El naranja vuelve a estar de moda

Netflix estrena una nueva temporada de Orange is the New Black, una de sus series emblema desde el inicio de la plataforma; los 13 capítulos de la quinta entrega estarán disponibles desde este viernes
En la actualidad, el ritmo de producción de Netflix, la principal cadena de televisión por streaming, es sumamente alto. En poco más de un año, la plataforma invirtió cerca de US$ 5.000 millones en producciones propias, por lo que las series y las películas originales se acumulan en su catálogo de forma periódica. Esto significó, entre otras cosas, que recientemente se hayan cancelado algunas apuestas que no dieron réditos suficientes, como Sense8, Bloodline o The Get Down.

Sin embargo, hay algunos contenidos que parecen ser intocables en el esquema del servicio: House of Cards y Orange is the New Black fueron los primeros en entrar en esa categoría. Mientras que la quinta entrega de las andanzas políticas de Frank Underwood ya puede verse desde el 30 de mayo, los fanáticos de las reclusas de Orange is the New Black podrán continuar con la historia en la nueva temporada de la serie, que se estrena este viernes.

Es difícil conocer qué tanto ha acompañado el público a este tipo de realizaciones, si se tiene en cuenta que Netflix no publica sus datos de audiencia. Sin embargo, es sabido que ambas producciones tienen una gran repercusión en redes sociales, y han ganado numerosos premios Emmy, por lo que es lógico que se mantengan.

Tras las rejas

Orange is the New Black fue uno de los primeros productos emblemáticos de la cadena cuando todavía no ostentaba la popularidad global y la cantidad de contenidos autóctonos que tiene ahora. La historia de Piper Chapman (Taylor Schilling), una mujer que se ve condenada a enfrentar una sentencia de cárcel por una equivocación del pasado, generó muy buenas repercusiones en el público y la crítica, algo que le dio notoriedad a la serie y Netflix.

En su primera temporada, la serie presentaba una historia sólida, con tintes cómicos y dramáticos, además de que abordaba algunas temáticas que la pusieron muchas veces en el centro de la conversación, como la situación de las cárceles estadounidenses, la discriminación étnica y la relaciones entre las reclusas.

A medida que fueron pasando las temporadas, la historia de Piper se fue abriendo y como suele suceder, otros personajes comenzaron a tener más protagonismo. Hoy la serie, si bien continúa teniendo al personaje de Schilling como foco, dedica especial atención al abanico de personajes que habitan la cárcel de Litchfield, así como a los oficiales que se encargan de su contención.

Luego de que su última temporada terminara con un final abrupto y cargado de suspenso, esta nueva entrega retomará a los personajes en un momento clave de la prisión.

Qué esperar de la temporada

En varias entrevistas, el elenco de Orange is the New Black adelantó que esta temporada tendrá un manejo diferente de la temporalidad. A diferencia de las entregas anteriores, los capítulos que se estrenarán este viernes abarcarán un período de tres días. Netflix pondrá a disposición toda la temporada de forma conjunta.

orange

Será durante ese período que se resolverán algunos de los nudos argumentales que dejó abiertos la cuarta temporada, entre ellos el levantamiento de las reclusas contra el control de la cárcel de Litchfield. "Será una temporada con muchos detalles, muy intensa. Prepárense para agarrar el pop y los pañuelos", comentó, por ejemplo, Danielle Brooks, una de las protagonistas en una de las presentaciones de la nueva temporada.

De todas maneras, estos 13 episodios no serán los últimos de la serie, dado que el programa fue renovado por dos temporadas más. El naranja, entonces, seguirá estando de moda en Netflix por algunos años más.

Populares de la sección

Acerca del autor