El mundo íntimo de Onetti revive en España

La Universidad de Alicante reúne libros, notas, fotografías y objetos personales del escritor uruguayo para una muestra

El mundo íntimo de Juan Carlos Onetti es recreado en una muestra del Museo de la Universidad de Alicante, España, en la que se exhiben numerosos objetos personales.

Premio Cervantes en 1980, Onetti fue candidato al Premio Nobel de Literatura y exponente de la segunda generación de narradores latinoamericanos.

La exposición instalada en el Museo de la Universidad de Alicante lleva como título Reencuentro con Onetti y está integrada por gran cantidad de fotografías, libros y objetos personales del literato, todos del fondo del Museo del Escritor del Centro de Arte Moderno de Madrid.

Hasta el próximo 20 de marzo se puede visitar esta muestra organizada por el Centro de Estudios Iberoamericanos Mario Benedetti, cuya sede está en la Universidad de Alicante.

Reencuentro con Onetti contiene las primeras ediciones de sus trabajos literarios, el documento que leyó al recibir el Premio Cervantes en 1980, telegramas de felicitación por obtener ese galardón, traducciones y libros de su biblioteca personal o dedicados él por importantes autores.

También reúne correspondencia con otros escritores ilustres (Julio Cortázar, Octavio Paz o Gabriel García Márquez), volúmenes con anotaciones y con poemas en broma escritos por el propio Onetti, discos grabados con su voz, obras que estaba leyendo cuando murió y muchos otros documentos.

El apartado más entrañable y familiar de la muestra, supervisada por Raúl Manrique Girón y Claudio Pérez Míguez, se centra en las fotografías de instantes cotidianos de la vida del escritor o de escenas con amigos y colegas como Eduardo Galeano, Juan Rulfo, Juan Marsé o Jorge Luis Borges.

Reencuentro con Onetti alberga el dormitorio del escritor de su casa de Madrid, con la famosa cama en la que solía pasar grandes ratos leyendo y escribiendo su correspondencia con célebres escritores como Octavio Paz o García Márquez.

"Lo más importante de su vida lo hacía en esa cama: comer, leer, escribir, recibir a los periodistas....", recordó Raúl Manrique Girón.

En la citada vivienda madrileña, el escritor vivió desde mediados de la década de los setenta hasta su muerte, en 1994.

Onetti escribía por esa necesaria vitalidad de hacerlo, sin importarle lo que pudiera pesar la gente de su obra y apartándose de las modas, ha revelado.

"Acceder por primera vez a su obra puede resultar difícil de digerir por el lenguaje y los juegos que plantea", pero una vez superada esa barrera, llega a "atrapar" al lector, considera Raúl Manrique Girón.

Populares de la sección