El Mides genera confusión acerca de la cantidad de gente en la calle

Insinuó que indigentes son 3 mil y que alcanza con 1.727 cupos en refugios
Aunque la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, estimó el viernes 12 que la cantidad de indigentes casi se duplicó en el último año -lo que implicaría unas 3000 personas viviendo en la calle, ayer el Mides señaló que para la temporada de frío venidera habrá 1.727 cupos en refugios y auguran que las plazas sean suficientes.

"Nosotros calculamos que siempre hay una población (en la calle), que para este período pensamos que duplican los cupos que teníamos el invierno pasado", dijo la ministra según declaraciones difundidas por el portal de la Secretaría de Comunicación de Presidencia de la República.

En tanto, el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) anunció ayer en un comunicado que desde el 30 de mayo "habilitará 162 nuevos cupos para atender a personas en situación de calle, que se sumarán a los 1.565 que existen actualmente".

Aparentemente, los números difundidos en las 48 horas que van desde las declaraciones de Arismendi hasta el comunicado del Mides, no cierran.

Según las declaraciones de la jerarca, y si se comparan con los datos del año pasado, los indigentes en 2017 rondan las 3.000 personas.
El dilema que se le presenta cada invierno al gobierno es el choque entre la libertad ambulatoria de los indigentes y la preservación de su salud por parte del Estado.

El Censo de Personas en Situación de Calle realizado por el Mides el 21 de junio de 2016 registró 1651 indigentes, de los cuales 556 pasaron la noche a la intemperie y 1.095 en refugios.

El estudió del año pasado registró un incremento de 52,6% en comparación con los datos obtenidos en 2011.

"En 2016 el Mides tenía previsto abrir hasta 200 cupos extra en invierno, pero no fue necesario ya que la demanda no superó las 150 plazas. Para 2017 este número se podría duplicar si fuera necesario, llegando a 300 nuevos cupos", sostuvo el comunicado difundido ayer por parte del ministerio.

El dilema que se le presenta cada invierno al gobierno es el choque entre la libertad ambulatoria de los indigentes y la preservación de su salud por parte del Estado.

De hecho en el período de gobierno anterior se analizó forzar la internación de indigentes pero nunca se concretó. El camino resuelto fue atenderlos con cuadrillas de especialistas médicos, psiquiátras y asistentes sociales para convencerlos de que pasarían mejor en un refugio.

El Mides sostuvo que las 1.727 plazas disponibles en 2017 estarán distribuidas entre 53 centros ubicados en todo el país.

El teléfono gratuito para avisar sobre la presencia de indigentes es el 0800 8798.

Pero las cosas no están tan claras. El viernes 12 el portal de la Secretaría de Comunicación de Presidencia publicó una nota a Arismendi titulada "Mides duplicará los cupos en los refugios para este invierno". Pero en el audio adjunto al texto la ministra decía que la cantidad de indigentes duplicaban los cupos en relación a los lugares disponibles en 2016.

Ayer, al finalizar el Consejo de Ministros, Arismendi le comentó a varios periodistas su enojo con la nota publicada en Presidencia. El artículo fue dado de baja de la web principal pero hasta la tarde estaba subido entre los contenidos de audio.

Los "mini asentamientos"

La ministra de Desarrollo Social también dijo en la nota publicada el viernes que la acumulación de sillones en desuso en la vía pública contribuye a formar "mini asentamientos" en las calles de Montevideo, porque el mobiliario es utilizado por indigentes.

"Estamos trabajando con aquellos (indigentes) que se instalan en espacios públicos; se instalan muchas veces también con la colaboración en el mejor sentido y buena voluntad de los vecinos. Porque la semana pasada la Intendencia (de Montevideo) ha hecho una levantada de sillones realmente record, y es porque nos sorprende la cantidad de sillones que aparecen en la calle y esos sillones que aparecen en la calle conforman mini asentamientos de personas en situación de calle", agregó.

Además de pedir a los ciudadanos que eviten dejar sillones que están en desuso en la vereda para que no sean utilizados por indigentes, la ministra sugirió a los ciudadanos que necesiten deshacerse de los objetos llamar a la Intendencia de Montevideo para que los recoja de manera directa.

Los ciudadanos que pretendan hacer uso de ese servicio de la comuna deben llamar al número 1950 3000 opción tres.

Populares de la sección