora comercializó más de 4.000 vacunos en el mes pasado, entre las propuestas comerciales realizadas en los locales Cuchilla de Silvera, Mariscala y en el remate por pantalla Lote 21.

El consignatario recordó que junio comenzó con fríos muy importantes y grandes heladas, y en ese marco el escritorio realizó dos ferias ganaderas, los viernes 3 y 10, ambas en el local Cuchilla de Silvera.

"Vendimos casi 2.400 vacunos en esas dos ferias, una importante oferta, que se colocó con un mercado difícil. Los precios no fueron los que se lograron después, sobre fin de mes", dijo.

Analizó que el productor tuvo una actitud vendedora y eso explicó la gran cantidad de oferta que hubo en ese momento del año. "Nunca mermó la oferta, siempre fue creciendo. Vender más de 4.000 reses en junio fue todo un récord para nosotros", destacó Juan Carlos Martínez.

El sexto mes del año cerró con un mercado que se presentó diferente. El precio del ganado gordo subió, los días dejaron de ser tan fríos, y en el remate de Lote 21 se obtuvieron precios que se consideraron interesantes por la oferta de ganados para invernar; y también por los terneros, más allá de que las empresas exportadoras de ganado en pie no compraron.

En la última feria del mes en el local Cuchilla de Silvera, realizada el martes 28, se notó un mercado "alegre", vendiéndose todo con agildad.

Ganado gordo

Martínez analizó que el mercado del ganado gordo está operando con precios en suba, como es normal que ocurra en este momento del año, porque empiezan a escasear los ganados de campo, mientras que los de verdeo están atrasados.

El consignatario analizó que en los últimos días el clima ayudó al productor, porque los verdeos reaccionaron muy bien con las lluvias y temperaturas un poco más altas.

En contrapartida los frigoríficos se vieron perjudicados por las lluvias, porque se dificultó la concreción de las cargas que estaban pactadas. Opinó que en estos días las plantas pueden estar dispuestas a pagar algunos centavos más por ganados que se puedan cargar de forma inmediata.

A modo de ejemplo comentó que embarcó 80 novillos de campo que pesaban 588 kilos, a US$ 2,95 por kilo en cuarta balanza, a leventar, con 45 días de plazo para el pago; y no concretó negocios por ganados de verdeos.